ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 557 ¡Soy tu madre!

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9372

Actualizado: 2019-10-12 00:55


"Bueno, ya veo", respondió Leila, y una leve sonrisa apareció en su rostro. En su mente, fantaseaba y se imaginaba una vida feliz y cómoda después de casarse con Charles.

"¿Hay algo más?", preguntó Charles con impaciencia, entrecerrando los ojos hacia ella. Cuando estaba con Charles, odiaba que su expresión facial distante solo se volviera suave cuando el tema de su discusión fuera sobre Charlie. Charles mantenía una cara de póker y una distancia considerablemente molesta de ella si el tema no era sobre su hijo, incluso, rechazó pasar un pequeñito rato con ella.

"Eso es... todo", tartamudeó Leila con una voz que todavía trataba de ser dulce con Charles. Él dejó caer la colilla del cigarrillo en el suelo, la pisoteó con el pie derecho y corrió hacia su automóvil cercano.

Como si fuera una esposa verdadera, sensata y cariñosa, Leila escoltó a Charles a su auto, se despidió y luego lo instó a conducir a casa con seguridad.

Sin embargo, Charles no respondió, cerró la puerta del automóvil y se alejó al azar. Leila se quedó en el camino de entrada mientras miraba fijamente el auto que partía, y tragó por completo la mezcla de humo emitido por el auto de Charles junto con el polvo de la tierra voladora.

La conversación entre ellos solo duró como el tiempo que pasaron en un par de bocanadas de cigarros, de todas maneras, sus charlas siempre eran cortas. Incluso jugó su carta Charlie como una excusa para hacer pasar a Charles y para lograr la oportunidad de hablar con él, sin embargo, el hombre aún no estaba dispuesto a pasar más tiempo con ella.

Al igual que en los incidentes anteriores, nuevamente estaba desconcertada y no sabía qué hacer a continuación para que Charles se quedara más tiempo.

Con una creciente autocompasión, Leila regresó a la casa y luego subió las escaleras, a continuación, llamó a la puerta de Charlie y, después de recibir su permiso, abrió la puerta y entró. Encontró al niño y notó que ya se había bañado, tenía puesto un pijama limpio y estaba acostado en su cama.

"Entonces, ¿qué hay de nuevo?", preguntó Charlie mientras la miraba con desprecio. La expresión facial indiferente de Charlie le recordó la mirada despectiva de Charles hacia ella, pero no se atrevió a decir nada ni a confrontar a Charles cuando le estaba haciendo eso. Sin embargo, cuando se había dado cuenta de que Charlie la trataba de la misma manera, no pudo evitar liberar la ira que había estado guardando durante tanto tiempo, entonces, realmente irritada, le gritó al niño histéricamente, "Charlie, no te atrevas a mirarme como... Soy... ¡Soy un pedazo de mierda! Soy... ¡Soy tu madre y definitivamente no una molestia, mocoso!".

En realidad, había querido decirle a Charles exactamente las mismas palabras, que no era una molestia. 'No soy una peste. ¿Por qué s

anhelaba la idea de que Charlie se pondría del lado de ella.

"No, no lo hizo", respondió el niño sacudiendo la cabeza. "No soy idiota, me doy cuenta de que no significas nada para él. ¿Por qué simplemente no lo dejas ir?", dijo el niño persuasivamente.

De hecho, Charlie dijo esas palabras solo por el bien de Leila.

Antes de conocer a Charles, Charlie estaba muy inseguro sobre la relación que tenía su padre con Leila, pero ahora, estaba completamente seguro de que su padre nunca se enamoraría de ella.

Esto fue debido a que observó que cuando Charles se enfrentaba a una mujer que le atraía, se volvía amable y considerado, sonreía alegremente o ponía una cara ceñuda cuando estaba molesto. Sus emociones eran tan obvias como lo que notó visiblemente cuando estaban con Sheryl, sin embargo, cada vez que estaba con Leila, un marcado de aversión e indiferencia dominaba su rostro.

El chico estaba seguro de que él era la única razón por la que Charles no se negó a verla.

'Incluso puedo ver que Charles nunca aceptará a Leila, pero ella todavía sueña con casarse con él', se dijo.

Aunque Leila era madre soltera y tenía un hijo, muchos pretendientes de su nivel la persiguieron en el pasado. Era joven y sin duda, hermosa después de todo, sin embargo, ella los rechazó a todos.

Era una mujer ambiciosa, y, a sus ojos, solo Charles la merecía.

"Charles debe haberte dicho que me dieras este consejo, ¿eh? Solo para deshacerse de mí, no puedo creer que elabore un plan tan sucio, estoy impresionada", dijo Leila con una sonrisa fría.

'Solía usar Charlie para llegar a Charles, pero ahora, él lo usó para deshacerse de mí. ¡Que irónico!', pensó.

Charlie rápidamente corrigió a Leila y con el ceño fruncido dijo: "Acabo de decir que Charles no tuvo nada que ver con esto. Estoy tratando de darte mi propio consejo, es por tu propio bien".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir