ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 664 Ven, no seas un aguafiestas

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7563

Actualizado: 2019-11-03 00:12


"Está bien, mamá, como tú digas", concluyó George. Ya no quería debatir con ella.

Donna continuó poniendo a prueba su paciencia: "George, necesito que ahora mismo nos lleves a un restaurante local. Nos hemos estado muriendo de hambre desde que llegamos a la Ciudad Y". Donna sabía que George estaba esperando a Holley, pero ella tenía otros planes.

George frunció el ceño y dijo: "Mamá, solo esperemos unos minutos más. Estoy seguro de que Holley no tarda mucho en llegar".

"¡No veo ninguna razón para que yo tenga que estar aquí esperándola!", dijo Donna quejándose. "Será igual de sencillo esperarla en un restaurante mientras comemos. ¡Ahora, deja de hacerme perder el tiempo y vámonos!".

"Pero ella..." George tenía la intención de convencerla. Sin embargo, sus palabras terminaron esfumándose. Quería ponerse del lado de Holley, pero su falta de puntualidad también lo frustraba. Decidió esperar un poco más a Holley, pero Donna cada vez se volvía más y más impaciente.

"¡Basta de seguir esperando, he dicho! Sula y yo necesitamos ir ahora mismo a comer algo. ¡Así que vámonos!". Sin embargo, el tono exigente y arrogante de Donna solo estaba volviendo a George más terco.

Al ver eso, ella lo agarró por la muñeca y lo instó con un tono más tranquilo: "Ya no podemos seguir esperando. Vamos a un restaurante. Más tarde le puedes enviar por teléfono nuestra ubicación".

Finalmente, George tuvo que ceder a sus demandas, de lo contrario, ella no dejaría de quejarse.

Sin embargo, eso no fue suficiente para Donna. De la nada, comenzó a sugerir que Sula se sentara en la parte delantera al lado de George, de esa manera ella tomaría el asiento trasero. Según ella, esto disminuía sus mareos.

"Mamá, ¿desde cuándo te mareas cuando viajas en auto?", expresó George con sorpresa. Él sabía que ella estaba mintiendo. Ella nunca antes le había mencionado algo así. Además, la manera de lidiar con el mareo es sentarse en la parte delantera de un vehículo, no en la parte trasera. Luego se dio cuenta de que en definitiva, Holley quizás tenía motivos para odiar a Donna. Donna diría y haría cualquier cosa para que él se fijara en otras chicas.

"George, ¡¿crees que estoy mintiendo? !", dijo ella con indignación. Continuó haciendo una escena

un restaurante de Hot Pot que se encontraba cerca.

Después miró hacia atrás para obtener la aprobación de Donna.

Asintiendo con la cabeza, Donna estuvo de acuerdo: "¡Suena genial!". Donna se emocionó mucho con la sugerencia y comenzó a discutir las opciones de comida.

Una vez que llegaron, Sula le indicó a George que se estacionara cerca de la entrada del restaurante. Él se quedó en el auto después de que Donna y Sula salieron.

Confundida, Sula lo miró pidiendo una explicación.

George mencionó que debía hacer una llamada telefónica. Les pidió a Sula y Donna que no lo esperaran y que se adelantaran para ordenar su comida. De mala gana, las damas entraron y lo dejaron solo. George de inmediato la llamó a Holley por teléfono. Ya no podía soportar la presión él solo.

"Voy de camino al hotel", dijo Holley al contestar el teléfono. Ella ni siquiera esperó a que él dijera una palabra antes de comenzar a disculparse con sinceridad. George la interrumpió y le explicó que ya estaban en el restaurante y que le enviaría la ubicación. Totalmente estresado, la instó a ir allí lo más pronto posible. "Estoy conduciendo lo más rápido que puedo", respondió Holley de forma tranquilizadora. Con un tono cariñoso, también agregó: "En cuanto esté allí me aseguraré de disculparme con Donna".

Sus palabras le brindaron un poco de consuelo. Él suspiró y reiteró: "Está bien, te estaremos esperando en el restaurante. Te voy a mandar la ubicación, yo ya voy a entrar. ¡Por favor, apresúrate!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir