ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1441 Una lección

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 6883

Actualizado: 2020-04-07 00:52


Cuando Leila se acercó al vestuario, escuchó cómo estaban cotilleando pero, en lugar de sentirse avergonzada y alejarse, abrió la puerta y entró. Las mujeres se sorprendieron al verla, dirigiéndole una torpe mirada y dejando de hablar. Leila fingió no haberlas escuchado, pero en realidad le daban ganas de reír.

Le resultaba gracioso que todo lo que esas mujeres sabían hacer fuera chismorrear sobre ella a sus espaldas. Estaban celosas porque había demostrado ser mejor que cualquiera de ellas en muy poco tiempo; sin embargo, no le importaban sus opiniones. En el fondo, las miraba por encima del hombro; aunque estaban trabajando en el mismo lugar, de alguna manera ella sentía que era diferente.

No pensaba quedarse ahí para siempre, aquello era solo algo temporal.

Las otras mujeres se sintieron avergonzadas cuando las sorprendió cotilleando sobre ella, pero, cuando vieron su indiferencia y que ni siquiera se sentía enojada, aquello les dio más rabia todavía. Ese distanciamiento por parte de ella les hizo querer destrozarla.

Molesta, una de las mujeres con un montón de maquillaje se le acercó y chocó con ella intencionalmente. Leila exclamó al sentir un gran dolor en el hombro, se frotó la zona y levantó la cabeza para mirar a la mujer.

"¿Qué? ¿Qué estás mirando?", preguntó la mujer en un tono enojado mirándola a los ojos, obviamente, buscaba problemas.

"Una mujer ciega quiere hacer una escena, ¿qué es lo que no puedo mirar?", respondió Leila con rabia. Su rostro se sonrojó cuando se le subió la sangre a la cabeza, lo que la hacía más atractiva.

"¿De qué estás hablando?".

La tensión entre ellas aumentó pero nadie en la habitación quería intervenir para detenerlas y se limitaron a cruzarse de brazos y hacerse a un lado, esperando una gran pelea.

"Estoy hablando de ti, ¿por qué chocaste conmigo, si no es porque eres ciega?", Leila le lanzó una mirada de desprecio, como si fuera un pedazo de basura.

La mujer ya estaba furiosa por el comportamiento de su rival, y lo que acababa de hacer Leila no hizo sino emp

, definitivamente, la imagen de un nuevo rico.

Ese cliente mostró cierto interés por Leila, preguntó por ella muchas veces y, cada noche que venía, seguía invitándola a salir, aunque ella lo rechazaba todas las veces. De acuerdo con las reglas en el club nocturno, la gerente necesitaba evitar que los clientes obligasen a sus damas a salir, decisión que tenía que venir totalmente de ellas.

Una de las noches en que Leila rechazó a ese cliente de nuevo, él salió del club con los ojos llenos de deseo, parecía decidido. La gerente se dio cuenta y, por experiencia, supo en ese momento que algo iba a suceder. Y tenía razón. Ese cliente regresó aquella noche y parecía completamente preparado y decidido para acostarse con Leila, incluso trajo algunos de sus subordinados, por si fueran necesarios.

En realidad, la gerente estaba buscando a Leila para ponerla sobre aviso, por eso había aparecido en el vestuario. Pero, al verla en ese momento con esa arrogancia, cambió de opinión. Estaba ofendida porque Leila no le tenía el debido respeto, así que decidió darle una lección para que aprendiera a comportarse en el futuro.

Cuando todo estaba arreglado, la gerente instó a todas del vestuario a salir, los clientes ya las estaban esperando y el club no las había contratado para que cotillearan en el vestuario. Leila siguió a las otras chicas y salió también.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir