ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 539 El plan siniestro de Leila

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8806

Actualizado: 2019-10-09 00:02


Charles estuvo de acuerdo y le dijo a Charlie: "Está bien, ya me voy. Por favor, no olvides llamarme".

"Está bien", respondió Charlie cortésmente. Charles se detuvo un momento, miró a Charlie y luego se despidió. Charlie asintió con la cabeza y le devolvió el saludo. Cuando Charles estaba a punto de abrir la puerta, Leila trató de agarrar su brazo derecho para evitar que se fuera, pero Charlie la detuvo rápidamente. "¡Suficiente! ¿No te da vergüenza?", le susurró bruscamente en un tono frío.

Sorprendida, Leila murmuró: "Yo... Solo quiero..." Leila observó atentamente cómo Charles abría y cerraba la puerta. Sus rodillas temblaban. Luego, poco a poco, se puso en cuclillas en el suelo mientras Charlie la sostenía cuando se estaba deslizando. Quería arrastrar a Charlie para poder preguntarle por qué no la ayudó a evitar que Charles se fuera. Pero se deslizó mientras miraba la cara de Charlie y reconoció su asombroso parecido con Charles.

Charlie fue a la cocina y regresó rápidamente con un vaso de agua. "Toma, por favor, bebe esto". Luego agregó con solemnidad: "¿Y si lograbas que se quedara? Estaría físicamente aquí, pero su corazón estaría en alguna otra parte. Entonces, no conseguirás nada aunque él esté aquí".

Nadie podría imaginar que un niño pudiera expresarse de esa manera, como si fuera un hombre experimentado. Leila lo jaló bruscamente y dijo: "Sí, yo no puedo hacer que se quede, ¡pero tú sí!".

Leila estaba tan convencida de que Charlie era su última oportunidad de atrapar a Charles, que estaba decidida a aprovecharla al máximo.

Agarró la mano derecha de Charlie con fuerza y dijo con amargura: "Escucha, tú eres su hijo. Si le hubieras pedido que se quedara, se habría visto obligado a hacerlo. ¿Por qué no lo hiciste?".

"¿Qué harías si yo hiciera que se quedara?", preguntó Charlie confundido. "¿Qué quieres hacer después?", continuó.

Leila estaba visiblemente sorprendida por las preguntas de Charlie. "Yo..." De repente perdió sus palabras y no sabía qué decir. Tuvo que admitir que no podía hacer nada para que Charles se enamorara de ella. Ella sabía que Charles no la amaba, y que su inquebrantable afecto seguía con Autumn, su esposa muerta.

Una vez estuvo muy segura de que Charles aprendería a amarla si ella insistía. Pero estaba equivocada. Ella sólo le demostró que era una mujer sin escrúpulos después de todos los esfuerzos de coqueteo que hizo.

Charlie suspiró profundamente y dijo: "Por favor, piénsalo bien. Ya estoy cansado y tengo sueño. Me voy a dormir. Buenas noches".

Leila asintió y con cariño respondió: "Buenas noches, Charlie. Hagamos como si esto no

. ¿Puedes venir a casa más temprano y cenar con nosotros?".

Intrigado, Charles, levantando las cejas, preguntó: "¿Invitados? ¿Quiénes son?".

Chris se sentía ansiosa pero trató de contener sus emociones. Ella respondió nuevamente con una sonrisa: "Es una sorpresa. Lo sabrás cuando lleguen aquí mañana. Charles, eres el anfitrión de nuestra familia. Recuerda que sería descortés no estar aquí para darles la bienvenida".

Aún deprimido, Charles dio una oscura respuesta: "Aún no estoy seguro".

Pero Chris insistió: "Mi querido hermano, sé que tus días son siempre agitados solo por cuidar de nuestro negocio familiar y, debo admitirlo, estás haciendo un gran trabajo. Por favor, solo para mañana por la noche. Estaría encantada si pudieras, al menos, ¿aparecer...?".

Chris agarró las manos de Charles y le suplicó: "Por favor, los dos invitados son muy importantes para mí. Asegúrate de asistir a la cena. Si llegas tarde, les diré que te esperen. Te conocen muy bien, así que estoy segura de que lo entenderán. Por favor, ven mañana por la noche".

Charles ya estaba cansado de las súplicas de Chris, así que aceptó a regañadientes. "Vale, bien, sabía que no aceptarías un no por respuesta".

Chris sonrió victoriosa cuando Charles finalmente accedió a su ferviente petición. "¡Gracias!".

A la mañana siguiente, Chris se despertó inesperadamente más temprano que de costumbre. Revitalizada de un sueño muy bueno, se levantó emocionada y fue a la cocina. Encontró a Nacy. Ella le indicó que comprara las cosas necesarias para la cena que había planeado. Al principio, Chris quería unirse a ella, pero Nacy se negó y racionalizó: "Señorita Lu, está embarazada. El mercado está muy sucio y lleno de gente. No es seguro para usted ir allí".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir