ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1852 Estoy bien

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8227

Actualizado: 2020-07-01 00:06


"Lo siento, señor Zhou. Todo es mi culpa", Charles miraba a Franklin con el cargo de conciencia plasmado en su rostro. Se percataba de que era muy probable que esas personas hubieran sido enviadas por Leila, además, el señor Zhou no habría resultado herido de no ser por su culpa.

Pensar en cómo ella se había aprovechado de su indulgencia provocaba fuertes sentimientos de arrepentimiento dentro de Charles. Si hubiera considerado mejor las cosas, esa mujer sin escrúpulos no habría llegado tan lejos.

Franklin se tranquilizó cuando oyó la voz de Charles. Parecía avergonzado, pero, de alguna manera, logró esbozar una sonrisa. Luego, sacudiendo la cabeza, dijo: "Señor Lu, no se preocupe por mí. Estoy bien".

Sin embargo, esas palabras hicieron que Charles se sintiera peor.

Que un desconocido sacrificara sin vacilación su propia seguridad por otra persona era un concepto completamente extraño para él.

Enfurecido, apretaba y aflojaba los puños mientras trataba de pensar en lo que le haría a Leila. De no ser porque la necesitaba, no la habría tolerado durante tanto tiempo.

Estaba mucho más enojado con Melissa, porque ella también tenía parte de la culpa. Él había estado soportando a Leila por el bien de su madre, pero las cosas ya se habían salido de control.

"Por favor, toma un poco de agua", Charles no sabía qué más decirle a Franklin.

Este cortésmente tomó un sorbo del vaso que estaba sobre la mesa antes de quedarse quieto en el sofá.

A pesar de que en la sala reinaba un silencio mortal, nadie dijo nada durante mucho tiempo.

De repente, mientras estaban completamente inmersos en sus propios pensamientos, la puerta se abrió.

Angel acababa de regresar de compras, como lo evidenciaban las bolsas que le colgaban de ambos brazos. Sonriendo, la joven se acercó para hablar con su padre cuando vio que Charles también estaba allí.

Por un segundo, la sorpresa se le vio marcada en el rostro, pero rápidamente recuperó su semblante feliz, radiante y con una sonrisa inocente.

"Charles, ¿qué haces aquí?", dijo la chica, reprimiendo su emoción y acelerando su paso hacia el hombre.

Este parecía avergonzado cuando señaló a Franklin y dijo: "El señor Zhou resultó herido por mi culpa. Lo siento".

"Papá, ¿qué pasó? ¿Estás bien?", exclamó Angel, con los ojos de par en par, cuando se apresuró hacia Franklin tan pronto como oyó esas palabras. La preocupación en su mirada era clara y consistente.

El hombre, s

Mientras tanto, en la casa de Franklin

Después de que Charles se fue, Angel caminó hacia su padre y le dijo: "Papá, ¿qué está pasando?".

El hombre sentía lástima al oír el fuerte tono de preocupación con el que hablaba su hija; sin embargo, logró esbozar una sonrisa en sus delgados labios, fingiendo que no había ocurrido nada. "Estoy bien. No te preocupes", declaró.

"¿Cómo puedes estar bien? ¡Mírate! ¡Mira tus vendas! Todavía estás sangrando. Debes haberte lastimado gravemente. Me imagino que dolió mucho, ¿verdad?", la joven miraba a su padre con los ojos llorosos, conteniendo sus emociones.

De repente, el pánico relampagueó en los ojos de Franklin.

Angel, por su parte, mientras las lágrimas corrían por sus mejillas, notó el repentino cambio de expresión en el rostro de su padre, lo que inmediatamente la hizo sospechar. Se secó las lágrimas y, fingiendo enojo, dijo: "Papá, dime la verdad. ¿Qué demonios está pasando aquí?".

Franklin suspiró con impotencia cuando observó los ojos determinados de Angel.

A decir verdad, él no había querido hacer eso. De no ser porque era importante para su hija, no habría hecho algo tan humillante.

Al ver a su padre inmerso en sus propios pensamientos, Angel se convenció firmemente de que él le estaba ocultando algo. De repente, enfureciéndose mucho más, gritó: "¡Dime la verdad! ¡¿Qué está pasando?!".

"Pagué a algunas personas para que hicieran una actuación. Les pedí que atacaran a Charles, y yo lo salvaría. Pero mi plan falló. Él terminó salvándome cuando yo me lastimé", Franklin de repente se volvió taciturno, y no se atrevía a mirar a Angel a los ojos.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir