ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 1960 ¿Quién es esa mujer

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8483

Actualizado: 2020-08-01 02:00


"¡Esperemos hasta que salgas del trabajo!", exclamó Isla, demasiado frustrada para seguir hablando. En ese momento, todo lo que deseaba era poder golpear a alguien para descargar su rabia acumulada.

Cassie guardó silencio. Mientras veía desaparecer a Isla por el pasillo, seguía preocupándose, y no volvió a trabajar hasta que su amiga salió del hospital.

La enfermera jefe, que era amiga de Cassie, sabía que había estado haciendo el turno de noche los últimos días, y sentía pena por ella, ya que ese turno era bastante exigente y agotador. De pronto, la llamó a la sala de espera.

"¿Quería verme, señora?", preguntó Cassie, parándose en silencio frente a la mujer.

Justamente acababa de cambiar el vendaje de un paciente cuando le dijeron que su jefa quería verla. Aunque eran amigas, Cassie siempre había pensado que era mejor mantener una distancia cuando se trataba de trabajo, ya que no quería que sus colegas hablaran de ellas a sus espaldas.

"Cassie, somos las únicas que quedamos aquí. No necesitas actuar tan formalmente. Relájate. ¡Debes de estar exhausta!", dijo la enfermera jefe. Era una mujer de alrededor de 40 años, y consideraba a Cassie como a una hermana pequeña.

Al escuchar las palabras de su jefa, Cassie sonrió, hizo un mohín y contestó: "Sí... la verdad es que estoy agotada. Llevo dos días seguidos haciendo el turno de noche".

La enfermera jefe se divirtió con su respuesta y, tras sacudir la cabeza, le dijo: "Lo sé. Siempre dejas que otros descansen mientras tú sigues dando el callo. Sé que aún no estás casada, pero no deberías trabajar tanto. ¿No crees que deberías pasar más tiempo con tu novio?".

"No pasa nada, a él le parece bien, me apoya mucho. Todavía somos muy jóvenes los dos, así que, por ahora, queremos centrarnos en nuestras carreras", respondió Cassie.

Aunque la jefa de enfermeras parecía estar satisfecha con aquella respuesta, tras mirar su reloj y comprobar que ya era la hora del cambio de turno, le pidió a Cassie que se fuera y saliera del trabajo.

"¿Qué? ¿Me está tomando el pelo, señora?", le preguntó Cassie con incredulidad.

"¿Cuál es el problema, Cassie? ¡Cualquiera estaría feliz de salir del trabajo! ¿Acaso prefieres quedarte aquí y seguir trabajando? ¡Está bien, como quieras...! No te obligaré a irte", bromeó la mujer mientras se encogía de hombros.

"No, no, no, señora. ¡Eso no es lo que quise decir! ¡Muchas gracias!", contestó Cassie, y luego abrazó a su jefa. Cuando salió de la sala de espera, estaba radiante, y tarareaba una canción por

y no les gustaba nada ese sentimiento.

"La verdad es que no lo sé, Cassie. Esperemos y veamos qué pasa. No podemos hacer nada que preocupe aún más a Sheryl, ya tiene bastante que...", declaró Isla con cierto abatimiento. Lo cierto era que solo había acudido a Cassie porque necesitaba hablar con alguien, y no esperaba que su amiga encontrara una solución al problema.

Después de observar el mar un instante, se fueron a un restaurante a cenar.

En el hospital, Charles miró a Vicky haciendo todo lo posible por reprimir su ira. Después de la llamada que ella acababa de interrumpir, ahora sería más difícil para él explicarle a Sheryl su relación con aquella mujer.

Habían seguido adelante con el divorcio, y eso no era, para nada, lo que él quería. Pensaba que divorciarse de Sheryl antes de tratar con Vicky sería mucho mejor, ya que no quería involucrar a su ex esposa en nada de eso. Lo cierto era que no pensaba que Vicky hablaría con ella, y no podía ni imaginarse lo que Sheryl debía estar sintiendo en ese momento.

"Charles, ¿quién era esa mujer? ¿Era tu ex esposa?", preguntó Vicky mientras lo miraba fijamente, escudriñándolo con la mirada.

"Eso no es asunto tuyo. Te golpeé, y lo siento. Pero no me casaré contigo. No importa cuántas veces me lo pidas, mi respuesta siempre será no", dijo Charles con firmeza. Era consciente de que esa era la única forma de lidiar con Vicky en ese momento, o de lo contrario no podría salir de esa situación.

"No, Charles. ¡No puedes hacer eso! ¡Si no te casas conmigo, me mataré! ¡Lo haré ahora mismo!", exclamó Vicky y, mientras retiraba los tubos y sueros que tenía conectados, las lágrimas empezaron a correr por su rostro.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir