ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 728 Una vida de recuerdos

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 7638

Actualizado: 2019-11-16 00:12


"Está bien", dijo Charles, seco. La noticia de la recuperación de la memoria de Sheryl no despertó nada en él.

Que ella fuera Sheryl o Autumn, que recordara o no su pasado, era su vida, y él no tenía nada que ver; no afectaba lo que sentía por ella.

Lo que sí le preocupaba, sin embargo, eran los frecuentes dolores de cabeza y debilidad que la afectaban últimamente.

"Sher", Charles pronunció el apodo naturalmente. No importaba si la mujer frente a él tenía nuevos recuerdos ese día, él la trataría de la misma manera que siempre. "¿Cómo estás? ¿Te sientes mejor ahora?", preguntó y se acercó a ella preocupado. Le dolía verla en ese estado, acostada en la cama con una guía de suero en la mano, luciendo frágil e inquieta.

En ese momento, Sheryl se sentía más completa; recordaba muchas cosas. Miró a Charles y sintió el afecto que había estado escondido en su interior: lo había amado profundamente.

Aun así, no podía recordar por completo el momento en que tuvo a su bebé; podía acomodar la mayoría de las piezas, pero no la que más le importaba.

"¿Qué pasa?", insistió Charles. "¿Te sientes enferma?", como no respondió, le indicó a David: "Llama al doctor".

Esto sacó a Sheryl de su pequeño trance; suspiró: "Estoy bien, Charles, no necesito ver al doctor".

"Me preocupas", sonaba inseguro. Charles se sentó cerca, pero no tanto como para molestar el lugar donde descansaba. "¿Qué puedo hacer? Si algo te sucede, ¿qué puedo hacer?".

Sheryl le sonrió; fue una sonrisa tenue, pero tranquilizadora. "Estoy bien, lo prometo". 'Autumn', de repente, pensó en el nombre. Ella había sido Autumn, y aún lo era, incluso si había llevado una vida diferente durante tres años.

"¿Qué pasa?", Charles quería consolarla, hacer que se sintiera segura, pero sabía que un millón de cosas estaban sucediendo en su cabeza, podía verlo en sus ojos. Aunque estaba frente a él, su mente estaba muy lejos, juntando las piezas de una vida de la que se había alejado.

Charles tomó su mano entre las suyas. "¿Te acuerdas de todo?".

La pregunta la hizo tragar en seco; nunca esperó que Charles estuviera allí durante su recuperación, y no estaba segura de cómo lidiar con eso. "Recuerdo la mayor parte, lo creo".

Al mirar hacia arriba, captó su imagen en el espejo de la pa

mente estaba...", hizo una pequeña pausa. "Bueno, muerta. Pero, el señor Lu nunca dejó de creer que estaba ahí en alguna parte. Ahora todos verán que tenía razón al seguir buscándola".

Sonrió tranquilizadora, pero Sheryl sintió otra vez esa sensación complicada en su pecho. ¿Cómo podría merecer el amor de Charles por ella? ¿Cómo podía enfrentarlo después de todo lo que había hecho por ella?

Ella estuvo con Anthony estos últimos años y aunque nunca durmieron juntos, igual no pudo evitar sentirse mal por Charles.

Fue un largo día, pensó. "Estoy bastante cansada ahora, gracias, Alice. Trataré de dormir un rato". Cerró los ojos y trató de alejar los ruidosos pensamientos.

"Muy bien, señora Lu, descanse bien y llámeme si necesita algo. Estaré en la puerta".

Alice salió y Sheryl se quedó sola en la habitación. Su mente era un caos; demasiados pensamientos entraban y salían, demasiados 'qué-si' y 'qué debería haber sido'. Era demasiado para ella.

Cuando Charles regresó, se quedó lo más callado posible para no despertarla. Ella igual podía oírlo, por supuesto, porque estaba completamente despierta, pero se sentía incapaz de enfrentarlo.

No sabía cómo.

Durante un tiempo, Charles pensó que mientras Sheryl recuperara su memoria, podrían encontrar al niño; pero aunque sus recuerdos habían regresado, algo sobre ese maldito día lo mantenía alejado de ellos.

'Tal vez...', comenzó a pensar. 'Tal vez sea mejor así. Tal vez sea mejor que no recuerde el dolor de tener un hijo y de perderlo'.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir