ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 8 Algo iba mal

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 6292

Actualizado: 2019-06-09 00:12


"¿Qué haces ahí de pie?" Autumn lo llamó y él salió de su ensimismamiento, luego se puso una ropa más cómoda y se lavó las manos y cuando salió del baño, ella ya había terminado de cocinar y había servido una abundante cena en la mesa.

"¿Cocinaste todo esto tú sola?"

"Sí", respondió. Para ella no era gran cosa.

"Tu criado me dijo que te gustan los sabores ligeros en la comida. Prueba un bocado y si no te gusta, lo arreglaré". Le entregó los palillos y lo miró mientras tomaba un bocado del cerdo agridulce. "¿Qué tal está?"

"Está bueno". Para Autumn, el mayor logro en la cocina no era alimentar, sino que la elogiaran por lo que había preparado, así que le hizo feliz escuchar eso. Pero todavía estaba preocupada por su plan, así que rápidamente engulló algo de comida y no notó que él la miraba sin saber qué pensar.

"¿Es posible que una dama cocine tan bien?", se preguntó.

De pronto sonó el teléfono, Charles le echó una mirada frunciendo el ceño con rabia.

"Últimamente, Rachel ha estado actuando de forma poco razonable", pensó.

No contestó, pero el teléfono seguía sonando una y otra vez, como si dijera: Seguiré llamando hasta que respondas.

"¿Es la Señorita Bai quien llama?" Autumn miró el teléfono como distraída y pensó que Charles no respondía porque no quería molestarla. "Contesta, podría ser algo urgente".

Aunque no expresó completamente sus pensamientos, sin duda Charles entendió claramente lo que realmente quería decir.

A ella no le importaba mucho la relación entre Rachel y él, pero él era su marido.

Él contestó el teléfono visiblemente molesto y Rachel respondió con una voz débil y temblorosa: "Charles, ayuda..."

Inmediatamente preguntó con ansiedad: "¿Qué sucede, Rachel? ¿Dónde estás?"

Su voz débil lo asustó. Autumn le echó una mirada y luego bajó la cabeza para seguir comiendo.

Charles preguntó ansiosamente: "¿Qué diablos te pasa?"

"Yo..." Rachel logró controlar su malestar y dijo: "Vine a visitar al director Zhang. Estábamos hablando de negocios, pero de repente comenzó a tocarme de manera inapropiada, tenía miedo de ofenderlo, así que me excusé diciendo que tenía que ir al baño. Cuando volví para despedirme y estaba a punto de irme, me obligó a beber un vaso de vino. No tenía más remedio que cumplir y tomar al menos un sorbo. Y ahora..."

"¿Te drogó?" Charles entendió lo que pudo haber sucedido.

"Yo... no tengo ni idea, Charles, siento como si me ardieran las entrañas..." Con seguridad la había drogado.

"Espera ahí mismo, voy a buscarte". Colgó el teléfono y rápidamente agarró las llaves de su auto y salió corriendo. Incluso se olvidó de decir adiós a Autumn.

Mirando los platos que había sobre la mesa, de repente perdió todo el apetito.

"¿Qué estás pensando?", se dijo a sí misma golpeándose la cabeza. "Ella es su verdadera novia, tú no eres más que una esposa falsa, ¿así que por qué te disgustas ahora?"

Se consoló a sí misma y luego despejó la mesa y volvió a trabajar en el plan.

Después de estar seguro del paradero de Rachel, Charles se dirigió apresuradamente hacia allí. Después de todo, esa chica era su novia y s

e sentiría culpable si la ignoraba.

Corrió al despacho en el segundo piso y a través del cristal de la puerta, vagamente pudo ver imagen del director Zhang, que estaba tocando a Rachel a la fuerza. A pesar de que ella intentaba alejarlo, una mujer tan delgada era incapaz de detenerlo, y además, el efecto de la droga la había debilitado.

Al ver que la mano del director Zhang ascendía por su muslo, Charles se puso muy furioso, abrió la puerta y entró en el despacho con la cara llena de ira. No había duda de que se avecinaba tormenta.

"Charles..." Al ver a Charles en la puerta, Rachel escondió una sonrisa perversa.

Sí, lo hizo todo a propósito.

Había sabido que no podía confiar en esa copa de vino, pero aún así, se la bebió y

ahora Charles aparecía allí, estaba claro que todavía la amaba.

"Rachel..." La liberó de las garras del director Zhang y la abrazó y ella al sentir el olor de Charles, sonrió aún más.

"¿Quién eres tú? ¿No ves que está aquí el Director Zhang?" El asistente del director Zhang lo empujó y él, con una mirada fría y el rostro furioso, le agarró mano y la giró con un chasquido. El asistente gritó de dolor.

"Idiota, ¿es que no sabes quién es? Será mejor que me sueltes la mano de inmediato, o te arrepentirás el resto de tu vida", amenazó a Charles entre gritos.

"¿Ah sí? Eso lo veremos", se burló. "Director Zhang, no nos vemos desde hace mucho tiempo. No tenía idea de que quería dejar la industria del entretenimiento".

"Señor... Señor Charles Lu..." La luz del despacho era tenue, y Charles estaba de pie frente a él, bloqueando la luz, por eso no lo reconoció hasta ese momento. Ahora sabía que el hombre que tenía frente a él era Charles, y estaba tan asustado que comenzó a tartamudear, muy diferente a su comportamiento de hacía un minuto.

Se puso de pie; tenía la frente sudorosa. Nunca se le ocurrió que Rachel tuviera algún tipo de relación con Charles Lu, un hombre que era muy poderoso en la Ciudad D.

Si se atreviera a ofender a Charles, entonces su carrera terminaría.

Le aterrorizaba pensar en ello y se apresuró a abofetearse a sí mismo. "Señor Lu, soy un idiota, no tenía idea de que la señorita Bai es suya. Por favor, le ruego que me perdone. Lo siento".

"¡Su antídoto!" Charles no se molestó en decirle nada más.

"¿Cómo...? ¿Antídoto?" El director Zhang se quedó en blanco por un momento antes de entender lo que Charles quería decir. Ahora estaba aún más asustado. "No hay antídoto".

Charles miró a Rachel en sus brazos, la droga debía estar haciéndole efecto. Se quejaba y él incluso desabotonó su vestido.

"Señor... Señor Lu". El director Zhang avanzó con valentía y le dijo a Charles: "La droga está haciendo efecto, diría que es mejor que se lleve a la señorita Bai a casa y..."

Charles le recriminó con una mirada y no se atrevió a terminar la frase.

"¿Quién es usted, joven? ¿Cómo se atreve a responder así al Director Zhang?" Aunque tenía la mano casi rota, el asistente se negaba a rendirse a Charles.

"¡Cállate!", lo detuvo el director Zhang deseando retorcerle el cuello a su estúpido asistente en ese mismo instante.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir