ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 372 La cena (parte dos)

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8685

Actualizado: 2019-09-04 01:15


Leila estaba sentada junto a Charles. Entre cada lapso durante el cual se servía el siguiente platillo, Charles hablaba con el señor Xu, y ocasionalmente Leila también se unía y mencionaba la colaboración entre las dos compañías. El ambiente era cálido y optimista, pero solo Charles sabía que el señor Xu estaba evadiendo los asuntos importantes. Era como un viejo zorro que no perdería de vista el halcón hasta que viera a la liebre.

Mientras se servía el vino, el señor Xu rechazó la propuesta diciendo que no podía beber vino de improvisto, lo que puso ansioso a Charles. Charles había leído la información del señor Xu. Él tenía una extraña costumbre. Si no le agradaba un socio, definitivamente no consumiría alcohol. Pero si bebía con ellos, entonces... el negocio estaría a su favor.

Por lo que tenía que lograr que el señor Xu bebiera su vino.

"Señor Xu, realmente aprecio que haya venido de tan lejos para unirse a la cena. Hubo algunos malentendidos entre nosotros, y me gustaría aprovechar esta oportunidad para aclararlos. Primero, beberé tres copas de vino". Charles bebió de un solo trago tres copas de vino y luego le dijo al señor Xu: "Vea lo sincero que soy, y ahora es el turno de usted. ¿Qué tal si me hace un favor y toma un sorbo?".

El señor Xu mantenía una compostura fría mientras le decía a Charles: "Señor Lu, no es mi intención decepcionarlo, pero...", él suspiró y agregó: "Llevo años luchando con problemas de salud y presión arterial alta, así que a mi esposa para nada le agrada que yo beba. Uno puede darse el lujo de ignorar a los demás, pero aun así tienes que escuchar a tu esposa, ¿verdad?".

Leila miró al señor Xu mientras pensaba que este viejo zorro solo estaba buscando una excusa para evitar beber con ellos.

Entonces Leila miró a Charles, quien se veía muy avergonzado al luchar tanto por llegar a un acuerdo. Leila sabía que él estaba muy entusiasmado de poder trabajar con la compañía del señor Xu, por lo que también se decidió a captar su interés y le dijo al camarero: "Por favor, necesito la copa más grande".

Leila no podía beber mucho, pero durante su empleo en Shining Company, había aprendido a socializar con los socios haciendo de vez en cuando lo que la situación requiriera. Ahora había desarrollado una mayor tolerancia para el licor, así que hoy... Con el fin de mostrarle su sinceridad al señor Xu, ella aceptaría el desafío. Sin embargo, el licor que Charles había ordenado... . era muy fuerte y e incluso debilitaría hasta las rodillas a los de espíritu inquebrantable.

Leila incluso quería llorar ante la idea de tomar d

onó acerca de los asuntos para la cooperación varias veces, los cuales también fueron rechazados sutilmente por el señor Xu. "Leila, conozco las ventajas de tu compañía. Pero he estado en la Ciudad Y por mucho tiempo y tengo que comparar tu compañía con otras compañías. Creo que muy pronto habrá un resultado".

Leila lo odiaba mucho. Por culpa del extraño hábito del señor Xu, el cual la emborrachó mucho, eligieron hablar sobre la colaboración en la cena. Pero si él no llegaba a beber un poco durante todo este tiempo, entonces Leila sería la primera en emborracharse.

Entonces ella esperaría no avergonzarse a sí misma en lugar de seguir hablando de la colaboración.

Leila se decidió y después se sentó sobre los muslos del señor Xu. Hoy se vestía con una falda corta, la cual distrajo al señor Xu, ya que no pudo evitar mirar boquiabierto sus largas piernas.

"Míreme, ya estoy borracha. Estoy tan borracha, señor Xu. Lo siento, me quitaré de inmediato". A pesar de que Leila fingió que era un error de borrachera, se frotó contra las piernas del señor Xu a propósito. Ella podía sentir la erección del señor Xu, y su asistente se veía furiosa.

Leila también sabía que la relación entre esta asistente y el señor Xu tampoco era tan simple, pero hoy, con tal de lograr el acuerdo, estaba lista para arriesgarlo todo. Luego, él sujetó nuevamente a Leila y ella dijo: "Señor Xu, como usted no bebe, no lo obligaré. En lugar de eso, comamos algo".

Leila se rió y lo ayudó a que comiera algo, mientras permitía que sus manos se deslizaran sobre sus piernas. Al darse cuenta de que tenía la intención de tocar por la parte inferior de su falda, Leila se apresuró a ponerse de pie, derramando vino sobre la ropa de él.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir