ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 395 Un acuerdo de divorcio

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8888

Actualizado: 2019-09-09 00:13


Chris le sonrió a su padre. "Papá, tómalo con calma. Todos estamos aquí contigo".

Ella se sentó a su lado y le dio un abrazo de consuelo.

A las 10 en punto, Rachel ya había salido de la cirugía, aunque aún no se había despertado por la anestesia. Su frente estaba enyesada y su rostro seguía pálido. Edward preguntó por su esposa y se sintió aliviado al saber que estaba fuera de peligro.

Le preguntó al personal médico quién había atendido a la paciente durante la cirugía.

Un médico, quien todavía llevaba una bata quirúrgica y un cubrebocas, se acercó a Edward y los demás para informar sobre el resultado de la operación.

"Yo me encargué de la operación", dijo él después de quitarse el cubrebocas.

Edward, que estaba muy ansioso, preguntó: "Doctor, ¿cómo está ella? ¿Cuándo se despertará?".

El cirujano le dio a Edward unas palmadas en el hombro para asegurarle que Rachel estaba recuperándose.

"Tuve que coserle la frente, la cual estaba abierta. Los puntos se quitarán en unos días. Pero…".

El doctor hizo una pausa y luego miró a Edward, su rostro estaba bastante serio. "Su esposa está embarazada y ya se encuentra en un estado delicado. Desafortunadamente, el accidente puso al bebé en riesgo de aborto. Lo siento", dijo el médico de Rachel. Explicó que la paciente necesitaba reposo absoluto en cama y que no debía estar sometida a un estrés excesivo, de lo contrario estaría en peligro de perder al niño.

Edward estrechó la mano del médico y dijo: "Sí, gracias por cuidarla. Y seguiremos sus instrucciones".

Estaba impaciente por que el médico se fuera. Si bien parecía estar preocupado por Rachel, Edward realmente no quería tener nada que ver con su embarazo. Aun así, después de que ella se despertó, le pidieron que viera a su esposa y lo llevaron a una habitación.

Después se dirigió hacia los que estaban con él para pedirles que se fueran. "Charles, gracias por tu esfuerzo y amabilidad", dijo Edward estrechando la mano de Charles. "Todos ustedes vayan a casa a descansar. Me quedaré para estar con Rachel".

Chris, sin embargo, insistió en quedarse con su padre. "Me quedaré aquí contigo para ayudar".

Edward pensó en discutir con su hija, pero finalmente cedió. "Charles, Autumn, ya pueden irse a casa para descansar. Gracias por estar aquí con nosotros durante todo esto", dijo ella amablemente, agradeciéndoles a Charles y Autumn.

Luego la pareja se levantó, preparándose para salir del hospital.

"Nos adelantaremos", dijo Autumn. Ella estuvo de acuerdo en que no era necesario quedarse en el hospital y quería llegar a casa después de un largo y agotador día. "Pero llámame si me necesitas, ¿de

hó el hecho de que Chris fue a comprar el desayuno y le presentó a Rachel los papeles del divorcio. Su esposa se tocó el vientre con la esperanza de despertar cierta simpatía por parte de Edward. Pero él solo se burló de ella. "Deja de usar a ese niño como un peón. ¡Eres patética!".

Con la cabeza todavía dolorida y por las crueles palabras de Edward, Rachel no tardó en llorar y estaba desolada. Mirando a su esposo, ella sollozó:

"¡Debiste haberle pedido al médico que simplemente abortara el embarazo!".

"Pero yo no tengo nada que ver con ese bebé. Es tu bebé", dijo con severidad.

El embarazo era un simple recordatorio de la traición de Rachel y nuevamente lo puso furioso.

"Como ya estás despierta, revisa con cuidado el acuerdo de divorcio y firma los papeles", le ordenó Edward.

Le arrojó los documentos a Rachel, poco dispuesto a tocarla.

Ella pensó que Edward estaba bromeando sobre el divorcio. Cuando atrapó los papeles, se sintió abrumada por el miedo y la conmoción después de ver "Acuerdo de divorcio" escrito en la parte superior de la página. Miró a su esposo y le preguntó con incredulidad: "¿Realmente vas a divorciarte de mí?".

"¡Mujer, te lo mereces!", dijo él casi gritando.

Le afligía llamar a su abogado para redactar los documentos de divorcio. Pensó en ello una y otra vez. Al final, sabía que la única solución era terminar su relación con Rachel. "Tu traición y engaño son inaceptables y me causaron una grave angustia. Nada más que un divorcio me satisfará", dijo él enfáticamente.

Una vez más, Rachel trató de que Edward cambiara de opinión.

"Edward, admito mi error. No mantuve prudencia en aquel momento. Pero por favor, perdóname y danos otra oportunidad...", dijo ella hablando con una dulce y humilde voz.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir