ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 466 El fastidio de Leila (Parte Ⅰ)

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8497

Actualizado: 2019-09-24 00:12


"Mamá...", Burke comenzó a hablar con la intención de defender a Leila, pero de repente no pudo encontrar las palabras para hacerlo. La chica desvergonzada de la que hablaba su madre ahora parecía una completa desconocida para él, no tenía nada que ver con Leila, a quien había conocido y amado durante muchos años.

Frunciendo el ceño, cayó profundamente en confusión.

"Mira, estuve allí y sé que Leila no es la chica adecuada para ti, pude darme cuenta de su verdadera personalidad. Lo que busca no es felicidad, sino un cambio completo en su estilo de vida, ella quiere aprovecharse de su matrimonio para elevar su estatus social y alcanzar a la clase alta, te seré muy franca, tu padre y yo nunca permitiremos que una chica tan hipócrita y tan interesada pertenezca a nuestra familia", le advirtió Madeline firmemente a su hijo. "Un hombre debería saber la diferencia entre las mujeres buenas y malas, no importa si la chica con la que quieres casarte no es rica ni guapa, pero debe ser una excelente persona con principios y valores, espero que lo entiendas", señaló ella con seriedad.

Leila había engañado a Burke durante todos estos años y él, cegado por su apariencia, no podía ver su verdadera forma de ser, pero Madeline, como su madre, tenía la responsabilidad de abrirle los ojos a su hijo.

"Oh, está bien, entiendo lo que estás tratando de decirme", respondió Burke e hizo un movimiento que indicaba su creciente impaciencia. De hecho, él ya se había dado cuenta de que Leila y él nunca estarían juntos, ya que ella rechazó su propuesta de matrimonio la noche anterior, así que lo que su madre acababa de decir solo consolidó este hecho.

"Lo siento, mamá", Burke se disculpó de inmediato en voz baja al darse cuenta de su tono grosero. "Puedes estar segura de que nunca más tendré contacto con ella de ahora en adelante", continuó él. "Pero, sobre Pamela, por el momento sólo puedo tratarla como una hermana pequeña justo como lo hacía antes, es demasiado pronto para iniciar una nueva relación, por favor, no me presiones".

"Bien, no te apresuraré a hacer nada que no quieras hacer, lo prometo", una sonrisa aliviada y tranquila apareció en el rostro de Madeline. "Mientras dejes de salir con Leila", agregó ella, mirando agradecida a su hijo.

"Está bien, tienes mi palabra", Burke asintió levemente con su madre mientras hacía la promesa. "Si eso es todo, entonces me voy a trabajar ahora".

"Espera un minuto", llamó Madeline a su hijo, quien había comenzado a caminar hacia la puerta. "Nuestro negocio familiar

i podría casarme contigo ahora, ya que simplemente quería que pasáramos más tiempo juntos para conocernos mejor, no quise decir nada más con mi reacción".

"Ay, ¿en serio?", Burke sonrió burlonamente. "Entonces quieres decir que ahora estás dispuesta a casarte conmigo, ¿verdad?".

Leila se sonrojó a propósito para llamar la atención de él, pero de repente se dio cuenta que estaba enferma y que su rostro ya estaba ruborizado, luego inclinó la cabeza y fingió timidez. "De hecho, lo pensé mucho tiempo cuando llegué a casa anoche, llegué a la conclusión de que mi respuesta de ayer fue apresurada y en retrospectiva, ahora sé que de verdad me encantaría casarme contigo. ¿Todavía tienes el anillo de diamantes? ¿Me lo pones, por favor?", Leila se obligó a mirar a Burke y esperó nerviosamente su respuesta, mientras él la miraba de forma inexpresiva.

A medida que pasaban los minutos, ella se ponía cada vez más nerviosa y ansiosa y casi podía escuchar los rápidos latidos de su corazón.

Después de un buen rato, Burke finalmente abrió la boca. "Leila, cambiaste de opinión y aceptaste mi propuesta porque descubriste mi pedigrí, ¿verdad?".

"¿Qué? No sé de qué estás hablando", Leila fingió que no sabía a qué se refería. "¿Tu pedigrí? Solamente eres un médico, ¿no? Eso es todo lo que sé y es lo importante".

"¡Deja de fingir!", espetó Burke y de repente se dio cuenta de que Leila no era la chica que él pensaba que era. Burke se volvió extremadamente sobrio y racional al ver a través de su pobre actuación en un segundo, su enamoramiento con ella se había evaporado en un instante y no podía entender por qué había creído en Leila y se había enamorado ante su torpe engaño.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir