ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1435 No tengo opción

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 5442

Actualizado: 2020-04-06 00:55


Felix respiró profundo tratando de calmarse, y al mismo tiempo se forzó a concentrarse en la tarea en cuestión.

Vertió el contenido de la bolsa en el vaso, y esperó a que el polvo se disolviera en el agua para que no se notara nada diferente.

En ese momento volvió a mirar hacia la sala de estar por última vez, ahí estaba Lillian sentada en silencio. Sintió lástima por ella, pues la chica no tenía idea de que pronto estaría muerta.

'Lo siento mucho. Espero que no te enojes conmigo. No tengo opción. Alguien tiene que hacerlo. Pensemos en esto como un testimonio de tu amor hacia mí. El sacrificio definitivo', pensó.

Observaba el vaso en su temblorosa mano. Sabía que una vez que lo hiciera, no habría vuelta atrás.

De repente, Lillian lo llamó: "¿Cariño, está todo bien por ahí?".

Había dicho que iba por agua, pero le estaba tomando más tiempo del normal, por lo tanto ella no pudo evitar preocuparse. ¿Le costaba trabajo encontrar las cosas debido a la oscuridad? Ella estaba muy ansiosa. Solamente se sentiría mejor con él a su lado nuevamente.

"No te preocupes. ¡Ya voy de regreso!", respondió desde la cocina.

Se tranquilizó y actuó con normalidad al tomar el vaso y regresar a la sala.

Cuando volvió, colocó el vaso sobre la mesa suavemente. A continuación, la mujer se arrojó en sus brazos y le reclamó, "¿Por qué tardaste tanto tiempo? ¡Te estaba esperando!".

Él cubrió la boca de la mujer con la suya en un beso apasionado.

Unos minutos más tarde se separaron, quedando los dos sin aliento.

Pero él ya había tomado la decisión y no podía postergarlo por más tiempo. Tenía que hacerlo

do el conocimiento.

Ella no podía creer lo que estaba sucediendo hasta el momento en que se desplomó. No tuvo tiempo de sentir nada más. Lo último que sintió era arrepentimiento.

Cuando la mujer cayó, Felix colocó un dedo debajo de su nariz, ya no había respiración. Debía confirmar si realmente había muerto. Tenía que corroborar si la única persona que conocía su secreto se había muerto.

Estaba asustado, y temblaba de pies a cabeza. El miedo estaba muy presente en su rostro. Nunca había matado a un ser humano. Nunca creyó que podría hacer algo así.

Estaba aterrorizado. Miraba sus manos con incredulidad. Haría cualquier cosa para poder olvidar lo que había sucedido esa noche.

Pero de inmediato, recuperó la cordura. Logró dejar atrás sus temores, entonces tomó el sobre que había llevado con él y lo puso al lado del cuerpo.

Después, comenzó a limpiar el lugar, removiendo huellas dactilares y pistas que pudieran implicarlo, ya que debía asegurarse de que no quedara ningún rastro de él ahí. Al terminar, echó un último vistazo a la casa antes de marcharse.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir