ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 527 La chica de cara redonda

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11549

Actualizado: 2019-10-06 01:49


"En cuanto al trágico accidente de Autumn, no puedo evitar sentir pena por ti, amigo. Han pasado tres años, Charles. Ya es hora de que sigas adelante", dijo Eric con empatía mientras le tocaba el hombro derecho.

Charles respondió, un poco deprimido: "Es fácil para ti decir eso, Eric. No eres el que perdió a alguien... alguien a quien amas más que a ti mismo. No tienes idea de lo herido que estoy. Autumn es todo para mí. Ahora, realmente no sé por qué luchar. Me siento tan perdido".

Charles siempre creía que su amor por su esposa, Autumn, era inquebrantable. Sin embargo, lo que sucedió la noche anterior lo hizo sentirse culpable y arrepentido por Autumn. Lo consumía.

"Ya basta, deja de pensar en recuerdos tristes", dijo Eric alegremente después de ver la persistente tristeza en la cara de Charles. En un esfuerzo por cambiar su estado de ánimo, Eric agarró con entusiasmo el brazo izquierdo de Charles y se echó a reír: "No nos hemos visto en mucho tiempo. Qué te parece si nos divertimos un poco, ¿sí? Conozco un lugar estupendo. Estoy bastante seguro de que te gustará. Un poco más tarde me reuniré con algunos amigos allí. No te preocupes, son amigos que tenemos en común, así que los conoces a todos".

Eric era un heredero rico, típico y aventurero de segunda generación. Era conocido entre su círculo familiar y conocidos por ser imprudentemente extravagante. Aunque ya tenía treinta años, nunca había pensado en casarse o comenzar su propio negocio.

Para él, el matrimonio significaba el fin del amor. Solo consideraría casarse por encima de su cadáver.

Esa era la razón por la que Eric solo seguía haciendo el tonto y se limitaba a acompañar a sus felices y afortunados amigos. Muy diferente a él, su mejor amigo, Charles, dejó de salir con su grupo de amigos desde que se casó.

Cuando Autumn todavía estaba viva, Charles rechazaba enérgicamente las invitaciones de Eric para salir e irse de fiesta. Pero ese día, la intranquilidad y la culpa lo vencieron. Charles usaba la bebida como uno de los medios necesarios para expresar sus sentimientos.

Así que, sin dudarlo, aceptó de inmediato.

Abordaron la llamativa camioneta de Eric, una Bentley Bentayga negra. Eric conducía rápidamente hacia la reunión. Pasaron por la entrada cubierta de flores y con un arco. Charles vio la oscura fachada iluminada del lugar y supuso que era un club privado.

El club perfectamente escondido era un lugar donde los clientes acomodados podían disfrutar de un entretenimiento excepcional de todo tipo. Eric detuvo el coche delante del aparcacoches y entregó la llave, se bajó y caminó hacia el voluminoso gorila que estaba al lado de la puerta cerrada del club. "Él está conmigo", dijo Eric señalando a Charles. El portero inmediatamente reconoció a Eric y lo saludó respetuosamente. Luego abrió la puerta para dejarlos pasar. Bajo las luces púrpuras y tenues del vestíbulo se veía un grupo de hombres milenarios y de mediana edad, aparentemente exitosos, así como unas mujeres jóvenes vestidas de manera provocativa. El sonido relajante de la música jazz y el olor a perfume costoso irradiaban un ambiente sofisticado y glamoroso. En ese tipo de lugares, mientras tengas dinero, podrás disfrutar de todo tipo de servicios, cualquiera que sea el que te apetezca.

Eric, como miembro VIP del club, había reservado una gran sala privada con antelación. Guiados por el gerente del club, fueron directamente a la sala. Cuando se abrió la

ondió Charles despectivamente. Cuando la niña escuchó las condescendientes palabras de Charles, su rostro redondo se puso pálido y avergonzado. Pero ella rápidamente cambió a una indiferencia controlada de Charles.

Lo miró mientras decía: "Si yo no hubiera nacido en una familia pobre y necesitara enviar las cuotas de matrícula para mis hermanos menores, no estaría trabajando aquí. Tal vez seré como aquellas mujeres más adelante. Pero, señor, hoy es mi primer día de trabajo aquí. Sigo siendo pura, lo sabe", añadió orgullosa, tratando de atraer a Charles.

Uno de los chicos escuchó lo que dijo y soltó abruptamente: "¿Han oído eso? ¡Ella todavía es virgen!". Uno de los muchachos explotó con su comentario irónico: "Charles, vamos, deja de ser tan grosero". El resto de los amigos de Eric empezaron a reírse ofensivamente.

Otro siguió con una broma desagradable, "Sé que tu esposa está muerta desde hace mucho tiempo. Creo que esta chica es muy buena. Si te sientes atraído por ella, puedes llevarla a casa. Han pasado tres años desde que tu esposa murió. No creo que hayas tocado a una sola mujer en tres años".

Una gran risa llenó de nuevo la habitación. Charles apretó más fuerte su agarre alrededor de su copa de vino mientras hacía todo lo posible para no estallar de ira.

"Quizás todos estén equivocados", gritó otro hombre descaradamente, soltando una extraña risa. Después de una pausa, dijo: "A menos que Charles ya haya perdido su deseo sexual. De lo contrario, no creo que aún pueda hacer eso".

Eric se dio cuenta de que Charles pronto perdería los estribos al ver cómo se sobresaltaban las venas de sus manos. Señalando con su dedo índice derecho a los dos borrachos, gritó enfadado: "¡Basta! Si continúan con toda esta mierda, será mejor que se vayan de aquí. ¡Ustedes dos!".

Los dos bajaron la cabeza y permanecieron en silencio. Ninguno se atrevió a oponerse a Eric. Los dos tipos rebeldes no eran exactamente verdaderos amigos de Eric. Sólo se hicieron amigos de él por su dinero o por su influyente familia.

Eric se volvió entonces hacia la niña de cara redonda que estaba perpleja, e indiferentemente le ordenó: "Ya puedes irte".

Obviamente, con todo lo que pasó, Charles no disfrutó su comida. Muy preocupado, Eric miró a Charles, que seguía bebiendo solo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir