ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 586 Conduciéndola a casa

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10304

Actualizado: 2019-10-18 00:50


Las palabras de Gary parecían querer dar a entender que Sheryl les había hecho un gran favor por el que ellos debían pagar. Para su sorpresa, incluso Nacy, que estaba ocupada en la cocina, salió solo para insistir en que se quedaran a cenar. "Por favor, quédese, señorita Xia. Mire, ya preparé su cena y si insiste en irse ahora, ¡será un gran desperdicio de comida!".

Sintiéndose derrotada, Sheryl sintió que era inútil continuar rechazando su afectuosa oferta. Charlie ya había empleado tácticas duras y suaves para evitar que se fuera y hasta todos los miembros de la familia lo ayudaron. Por lo tanto, tuvo que rendirse y quedarse a cenar.

Después de la cena, quería irse en seguida de Dream Garden, así que se despidió de ellos. Sin embargo, afuera estaba muy oscuro y estaba lloviendo fuertemente. En verano las lluvias ocasionales son normales en la Ciudad Y. No es de extrañar que la gente siempre diga que el clima en verano aquí es tan cambiante como el rostro de un bebé. De pie frente a la puerta, Sheryl dio un suspiro profundo.

"Escucha", de repente, Charles habló detrás de él. Se aclaró la garganta antes de decir de nuevo: "Escucha...". Pero esta vez, Sheryl lo interrumpió. "Señor Lu, si nos vas a pedir que nos quedemos aquí esta noche, es mejor que ahorres tus esfuerzos y no digas nada. Prefiero ir a casa empapada por la lluvia que pasar la noche en una casa ajena".

Luego lo miró con expresión alarmada, esperando con ansiedad su respuesta. Charles se quedó callado un momento. '¡Mujer tonta! ¡Esta es tu propia casa!'. Quería decírselo, pero optó por guardarlo para sí.

En cambio, dijo: "Estás exagerando, señorita Xia". Sonriente, continuó: "Lo que quería decir es...", hizo una pausa. "Er... Puedo llevarlas a Shirley y a ti a casa", casi tartamudeó para terminar la frase.

Al escucharlo, Sheryl sintió que le ardía la cara y apartó la vista avergonzada.

Charles no dijo nada por un momento y luego explicó: "No es fácil conseguir un taxi aquí, incluso cuando no llueve. Además, las cosas que compraste en el supermercado todavía están en mi auto, así que creo que no hay ninguna razón para no llevarte a casa".

Sheryl lo pensó por un largo rato. Si lo rechazaba, tendría que quedarse aquí por más tiempo. Por lo tanto, tenía que aceptar su sugerencia si quería irse a casa antes. Sonando resignada, se volvió para mirarlo de nuevo y dijo: "Realmente aprecio eso; gracias por la oferta de llevarnos a casa, señor Lu".

Charles estaba radiante ante sus palabras. Sin embargo, en lugar de conducir él mismo, le pidió a su conductor que los llevara. De esta manera, podía tener la oportunidad de estar más cerca de Sheryl y su hija. Así que los tres se sentaron en el asiento trasero, con Shirley en el medio.

Sheryl no podía sentirse más avergonzada por esta situación.

Como era una noche lluviosa, el auto se movía muy despacio. De vez en cuando, Sheryl pensó en pedirle al conductor que fuera más rápido, pero no lograba hablar.

Pensándolo bien, abandonó la idea; sería mejor no arriesgar sus vidas.

Para su alivio, Charles gua

le llevó mucho tiempo terminar las compras; con los ingredientes de los platos favoritos de Sue y Shirley en sus manos, regresó feliz a casa y comenzó a cocinar.

Pasó toda la mañana ocupada en la cocina. Cuando el almuerzo estuvo listo, le pidió a Shirley que llamara a la puerta de Sue y la trajera aquí. Sue bebió demasiado la noche anterior, así que no se despertó hasta que Shirley golpeó su puerta.

"¡Estamos aquí!", gritó Shirley mientras corría hacia la habitación sosteniendo la mano de Sue que todavía llevaba su camisón. Sheryl les sonrió y le dijo a Sue: "¡Ve y lávate la cara! Te esperaremos para poder almorzar juntas".

Sue obedeció su orden. Después de refrescarse en el baño, fue a la mesa del comedor y descubrió que Sheryl ya le había preparado una taza de agua con miel. "Puede hacer que tu estómago se sienta mejor; por favor, bébelo antes de almorzar", insistió Sheryl.

Sosteniendo la taza en sus manos, Sue se sintió abrumada por la dulzura de Sheryl.

Por supuesto que ella apreciaba su amistad. Sin embargo, se sentía incómoda de mostrarlo frente a ella después de todo lo que le había dicho antes.

Esta era también la razón por la que deliberadamente no vino a visitarlas en los últimos días.

"¡Aquí están! ¡Prueba y dime si mis habilidades culinarias han retrocedido!", dijo Sheryl mientras llevaba los platos uno por uno a la mesa. Había costillas agridulces, carne de res estofada con tomates, verduras chinas salteadas con champiñones, carne de cerdo desmenuzada con vegetales salteados y pescado estofado en salsa marrón. Era más que suficiente para las tres.

¡Estaban teniendo un festín! Era la primera vez que Sheryl preparaba una comida formal después de llegar a la Ciudad Y, por lo que le prestó mucha atención.

En primer lugar, quería celebrar que ella y Shirley se mudaran a esta ciudad y tuvieran su propio lugar para vivir. En segundo lugar, intentaba arreglar las cosas entre Sue y ella.

"¿Cómo están los platos?", le preguntó a Sue con ansiedad. Shirley y Sue ya habían comenzado a comer.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir