ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 525 Atrapado en las circunstancias

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10527

Actualizado: 2019-10-06 00:02


Al día siguiente, Anthony y Shirley llevaron a Sheryl al aeropuerto. Sue ya la estaba esperando en la puerta. Sheryl no quería irse. Así que Anthony trató de animarla: "Nos veremos pronto; no te preocupes".

Sin embargo, sus palabras no estaban a la altura de su bajo estado de ánimo; ella no quería dejarlos. Incluso después de pasar el control de seguridad, Sheryl no los perdía de vista. Ella seguía diciendo adiós con la mano, pero no caminaba hacia su puerta. Así que Sue decidió apartarla y, burlonamente, dijo: "Si dudas tanto en irte, vuelve y cásate con él".

Sheryl sonrió pero no dijo nada.

Por otro lado, había oído que el dueño de BM Corporation estaba en el mismo vuelo que ellas, pero aún no lo había visto... Tal vez al aterrizar lo vería. Pero después de aterrizar, los llevaron a todos a un autobús e inmediatamente fueron al hotel. A Sue y a Sheryl le dieron una suite juntas. Tan pronto como entraron en la habitación, ambas se tiraron sobre la cama, exhaustas.

La hora de la cena había llegado, y todas las comidas se ofrecieron a su residencia. No obstante, Sue tenía otros planes. Como era su primera vez juntas en la Ciudad Y, convenció a Sheryl de ir a comer con ella.

"Sabes", comenzó a compartir Sue con nostalgia, "Antes de irme a los Estados Unidos, estuve aquí una vez. Recuerdo que hay montañas y ríos alrededor; realmente me gustó este lugar. En ese momento, pensé realmente en comprar una casa aquí, una vez tuviera suficiente dinero, y pasar el resto de mi vida en esta ciudad".

Ese pensamiento divirtió a Sheryl. Su mente no había llegado tan lejos, así que comentó: "Vamos, ¿no piensas que es un poco temprano para que pienses en eso?". Sue se dio la vuelta y miró a Sheryl, sorprendida por su reacción.

Después de una breve pausa, le preguntó: "¿Demasiado temprano?". Ella obviamente no estaba de acuerdo. "No creo que sea temprano para nada. El tiempo pasa muy rápido, y solo vivimos una vez. No quiero hacer nada de lo que pueda arrepentirme en el futuro".

Sheryl se quedó sin palabras por un momento. No entendía a dónde quería llegar Sue. Quería buscar respuestas, pero no sabía por dónde empezar.

"Oye, Sher, ¿qué hay de ese?", preguntó Sue emocionada, señalando un restaurante de estofados. Una de las primeras cosas que los chinos hacían cuando estaban en el extranjero era encontrar y comer en un restaurante de estofados. Esas comidas los hacían sentir como en casa. Ahora que estaban en China, Sue decidió comer allí.

Entonces, sin sorpresa alguna, Sheryl estuvo de acuerdo, "Está bien, entonces ¡que sea un estofado!". Emocionadas por su hallazgo y la deliciosa comida, pidieron muchos platos. De manera que al final estaban tan llenas que apenas podían moverse.

"Si no estuviera tan llena, te mostraría más. Pero ahora, ni siquiera estoy segura de poder caminar de vuelta al hotel", dijo Sue entre resoplidos. Sheryl también estaba demasiado llena para recorrer el área.

Se reía del comentario de Sue, y estuvo de acuerdo, "Estoy totalmente contigo". Ambas continuaron riéndose de su condición por un tiempo; sin embargo, después de pensarlo un poco más, se dieron cuenta de

tió cuando ella se fue. Leila no estaba muy entusiasmada con la conversación, pero él no parecía querer cambiar el tema. Así que se mantuvo tranquila y dejó que sacara todas las emociones negativas que había estado guardando. Sin embargo, los recuerdos de Autumn eran demasiado para él, así que comenzó a beber trago tras trago. Leila tampoco intentó detenerlo; al final, pensó que sería una buena oportunidad para meterse más rápido en su cama.

El alcohol hizo que él empezara a revelar todos sus secretos, incluyendo la historia de que quizás había visto la figura de Autumn afuera, la noche anterior. Era obvio que en realidad no estaba convencido de que fuera solo una ilusión. Miró a Leila con sus ojos llenos de esperanza, y le dijo: "Dime, Leila. Dime que todavía está viva. Ella todavía debe estar viva, ¿verdad?".

Leila sabía que Charles ya estaba demasiado borracho, así que sugirió terminar la cena. Lo ayudó a levantarse de la silla y le explicó: "Señor Lu, bebiste demasiado; déjame llevarte a tu habitación".

Apoyando parte de su peso en sus hombros, Leila llevó a Charles a la habitación del hotel que ella había reservado el día anterior. Las palabras de Chris la habían influenciado drásticamente, y ahora estaba emocionada por dar el siguiente paso.

El alcohol suele ser el primer recurso de un hombre cuando está triste o deprimido. Pero también lo convierte en una presa fácil. Charles había bebido demasiado esa noche, y su conciencia se desvanecía lentamente.

A la mañana siguiente, despertó con resaca y con un dolor de cabeza insoportable. Una vez que abrió bien los ojos, el techo blanco con la enorme araña de luces indicaba que no estaba en casa.

Confundido, luchó por sentarse, pero tan pronto como giró la cara hacia la ventana, vio a Leila tumbada a su lado, desnuda. Conmocionado, saltó de la cama, tratando de reconstruir los acontecimientos de la noche anterior.

Pero no tenía sentido intentarlo. Lo que había sucedido era obvio. La ropa interior de Leila, los tacones y el vestido blanco que llevaba la noche anterior estaban tirados en el suelo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir