ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 626 ¿Qué diablos cociné

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8601

Actualizado: 2019-10-26 07:34


Sheryl estaba enojada porque Charles parecía no preocuparse por su cuerpo ni su salud. Él sabía que todavía no estaba recuperado completamente de sus heridas, entonces, ¿cómo podía dejar que Shirley se subiera a su espalda y jugara a cabalgar?

Sheryl decidió que si Charles continuaba con esta actividad sin tener en cuenta su salud, ella y Sheryl se irían porque si se quedaban le causarían problemas.

Al ver que Sheryl tenía a Shirley de la mano y estaba a punto de irse, Charles inmediatamente tomó su mano y le preguntó con inexplicable confianza: "¿Te preocupas por mí?".

"¡Suelta mi mano!", chilló Sheryl. Luego gruñó: "Es inútil preocuparse por ti porque ni siquiera te preocupas por ti mismo. Creo que ya no me necesitas, así que a partir de mañana no vendré más. Cuídate".

"Sher...", Charles sostuvo su mano con más fuerza; en ese momento estaba realmente asustado de que cuando la soltara, Sheryl no volvería más.

"No te vayas", suplicó y miró a Sheryl con dolor e inquietud en los ojos.

Esta mirada conmovió a Sheryl de inmediato. Finalmente, dejó de intentar soltar la mano de Charles; en cambio, dijo con voz fría: "Ya no me necesitas. ¿Por qué no dejas que me vaya?".

Charles no respondió, solo miró a Sheryl por un largo rato. Después de ese silencio largo e incómodo, finalmente encontró su voz: "Sher, yo... te escucho. Pero por favor, solo quédate". "Mientras no te vayas, escucharé todo lo que digas", prometió.

De alguna manera, el corazón de Sheryl se suavizó; dudó por un momento y finalmente dijo: "Recuerda lo que acabas de decir hoy. Si rompes tu palabra, no me culpes por no darte otra oportunidad".

"Está bien", respondió Charles rápidamente. En cuanto confirmó que Sheryl se quedaría, repitió sus palabras con una gran sonrisa: "Mientras te quedes, escucharé todo lo que digas".

Sheryl no tuvo más remedio que mirarlo, resignada; estaba tan feliz como un niño.

Luego, Sheryl se agachó para hablar con Shirley, que estaba de pie junto a ella. "Shirley, escucha bien. El tío Lu tiene heridas en su espalda, así que no puedes sentarte más sobre sus hombros así. ¿Lo entiendes?".

"Sher, lo siento", se disculpó Shirley de inmediato y miró a Sheryl con preocupación y miedo. No quería molestarla porque tenía miedo de que Sheryl se volviera a dormir con ese tipo de sueño, y no poder despertarla. Como era solo una niña, no sabía qué era un desmayo, así que supuso que Sheryl se había quedado dormida de repente esa mañana. "Seré obediente, solo no te duermas de repente otra vez", agregó.

"No te preocupes, nunca volv

a en el teléfono. "Realmente me hiciste un favor esta vez; muchas gracias, señora Zhou", agregó con una sonrisa.

"De nada. De todos modos somos amigos, así que hice lo que un amigo haría". La persona con la que Charles hablaba por teléfono era Pamela. Ella había sido la directora del jardín de niños Kiddie Cove y conocía bien a las otras escuelas de la Ciudad Y. Charles había hecho algunos negocios con Burke durante años, por lo que también se llevaba bien con Pamela.

Pamela lo consideraba un amigo y por eso se había esforzado en ayudarlo.

"Por cierto, señor Lu, Burke y yo aún no estamos casados", le recordó. "Creo que es un poco prematuro que me llames señora Zhou". Charles podía sentir que una sonrisa jugaba en los labios de Pamela mientras decía esto.

"Tarde o temprano serás la señora Zhou; entonces, creo que está bien que te llame así", Charles sonrió también. De repente recordó que Sheryl le había dicho que Shirley estaba a punto de ir al jardín de infantes de Pamela. Después de dudar por un momento agregó: "Tengo que pedirte otro favor, el próximo año escolar, una niña llamada Shirley ingresará a tu jardín de infantes. Quiero que me ayudes a cuidarla".

"¿Ella es...?", preguntó Pamela.

"Te lo diré la próxima vez que nos veamos", respondió Charles. Era una historia larga y no podía simplemente explicarlo por teléfono. Pamela también debía haberlo entendido, porque no hizo más preguntas sobre su relación con esa niña.

Tan pronto como colgó el teléfono, vio a Sheryl que caminaba hacia él.

Miró la sala vacía y preguntó: "¿Shirley y Charlie se fueron a dormir?".

"Sí", respondió Charles con una sonrisa. Luego sugirió: "¿Por qué no subes y descansas tú también?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir