ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1407 ¡No tengas miedo, Shirley!

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10323

Actualizado: 2020-04-01 00:02


Shirley entrecerró sus irritados ojos y luego se los frotó. Levantó la vista y parpadeó llena de inocencia, mientras miraba a la mujer que la llamaba por su nombre. Cualquier persona se sentiría conmovida al ver a la adorable niña.

'Su voz me parece familiar. Recuerdo haberla visto antes en mi casa', pensó la pequeña. Su cerebro parecía no funcionar con normalidad, pues en ese momento no se sentía segura de nada. Sin importar cuánto intentara recordar, su cerebro simplemente no reaccionaba de su forma habitual.

La mujer parecía amable, tenía un rostro afectuoso y feliz, al mirarla Shirley recordó que era una de las sirvientas de su familia. De inmediato y sin dudarlo, inclinó su cabeza hacia adelante, buscando los brazos de la mujer. Entonces el llanto de Shirley se mezcló con su risa, y sus pequeños brazos se aferraron a ella con fuerza. Pronto sus lágrimas de felicidad se tornaron tristes y erráticas, y entonces lloró cada vez más fuerte, y comenzó a llamar la atención de las personas a su alrededor.

La gente que caminaba cerca parecía sorprenderse por el repentino llanto que agobiaba a la niña, muchos se sintieron conmovidos por su inmensa tristeza. Por lo desgarrador de sus sollozos, algunos sospecharon que la niña había sufrido un terrible trauma. En poco tiempo, más y más personas se reunían llenas de curiosidad por saber qué le ocurría a la niña.

Ella comenzó a sentirse un poco cohibida por la multitud que la rodeaba, entonces la sirvienta palmeó suevamente su espalda y le dijo de forma tierna y gentil: "Shirley, todo está bien. Ya no tienes nada de qué preocuparte. Ya estás en casa. No llores, pronto verás a tus padres y a tu hermano. ¿Quieres que te vean llorando?".

Sus dulces palabras lograron tranquilizarla. Poco a poco dejó de llorar mientras liberaba a la mujer de la implacable fuerza de sus brazos. Siguió sollozando un poco, pero ya no brotaban lágrimas de sus ojos. Cuando levantó su cabeza y miró a la mujer, Shirley se sintió un poco apenada y rápidamente agachó la cabeza nuevamente. La mujer sonrió y besó a la linda niña en la frente, luego dijo alegremente: "Vamos, entremos. Déjame abrazarte y llevarte cargando". Aunque la pequeña no era su hija, había llegado a quererla mucho y a procurar su bienestar. Ella también había sentido una gran angustia y desesperación debido a la desaparición de la niña. Ahora que Shirley finalmente había vuelto a casa, no podía sentirse más feliz por Charles y Sheryl.

Mientras le sonreía, pensaba: 'Pobre niña, debe haber sufrido mucho durante estos días. Gracias a Dios que la inocente criatura ha regresado a casa sana y salva'.

Shirley asintió, mientras una pequeña y tímida sonrisa aparecía en su rostro, entonces estiró sus brazos, lista para ser levantada por la mujer. Cuando la sirvienta se inclinó para levantarla, se sorprendió al descubrir lo liviana que era, entonces suspiró en silencio. 'Mi pobre niña, estos días te han afectado mucho. Tendré que prepararte mucha comida nutritiva para que puedas recuperar pronto tu salud y tu fortaleza'.

Con la mirada triste, la muj

a que sus padres la rescataran. Aunque ahora ya estaba fuera de peligro, todavía buscaba la seguridad en el cálido pecho de su padre; la traumática y terrible experiencia aún la perseguía y la asustaba.

Charles no supo cómo responder ante el miserable relato de su hija sobre lo que le aconteció. Tratando de consolarla, él la abrazó más fuertemente, buscando disipar el pánico de su corazón. Sus palabras le causaron escalofríos, y al abrazarla también sintió consuelo, al saber que ella ahora estaba a salvo en sus brazos.

"¡Shirley, no tengas miedo! ¡Nadie se atreverá a lastimarte de nuevo! ¡Tu mamá y yo no permitiremos que algo así vuelva a pasar! ¡No te quitaremos la vista de encima nunca más!", le prometió, haciendo énfasis en cada palabra.

El secuestro casi la había destruido por completo, y también a él. Sin embargo, como esposo y padre, tenía que afrontar lo que le sucediera a su familia. Con determinación en la mirada, hizo un juramento: "¡Mi querida hija, te aseguro que de ahora en adelante no permitiré que nadie te haga ningún daño!".

Antes del secuestro, Shirley era una niña feliz y llena de vida, tenía una sonrisa que ofrecer a todos. Sin embargo, el evento traumático la había dejado temblando y llena de temor.

Charles solo podía sentir odio y resentimiento hacia la persona que había causado tanto sufrimiento a su hija. Entonces maldijo: '¡Leila, tú eres la responsable de lo que le pasó a mi hija! ¡Le has causado un irreparable daño! ¡Pronto pagarás muy caro por todo lo que has hecho!'.

Sus ojos estaban llenos de ira, y su triste rostro pronto se tornó sombrío.

El médico llegó un poco después con su equipo a Dream Garden, y un sirviente le enseñó rápidamente el camino hacia la habitación de la pequeña.

"¡Oh, doctor, por favor! Mi hija ha pasado por una experiencia terrible, y estoy preocupado por su estado físico. Por favor, hazle un examen médico". En cuanto vio al médico, estaba ansioso por que le hiciera una revisión completa. Temía que la hubieran lastimado físicamente durante el secuestro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir