ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 697 vayamos en mi auto

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7557

Actualizado: 2019-11-10 00:02


Después de escuchar la explicación de Kitty, Shirley se volvió hacia Sheryl y le preguntó: "Sher, besé a Charlie. Entonces, ¿ahora es él mi novio?".

"Shirley, esa mujer te mintió", Charlie tiró de la manga de Shirley y la llevó al auto de Charles.

Sheryl se enfrentó a Kitty y le advirtió: "Kitty, sé que no te gusto. Pero somos compañeras después de todo. No creo que sea apropiado que le digas esas palabras a un niño. No te pases de la raya".

"¿Acaso he dicho algo inapropiado?", Kitty preguntó con una sonrisa burlona. "Ya que has hecho cosas tan infames, ¿por qué te importaría de repente cómo te juzgan los demás?".

Sheryl se quedó sin palabras debido a la ira. Sin importar lo que ella dijera, Kitty nunca la escucharía. Por lo tanto, sería inútil seguir explicando y defendiéndose.

Charles echó un vistazo a Kitty con los ojos despectivos. Estaba considerando cómo enseñarle a esta mujer una lección para hacerla darse cuenta de lo inferior que era.

Mientras tanto, David vino con Alice porque se le encargó la responsabilidad de los arreglos de los asientos de las modelos. Cuando Sheryl estaba a punto de subir al autobús, Charles la detuvo. "Sheryl, vayamos en mi auto".

Charles se aseguró de que su voz fuera lo suficientemente alta como para que Kitty lo escuchara también. Como era de esperar, la cara de esta se distorsionó al escuchar lo que dijo. Pues estaba muy celosa de Sheryl. Obviamente, se había vestido cuidadosamente hoy para llamar la atención de Charles. Pero, desafortunadamente, la atención de él solo se centraba en Sheryl.

De modo que Kitty le lanzó una mirada molesta a Sheryl cuando su sueño de ser invitada por Charles se hizo añico.

"No, gracias", Sheryl lo rechazó y sacudió la cabeza. "Puedo ir en autobús", agregó.

Pero Charles no quería ceder. "Shirley está en mi auto. Si los dos niños se comportan demasiado traviesos durante el viaje, no podré lidiar con los dos", dijo

Charles sin dejarla ninguna otra opción. No podía rechazar la razón que él puso, así que tuvo que subirse a su auto.

Les llevó dos horas llegar al complejo. Aunque era un día caluroso, sentían frío porque estaban rodeados de montañas, árboles y vegetación. Todos estaban emocionados de ver el hermoso paisaje.

Alice

medicamentos y botiquín de primeros auxilios.

Como estaba ocupada, Shirley fue la que abrió la puerta. Charles y Charlie estaban afuera. Al verlos, Shirley saltó a los brazos del hombre con entusiasmo y alegría. "Me encanta este lugar, tío Charles".

"¿De verdad? Me alegra que te guste", Charles la levantó y le besó en ambas mejillas. "Como te encanta, te traeré con más frecuencia", agregó.

"¡Eso es genial!", respondió la niña felizmente. Estaba más que feliz de escuchar la promesa del hombre. Pero Sheryl, por el contrario, no sentía lo mismo, pensó que ya le debía demasiado a Charles. Si continuara aceptando su ayuda, nunca podría pagarle en el futuro.

Así que a regañadientes, le sonrió a Charles y se negó cortésmente. "Gracias por la ofrecimiento, Sr. Lu. Pero me temo que no podemos permitirlo".

"No tienes que pagar nada", respondió Charles con el ceño fruncido y agregó: "Me gusta mucho Shirley, así que me encantaría traerla aquí con más frecuencia".

Sheryl se quedó sin nada que decir, de modo que se mantuvo callada por un rato. "Dime, ¿por qué viniste?", finalmente preguntó.

"Charlie quería jugar con Shirley, así que lo traje aquí". Charles inventó una excusa perfecta mientras el niño lo miraba con desprecio.

En realidad, era él mismo el que quería ver a Sheryl. Pero no podía contarle eso, así que necesitaba usar a su hijo como pretexto.

'¡Bien! Esta vez pasaré por alto tu mentira por todo el esfuerzo que hiciste para ganarte a Sheryl', se dijo Charlie.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir