ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 463 Pamela

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10909

Actualizado: 2019-09-23 01:21


En el momento en que Madeline terminó de solicitarle a Leila, Spencer fue directamente al cajero y pidió que se le imprimiera la factura. Recogió el recibo tan rápido como pudo, se lo entregó a Madeline y dijo con una servil sonrisa: "Señora Zhou, aquí está la factura como lo solicitó". Hizo un esfuerzo extra para impresionar a su jefe. Como la propuesta de Burke había fracasado completamente, le prestó su apoyo inquebrantable a su jefe para enseñarle una lección a esa desagradecida mujer.

Madeline no revisó la factura. Por el contrario, se la metió a Leila en la mano y le sugirió en un tono áspero: "Como puede ver, él está borracho como una cuba y no estará despierto por un tiempo. En ese estado le será imposible pagar la factura. Señorita Zhang, ustedes dos son amigos, así que ¿por qué no lo arregla? ¿Está de acuerdo con mi sugerencia?".

"¿880. 000 dólares?", gritó Leila sorprendida, ya que lo que menos esperaba era que la conversación tomara ese giro. Honestamente, pensaba que Burke era el hijo de Madeline. Esa fue la única razón por la que había dicho que era amiga de Burke. Todo lo que pasó estaba fuera de su imaginación; no se le ocurrió que Madeline la iba a animar a que pagara ella la cuenta. Además, era una cantidad muy grande y ella ni siquiera tenía tanto dinero. Por supuesto, aunque lo tuviera, no lo gastaría en un hombre al que no amaba. Cuando él tuvo ese gesto, ella ni siquiera pensó en todo el esfuerzo que él hizo.

Leila fingió estar concentrada en la factura que tenía en la mano, pero realmente estaba preocupada y pensaba en una forma de salir del lío en el que se había metido.

"Sí, 880. 000 dólares", respondió Madeline con indiferencia mientras ignoraba lo ansiosa que ella estaba. Su mirada inquebrantable estaba fija en Leila. Entonces Pamela tiró del brazo de Madeline y preguntó sorprendida: "Tía Madeline, ¿por qué estás...?".

Pamela no podía entender por qué Madeline había dicho que Burke tenía que pagar la cuenta. El hotel era de Madeline. Era gracioso pedirle dinero a su propio hijo, y además pedirle a su amiga que pagara la cuenta en su nombre.

"Pamela, sé que tienes preguntas, pero mantén la calma", le dijo dulcemente Madeline mientras acariciaba su mano. "Te explicaré todo más adelante. Ahora, déjame manejar la situación primero". Ella sabía muy bien que su hijo estaba obsesionado con Leila desde hacía años. A pesar de que la propuesta había caído en saco roto, ella seguía queriendo saber qué tipo de persona era Leila. Por supuesto, no importaba si pagaba la factura o no. Entonces, pensó: 'Si es una buena chica, dejaré de interferir en la vida amorosa de Burke. Pero si no es así, lo convenceré para que la deje y empiece una relación con Pamela. Estoy segura de que se enamorará de ella en poco tiempo después de ver lo maravillosa que es'.

Pamela asintió y, obedientemente, esperaba a Madeline en silencio. Era una niña inteligente y sabía cómo comportarse en las diferentes situaciones.

"Señorita Zhang, ¿ha terminado de revisar la cuenta?", preguntó Madeline con un tono agresivo mientras miraba a Leila con evidente desprecio. Ella elogiaría a Leila si se fuera. Y si lo hiciera enseguida, en realidad sería más feliz. Porque eso significaría que Burke la dejaría para siem

os años Burke ha estado desilusionado, y confundió a una cazafortunas con su media naranja. Después de que pases tiempo con él, se dará cuenta de que eres una buena chica. Cuando supere a esa mujer, se enamorará de ti. Te apoyo completamente".

Pamela miró a Burke, que se había quedado dormido en la mesa lleno de optimismo. Sus ojos brillaban de amor y ternura.

Ella le prometió en su mente: 'Burke, no te preocupes. Te ayudaré a olvidar a esa mujer descarada'.

"Spencer, por favor, ven aquí ahora", dijo Madeline en voz alta mientras le pedía que llevara a Burke al auto. Leila se había ido, así que ya no tenía necesidad de seguir fingiendo.

Sin embargo, Leila había dejado el restaurante, pero no el edificio. Tan pronto como salió del hotel, se dio cuenta de que había empezado a llover de repente. Como no había conducido hasta allí, ni tenía paraguas, no tuvo más remedio que esperar. Así que después de llamar a un taxi, esperó en el vestíbulo con impaciencia.

Al cabo de un rato, la puerta del ascensor sonó y se abrió. Spencer salió sosteniendo a Burke sobre sus hombros. Justo detrás de ellos salían también Madeline y Pamela.

Todos parecían muy ansiosos. Madeline le recordaba continuamente a Spencer: "Despacio y con cuidado".

Como tenían prisa por llevar a Burke a casa, no se fijaron en Leila, pero ella sí los vio y se dio cuenta de que la estaban engañando. Antes de que pudiera decir algo, escuchó a Madeline decir: "Debí haberle enseñado una lección a Leila Zhang. Mi hijo la ha estado esperando por muchos años. Pensé que era una chica excelente, pero claramente resultó ser una cazafortunas".

Las palabras de Madeline estaban llenas de desprecio e ira. Debió haber accedido a conocer a Leila hacía años. Si lo hubiera hecho, Burke habría sabido qué clase de persona era Leila. Fue una pena que rechazara la petición de Burke sin siquiera considerarlo.

"Vamos, tía Madeline. No hay necesidad de enojarte con esa sinvergüenza. Ahora las cosas mejorarán", Pamela le dio una palmadita a Madeline y la consoló, "Burke ya ha roto con esa mujer. Así que deberías tranquilizarte ahora, ya que lo peor ha pasado y lo mejor está por venir".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir