ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1410 La misericordia de Sheryl

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8459

Actualizado: 2020-04-01 00:48


"Sheryl, siento mucho no haber sido completamente honesto contigo antes. Acerca del secuestro de nuestra hija, quiero decirte que he investigado en secreto a Leila, buscando reunir la mayor cantidad de información posible, y finalmente ahora logré conseguir suficiente evidencia. Hasta donde sé, Leila es la mente maestra detrás de todo; tenemos las evidencias para meterla a la cárcel".

Al escuchar la revelación, ella apretó los labios y se alejó de él.

Con el rostro abatido, ella dijo: "¿Fuiste un poco incrédulo conmigo, no lo crees? Una vez te dije que sospechaba que ella había planeado el secuestro, y tú me tachaste de paranoica y demente. Pensaste que estaba siendo irracional, que mis sospechas eran infundadas...". Los recuerdos de esos momentos volvieron a su mente, llenándola de furia.

En aquel entonces, incluso su esposo no había creído en ella, ¿cómo podía olvidar el dolor que sintió en ese momento? Había guardado toda su molestia en su interior y ahora había vuelto a surgir rápidamente, infligiendo en su corazón un fuerte dolor. Su rostro se tornó sombrío al lanzar una mirada indiferente a su esposo.

Poco a poco, las lágrimas comenzaron a acumularse en sus ojos. Entonces hizo un gran esfuerzo para evitar que él notara su debilidad, y cerró los ojos con fuerza. Estaba a punto de llorar, así que rápidamente respiró profundo, guardando toda la tristeza en el fondo de su corazón, antes de levantar la cara.

"Sheryl, no fue porque no confiara en ti, ni tampoco porque tuviera algo que reprocharte. Ya tenía todo planeado desde ese entonces. Solo pretendí ser indiferente contigo para no alertar a Leila, y así arruinar su plan".

El hombre lamentó no haberle dicho la verdad antes a su esposa. Pero aunque fuera un poco tarde, él deseaba explicarle todo, con la esperanza de poder borrar el dolor que le había causado.

Afortunadamente, todavía estaba a tiempo. Antes de que ella se decepcionara de él aún más, Charles le confesó la verdad y se disculpó con ella.

Sheryl se sorprendió al escucharlo. Nunca habría imaginado algo así, todo ese tiempo él estuvo más preocupado por el secuestro que ella. '¿Todo este tiempo ha estado recopilando pruebas? Incluso fue más cuidadoso y cauteloso que yo. Por eso no pareció escucharme cuando le dije que arrestaran a Leila de inmediato. Solo estaba tratando de obtener más información. ¿Oh, por qué fui tan estúpida en ese entonces?'. La mujer se sentía culpable por cómo se había comportado. Y en un instante, todo el rencor que había sentido por C

ón, si logramos sacar a Leila de nuestra casa, podremos evitar que siga conspirando en nuestra contra y así ya no podrá continuar engañando a nuestra madre. Y finalmente eso es lo que nos importa, ¿cierto?", le instó al hombre.

"¿Sheryl, en realidad esto es lo que tú quieres? ¿Ya no la odias?", preguntó dubitativo, incapaz de ocultar su sorpresa.

"Por supuesto que la odio. ¡La odio con todo mi corazón! Pero al mismo tiempo, también estoy agradecida con ella".

"¿Qué?", Charles la miró lleno de incredulidad. Suponía que sus palabras debían esconder algo.

"Piénsalo. De no ser por ella, yo no habría sabido cuán sincero y profundo es tu amor por mí. ¿Y cómo podría haberme dado cuenta de que cuidas de esta familia tanto como yo? Creo que nuestra madre podría cambiar su opinión sobre ella, si descubre cómo es en verdad. Por lo tanto, no tenemos que castigarla por nuestra cuenta. Solo debemos obligarla a abandonar nuestro hogar y dejarla morir sola".

Charles frunció el ceño y se quedaba contemplándola en silencio. Después de un momento, respondió: "Pero ella nos ha causado tantos problemas. Sigo sin estar de acuerdo en dejar que se vaya sin ningún castigo. Es algo muy amable de tu parte".

Al comprender la magnitud del rencor que sentía el hombre contra Leila, Sheryl asintió, "Lo sé, es demasiado amable. ¿Qué tal si le pedimos a mamá su opinión? Después de todo, cuando mamá estuvo en prisión, Leila también la cuidó bien. Si mamá acepta perdonarla, entonces podemos darle un castigo menor. ¿Qué te parece?".

Charles se rio entre dientes, y con una mirada de aprecio, estuvo de acuerdo. "Tienes razón. Veamos primero cuál es la opinión de nuestra madre".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir