ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 420 La petición del hombre misterioso

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8656

Actualizado: 2019-09-14 12:34


"Sí", murmuró Autumn asintiendo levemente. "De hecho, yo le di el dinero a Nancy. Inicialmente lo rechazó, pero finalmente aceptó ante mi insistencia. Supongo que ahora ella realmente está en problemas".

Charles frunció el ceño, sintiéndose enfadado y ansioso al mismo tiempo. "¿Por qué no me lo dijiste desde el momento en que supiste de esto?", exigió él. Los pensamientos invadían su mente. Si Nancy aceptó dinero para hacer algo que dañara a Autumn, él no la perdonaría tan fácilmente.

Autumn trató de defenderse: "Pero no era mucho dinero, así que no sentí la necesidad de decírtelo". Ella también estaba comenzando a molestarse. "Además, si Nancy no te dijo lo que le estaba pasando, debe ser porque ella sentía que no era asunto tuyo".

"Tú no...", Charles hizo una pausa después de mirar a su esposa, luego suspiró con resignación. "Autumn, tú no tienes idea. Si tan solo me hubieras dicho esto, tu condición podría no haberse tornado tan grave", precisó él, teniendo cuidado de no preocupar más a su esposa.

"Charles, ¿qué estás diciendo?", preguntó Autumn, totalmente perpleja. "Te lo estoy diciendo con la esperanza de que le prestes más atención a Nancy y que tú mismo veas si necesita ayuda", agregó ella.

Charles exhaló. "Lo sé...", después, acariciando el hombro de Autumn, le dijo a su esposa: "Ve a la cama. Todavía tengo que terminar algo de trabajo".

Ella asintió con la cabeza, sintiéndose un tanto aliviada y dijo: "Entiendo. Buenas noches, Charles". Autumn se quedó dormida después de hojear un libro para padres.

Charles perdió la noción del tiempo mientras estaba inmerso en el trabajo. Era medianoche cuando decidió ir abajo a tomar un vaso de agua. De forma inesperada, en cuanto bajó las escaleras, vio a Nancy salir sigilosamente de la casa. Debatió consigo mismo por un momento, pero decidió no seguirla.

Era febrero y el viento de la noche era tan frío que congelaba hasta los nervios. Nancy se aferró a su abrigo para protegerse del frío mientras caminaba hacia la puerta. Estando allí, vio un auto negro y entró en él. Le vendaron los ojos y la llevaron al mismo almacén donde habían llevado a Leila.

Hacía calor dentro del almacén, pero Nancy todavía podía sentir el frío que se colaba por sus huesos.

Una vez que le quitaron la venda y enfocó su visión, Nancy vio a un hombre misterioso sentado frente a ella. Reaccionando por el pánico, trató de alejarlo, pero otro hombre con traje, quien estaba parado junto a ella, detuvo a Nancy.

"¿Dónde está mi hijo?", gritó ella. "¿Dónde lo encerraste?" Ella se contuvo de golpear al hombre

s lo levantaron para llevárselo arrastrando, Brent siguió gritándole a su madre: "¡Mamá! ¡Ayúdame, ayúdame! ¡Mamá, ya no puedo seguir pasando por esto! Ayúdame".

Él tenía 30 años, todo hombre adulto, pero sollozaba como un niño que no podía ser consolado.

El hombre se dirigió hacia Nancy, sus ojos oscuros se clavaron en los de ella. "Entonces, ¿ahora podemos hablar de ayudarnos entre nosotros?". Le mostró una sonrisa siniestra mientras le ordenaba a Nancy que se sentara. Él se sentó primero y esperó, mientras que Nancy vacilaba.

Ella respiró hondo antes de sentarse frente a él. "¿Qué es lo que quieres que haga?", preguntó ella.

"Es bastante simple", él comenzó y sacó un pequeño paquete que contenía una droga y lo acercó hacia Nancy. "Quiero que encuentres una oportunidad para que Autumn tome esto". Su mirada nunca se apartó de la de ella. "Si logras hacerlo, liberaré a tu hijo".

Con recelo, ella tomó el paquete. "¿Qué tipo de medicina es esta?", preguntó ella. Su corazón se aceleró ante la idea de realizar algo verdaderamente malo para dañar a Autumn.

"Es una droga que induce el aborto", respondió él. Después, dejó escapar una risa malvada. "De todos modos, ella está enloqueciendo, así que tarde o temprano perderá a ese bebé. Simplemente digamos que la estoy ayudando a que lo haga antes", resopló él.

Nancy quedó boquiabierta, sus ojos se abrieron con horror. "Quieres que mate al niño que lleva consigo", susurró ella.

Los ojos del hombre brillaron de alegría. "Así es. ¡No me digas que no puedes hacerlo! Recuerda lo que dijiste", dijo él con brusquedad. "Permíteme ayudarte. Piensa en tu hijo. Estoy seguro de que es un motivo suficiente para que hagas lo que te estoy pidiendo".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir