ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1434 Miedo

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 6182

Actualizado: 2020-04-06 00:54


Lillian y Felix estaban parados en la puerta abrazándose en silencio. Ella aún no quería enfrentar la realidad y permanecía callada pues no quería romper la paz y el calor que estaba sintiendo en este momento.

Sin embargo, Felix no sentía lo mismo, en realidad él estaba despidiéndose de Lillian, sus ojos estaban helados pero ella no podía verlos mientras estaban parados en la oscuridad.

"¡Finalmente estás aquí! ¡Te he estado esperando tanto tiempo! Hice justo lo que me pediste, pero cuando iba a terminar me atraparon, ¡estoy mus asustada! ¿Qué vamos a hacer?", Lillian preguntó angustiada.

La enfermera tosió y sollozó mientras trataba de aferrarse desesperadamente a Felix en busca de ayuda, para ella, nadie más podría salvarla, entonces apoyó su cabeza en el pecho del hombre con la esperanza de sentirse mejor.

"No te preocupes, ya estoy aquí, acabo de terminar una operación y por eso llegué tan tarde. No llores más, sé que pasaste por mucho, está bien, todo va a estar bien. No te preocupes por favor, vamos a sobrevivir a esto, yo encontraré la manera", Felix dijo con una sonrisa reconfortante.

El médico eligió sus palabras con cuidado, si Lillian no hubiera estado histérica, se habría dado cuenta de que había algo diferente en él, no obstante, ella estaba demasiado ocupada derrumbándose para notar algo.

Felix movió el brazo de Lillian porque ya no quería estar en la entrada y luego se dio la vuelta para cerrar la puerta.

Lillian se percató de que estaba oscuro y buscó el interruptor, pero justo cuando estaba a punto de prender las luces, Felix la detuvo:

"No enciendas las luces, acabas de llorar y tus ojos están muy sensibles".

Él no quería que Lillian encendiera las luces porque necesitaba la oscuridad para lograr su objetivo, así que inventó una excusa para mantener el interruptor apagado.

La

era la única persona en la que podía confiar en este momento, por lo que no se dio cuenta de su extraño comportamiento esa noche.

Felix acercó sus labios a los de Lillian y dijo: "¿Por qué no descansas primero? Debes estar asustada, iré a buscarte un vaso de agua".

"Está bien, ¡no te vayas a caer! ¿Por qué no enciendes las luces para poder ver con claridad?", sugirió Lillian.

Felix había engañado con éxito a la joven enfermera para que confiara en él.

"No hay problema, conozco este lugar, estaré bien, ¿de acuerdo? Sólo quédate allí y espérame", Felix dijo en un tono gentil y cuando hablaba, fijaba tiernamente su mirada en ella.

"Bueno, sólo ten cuidado", Lillian soltó la mano del médico a regañadientes con los ojos llenos de afecto.

"De acuerdo, dulzura", Felix la besó suavemente en la frente antes de dirigirse a la cocina.

Cuando llegó allá, el hombre sacó una bolsa de drogas de su bolsillo, tenía las manos sudadas y miraba alrededor de la cocina de vez en cuando para asegurarse de que Lillian no lo hubiera seguido. Por fortuna, la joven parecía estar perdida en sus pensamientos, ella se sentó en el sofá aparentemente aturdida y no tenía ni idea de lo que Felix estaba haciendo en la cocina.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir