ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 413 La investigación

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8533

Actualizado: 2019-09-13 00:02


"Despiértate, Autumn, es hora de cenar". Después de llevar la comida al piso de arriba, Charles entró en su habitación, encendió la luz y sacudió a Autumn para despertarla. Sin embargo, Autumn, que había dormido durante horas, se despertó aturdida y le dijo a Charles que no tenía hambre y que quería volver a dormir.

"Oh, por favor, levántate y cena conmigo", dijo Charles con el ceño fruncido. "Sal de la cama y come algo, mi amor. Por favor, no olvides que llevas a nuestro bebé, así que ahora tienes que comer para dos personas".

Su relación pisaba ahora terrenos delicados debido a los arrebatos ocasionales de Autumn causados por su enfermedad. Como se sentía mejor, aprovechó la oportunidad para disculparse con sinceridad: "Charles, lamento todos los problemas que te he causado en el último tiempo, debe ser muy difícil para ti, lo siento mucho...".

"Oh, no importa, Autumn, por favor, olvida todo", Charles la interrumpió de inmediato, mientras la miraba a los ojos con amor. "Somos marido y mujer y te mereces todo lo que hago por ti".

"Lo digo en serio, mi comportamiento fue injustificado y no puedo imaginar lo que te hice pasar por mi causa". Autumn lo miró a los ojos profundamente. Era muy consciente de cómo su enfermedad había afectado a los que la rodeaban, y con esa culpa en mente, quería disculparse con sus seres más cercanos sin perder el control de sus emociones.

"Mira, Charles, si vuelvo a perder los estribos, solo déjame en paz hasta que se me pase, porque no sé lo que digo y no significa nada", aconsejó Autumn. "Realmente me siento culpable por molestarte tanto".

"No digas eso", dijo Charles con tristeza mientras la ayudaba a sentarse en la cama. "No importa cuánto tiempo o lo que sea necesario hacer, encontraré la manera de curarte y ayudar a que nuestro bebé nazca de manera segura", agregó con firmeza para tranquilizarla.

Después de unos pocos bocados, Autumn dejó el tazón y los palillos, ya no tenía apetito. Entonces, Charles la ayudó a acostarse y pronto cayó en un sueño profundo.

En la mayoría de los casos, las mujeres embarazadas aumentan de peso, pero en lugar de eso, Autumn perdía peso debido al estrés y los efectos secundarios de la medicación. Charles se sentía desconsolado al darse cuenta de esto.

A las primeras horas de la mañana siguiente, Isla vino a visitar a Autumn, se le llenaron los ojos de lágrimas al ver a su amiga, que estaba más delgada que la última vez que la vio. "Oh, querida, qué demacrada pareces. ¡Maldición! ¿Quién demonios te ha hecho esto?"

Isla llo

Si, seguro, eso suena bien! Estoy libre". Burke aceptó al instante su invitación, casi desesperado por encontrarse con Leila. Después de todo, él consideraba a Leila como una diosa desde la escuela secundaria, y esta era la primera vez que ella lo invitaba a cenar.

Arreglaron para cenar en un restaurante de barbacoa, tan pronto como Leila llegó, vio a Burke que la saludaba ansioso y con una gran sonrisa en su rostro.

"¡Llegaste tan temprano!", sonrió Leila.

"Está bastante cerca del hospital donde trabajo y vine justo después de que me llamaras", respondió Burke. "Ordena lo que quieras".

A Leila no le importaba qué comer, así que pidió algunos platos. "¿Qué tal dos botellas de cerveza?", ofreció.

"Lo siento, me temo que no puedo beber, todavía estoy de guardia", dijo Burke con el ceño fruncido. "Pedí dos horas libres, tengo que volver al servicio después de la cena".

Leila puso al instante mala cara ante su negativa, pero aunque Burke se desconcertó un poco, no desobedeció las reglas y normas del hospital. Pedir tiempo libre para una cita ya era un estricto no-no, no podía completar eso con otra falta.

"Leila, por favor no te enojes, te invitaré a tomar una copa cuando esté libre. Conoces las reglas del hospital, realmente no puedo beber hoy", explicó Burke ansioso.

"Está bien, está bien, es justo, no te obligaré a beber entonces", dijo Leila impotente. "Recuerdo que eres... obstetra y ginecólogo, ¿verdad?".

"Sí...", asintió Burke con torpeza. Siempre pensaba que Leila no saldría con él por su profesión, por lo que trató de aclarar: "Leila, cada vez hay más hombres que se dedican a la ginecología y obstetricia. En realidad, no es lo que piensas...".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir