ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1451 No tengo ni un centavo

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8195

Actualizado: 2020-04-09 03:10


La expresión de Leila denotaba una mezcla de sentimentalismo y felicidad, al tiempo que procuraba desahogarse con Melissa. Para despertar la compasión de su interlocutora, ella deliberadamente hizo temblar sus labios para que su voz se convirtiera en un sollozo lamentable.

Melissa no pudo evitar sentir algo de lástima por las palabras de Leila y poco a poco fue cayendo en su trampa, llegando a sentirse mal por ella. Melissa sabía que lo que Leila había dicho era cierto, pues de no ser por ella su vida en prisión habría sido aún más tortuosa;

el corazón se le suavizó con esos recuerdos y los ojos llorosos de Leila le hicieron sentir pena por ella.

Era obvio que estaba en serios problemas y realmente necesitaba su ayuda. Por mucho que Melissa lo intentó, no pudo endurecer su corazón. Ella solo había aceptado encontrarse con ella como un gesto de cortesía, simplemente por amabilidad. Si bien había planeado escuchar sus sollozos y lamentos, no tenía intención de ayudarla en sus problemas. Asistir a Leila en esos momentos tan críticos no sería prudente y lo menos que Melissa quería era meterse en problemas, pero después de escucharla, no podía evitar sentirse conmovida y confundida sobre qué hacer a continuación. Leila la había cuidado en el pasado y ella simplemente no podía abandonarla cuando estaba pasando por un momento tan duro. Pronto creció en su interior la necesidad de ayudarla. Por su parte, Leila sintió que era su momento de aprovecharse cuando vio flaquear la voluntad de Melissa, su semblante conmovido le brindaba algo de esperanza. Sin perder ni un segundo más, Leila siguió lamentándose: "Aquellos días son momentos críticos en nuestras vidas, pero siempre puedo sentir la pizca de dulzor detrás de esas circunstancias adversas. Realmente valoro esa forma que teníamos de ayudarnos y darnos la mano entre las dos, sin dudas esos recuerdos van a permanecer en mi corazón para siempre".

La mente de Melissa estaba cada vez menos clara, lo cual le impedía ver las verdaderas intenciones de Leila; finalmente su corazón se ablandó y la benevolencia se apoderó de ella.

"Yo tampoco los olvidaré, tú me ayudaste mucho y estoy segura de que sin ti no habría salido sensata de allí".

"Melissa, sé que es bastante inapropiado de mi parte intentar contactarte en un momento tan crítico, pero de verdad no tenía otra alternativa; te juro que si hubiese tenido otra opción, no habría hecho algo tan estúpido que podrí

nero y tampoco quiero ocasionarte problemas", se negó Leila, sacudiendo la cabeza. Entonces apartó la tarjeta hacia Melissa, como si no le interesara en lo más mínimo.

"¡Basta, Leila! Solo toma la tarjeta y resuelve tus problemas, es lo que quiero para ti y lo menos que puedo hacer para ayudarte", replicó Melissa con gentileza al tiempo que le apretaba las manos.

Pero aun así, Leila se rehusó a aceptar la ayuda, pues no quería levantar sospechas sobre sus verdaderas intenciones.

Mientras tanto, dado que ahora se había propuesto ayudarla, Melissa no podía dejar que la rechazara de esa forma, por lo que insistió: "Leila, ¿no me veías como a una madre? ¿Entonces, por qué actúas como si fuera una extraña en tu vida? Teniendo en cuenta nuestra relación, no tienes por qué preocuparte por causarme problemas; realmente estoy dispuesta a darte este dinero para apoyarte, ¡así que toma la tarjeta y que no digas nada más!".

Sin dar chance de esperar una respuesta, Melissa se inclinó y metió la tarjeta en el bolsillo de Leila.

Con una sonrisa forzada, esta finalmente dejó de rechazar su ofrecimiento.

"Te devolveré este dinero, Melissa. ¡Lo prometo!", le aseguró mientras la miraba a los ojos firmemente. Pero Melissa no le creía y tampoco

esperaba recuperarlo; ella conocía bien a Leila y sabía que era del tipo de mujer que solo sabía tomar más y más sin dar nada a cambio.

"¡No, qué va! Solo espero que puedas resolver tus problemas con ese dinero, y después pensaremos en lo demás", respondió Melissa con una leve sonrisa.

Las lágrimas se precipitaron por las mejillas de Leila mientras le agradecía.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir