ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 574 El ultimátum de Leila

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8268

Actualizado: 2019-10-16 00:02


Hacía unos días, Charlie había leído un libro sobre biología, y, a partir de ahí, aprendió que, independientemente del tipo de sangre de Charles, era imposible que Leila fuera su madre biológica.

El libro también decía que había una posibilidad de mutación genética.

Sin embargo, el niño había guardado ese secreto en su corazón durante días, no quiso divulgarlo, pero de alguna manera lo dejó escapar hoy.

Su revelación sorprendió a Leila, y él vio pánico en su rostro. Ella miró boquiabierta al chico y le preguntó: "¿Quién te dijo eso, Charlie?".

Corriendo hacia el niño, Leila lo agarró por los hombros y gritó: "Dime, ¿quién dijo eso?".

El niño no dijo nada, entonces, de repente, algo hizo clic en el cerebro de Leila. '¡Sheryl! ¡Es ella!', pensó.

La envidia llenó sus pensamientos. 'No importa si tiene amnesia o no, el hecho es que no le agrado. Entonces, debe ser ella', concluyó Leila.

"¿Sheryl dijo eso?", ella preguntó de nuevo, y ya se estaba poniendo muy nerviosa. "¡Ahhh!", gritó el niño de dolor mientras ella continuaba sacudiéndolo. "¡Dime si fue ella!", le gritó, y, con su rostro tan cerca del de Charlie, parecía una mujer loca, lo que comenzó a asustar al niño.

"¡Suéltame!", finalmente gritó Charlie e intentó liberarse. La reacción de Leila confirmó su sospecha.

"Escucha, Charlie", suplicó, mientras tiraba de sus hombros. "Eres mi hijo, y eso nunca cambiará. Te di a luz y te crie, y no hice todo eso para que me enfrentes. Será mejor que tengas eso en cuenta", advirtió Leila al niño.

A pesar de su furia, se le había puesto la cara pálida. Estaba segura de que era Sheryl quien le llenaba la cabeza a Charlie con esas cosas, y también creía que solo fingía tener amnesia, y simplemente le estaba poniendo una trampa.

Con tristeza, pensó: 'Ahora conozco sus trucos, de todas maneras, nunca caeré en ellos'.

"Yo soy tu madre, Sheryl es...", se detuvo cuando la ira burbujeó dentro de ella. "¡Es una perra! Entonces, ¿por qué prefieres creerla en vez de a mí?", preguntó Leila, quien ahora estaba frustrada. Miraba al chico, que permanecía en silencio, y que, en ese momento, a ella no le gustaba mucho. Por un momento, ella pensó que él era tan desagradable como Sheryl.

Charlie finalmente gritó: "¡Suficiente!". Las palabras y el comportamiento de Leila lo deprimieron y en ese momento, él no sabía qué hacer. Podía parecer más maduro que otros niños, pero no dejaba de ser simplemente un niño, y era difícil sopor

llevar lejos. ¿Me escuchas?", le gritó Charles y miró amargamente a Leila.

"Estoy bien, papi. Por favor, vete", le rogó a Charles. Charlie se había calmado desde que estaba encerrado, y decidió encontrar una manera de escapar, sabiendo que ya no podía quedarse allí.

El hombre se sintió desgarrado por dentro, ya que odiaba la idea de dejar atrás a su pequeño hijo. Pero al mirar a la mujer feroz ante él, supo que no tenía más remedio que irse, por eso se fue con su mente confundida pensando en cómo rescatar a Charlie.

Una vez que Charles se fue, Leila finalmente se calmó, luego se quedó mirando la puerta del dormitorio tratando de escuchar algo, pero no hubo movimiento desde atrás. Desde nació el niño, ella trataba a Charlie como a su propio hijo y lo amaba con todo su corazón, pero a partir de ahora, decidió que él solo serviría como peón.

"Como no puede aceptarme como su madre, dejaré de tratarlo como a un hijo", murmuró Leila enojada.

Mientras tanto, Sheryl de alguna manera sintió que algo terrible le estaba sucediendo a Charlie. Era una conexión extraña que no podía explicar, entonces, llamó a Charles.

Sin querer preocupar a la mujer, Charles le aseguró que todo estaba bien y que pronto visitaría a Charlie.

Sheryl se sintió aliviada después de su respuesta.

Debido a que era la primera vez que Shirley visitaba la Ciudad Y, planeó llevarla a pasear esa tarde. La niña estaba fascinada por todo lo que veía en la calle, y la joven madre hizo todo lo posible para hacerla feliz.

Fueron a una tienda de niños y Sheryl compró varias prendas para su pequeña. La madre y su hija tuvieron un gran día juntas.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir