ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 753 No eres nadie para mí

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10557

Actualizado: 2019-11-21 00:12


Arthur estaba extremadamente malhumorado cuando le dijo a Laura: "¡Basta de tonterías! Te dije que Sheryl no tiene nada que ver con Anthony. Lo que deberías hacer es vigilarlo. Por favor, mantenlo alejado de Sheryl, y así yo te podré asegurar que ella no volverá a ver a Anthony...".

"¡Abuelo!", dijo Sheryl de improvisto. Hizo una pausa por un momento antes de continuar hablando con Arthur: "Creo que sé dónde está Anthony".

Aunque Sheryl lo dijo con mucha claridad, Arthur se veía asombrado, como si hubiera algo que no comprendiera. Al escuchar eso, Laura se burló: "Bueno, bueno, eso lo explica todo".

"Sher, ¿estás segura de lo que estás diciendo?", preguntó Arthur.

"Claro que lo estoy", respondió ella. Sheryl le echó un vistazo a Laura y dijo: "Dije que creo que sé dónde está, pero eso no quiere decir que esté segura de eso, solo significa que es probable que él esté allí. Puedo llevarte allí para que tú misma puedas comprobarlo, pero claramente existe la posibilidad de que tampoco lo encuentres allí".

"Está bien, está bien, entiendo tu punto", dijo Laura con impaciencia, y de una manera no tan sutil, le hizo gestos a Sheryl para que le indicara el camino.

Obviamente Laura no creía nada de lo que Sheryl había dicho. En su mente, estaba absolutamente segura de que Sheryl sabía exactamente dónde estaba Anthony, pero se negaba a decírselo.

Aunque sabía que Sheryl era la nieta de Arthur, seguía teniendo el mismo sentimiento de desprecio que sintió desde el día que la conoció. Desde el punto de vista de Laura, Sheryl estaba mintiendo.

Cuando entraron al elevador, Sheryl cargó a Shirley y pudo sentir que su hija estaba temblando. Sheryl le dio un cálido apretón maternal y la besó en su redonda y suave mejilla. Amy miró a Shirley y dijo: "Pobre niña, ¿por qué debe pasar por todo esto a su edad? ¡Ella acaba de salir del hospital! ¡Todo esto es demasiado; qué pena que siendo tan joven ya tenga que lidiar con cosas como estas!".

Sin una pizca de compasión y nada más que malicia en sus ojos, Laura les echó un vistazo y se burló: "¡No sean tan dramáticos! Ella solo tiene un poco de frío. ¿Por qué tienen que hacer un escándalo de algo tan insignificante?".

Ella de verdad pensaba que Shirley no tenía algo tan grave.

Pero Junia pensaba de una manera muy diferente. Basándose en la manera que Sheryl miraba a Shirley, esta última tenía una innegable expresión de terror en su rostro. ¿Cómo podría un resfriado común ser tan estresante para una madre? Tenía que estar sucediendo algo más. Además, Shirley se veía un poco desanimada.

Junia no pudo contenerse. Ella simplemente tenía que saber la verdad, por lo que le preguntó a Sheryl qué era lo que de verdad estaba pasando con Shirley.

Con desprecio y odio, Amy fulminó con la mirada a Laura y dijo: "¿Por qué no le preguntas sobre eso a ella y a su buen hijo? Allá afuera hay hombres jóvenes que son capaces de...".

Arthur la interrumpió: "Vamos, no es apropiado que tengamos ese tipo de conversación delante de los niños. ¿De acuerdo?"

Amy comprendió lo que quería decir y por respeto se detuvo. Laura continuó burlándose de ello, pero Junia se s

e Sheryl creyera en su historia. Pero de repente se dio cuenta de que no podía permitirle llevar las riendas de la conversación de esta manera, sobre todo cuando estaban en su propia casa. Ella frunció el ceño y le preguntó a Sheryl: "¿Qué haces aquí? ¿Qué te hizo pensar que hacías bien en invitar a tanta gente a venir a mi casa sin avisarme?".

Laura las miró a ambas, dibujó una media sonrisa en su rostro y dijo: "Bueno, bueno. Sheryl, estoy un poco confundida. Dijiste que me llevarías a ver a mi hijo, pero ¿por qué nos trajiste aquí? Hasta donde yo sé, tu apartamento no está muy lejos de aquí, ¿verdad? ¿Por qué no nos llevas a tu apartamento para ver si él está ahí?".

"¡Cállate! ¡¿Acaso quieres ir a mi departamento y echar un vistazo por tu propia cuenta?! Adelante, ve e inténtalo... ¡Yo te reto !", dijo Sheryl apretando los dientes.

Precisamente se había llevado a Shirley a su casa para evitar exponerla a esta clase de tonterías que no la dejarían descansar, pero Laura quería ir a buscar a su hijo a su departamento. ¿Cómo podría permitir que Shirley fuese perturbada de nuevo? No iba a permitir que nadie, y mucho menos Laura, provocara que su hija no pudiera descansar lo necesario para poder recuperarse. Como madre, ¡era su deber proteger a su hija! Y maldita sea, Laura iba a hacer exactamente eso. Si proteger a su hija significaba luchar contra todo el mundo e incluso morir, lo haría con gusto.

Todos quedaron impactados por lo que Sheryl había dicho, especialmente Sue.

Sheryl siempre había sido amable, tranquila y gentil. Cuando todavía eran amigas, nunca había visto a Sheryl comportarse de esa manera.

"¿De qué estás hablando?", Laura se puso de malhumor. "¿Tienes alguna idea de con quién estás hablando?".

"¿Se supone que eso me debería importar?", Sheryl se dirigió hacia Laura y, con un tono firme y decidido, dijo: "No necesito saber quién eres, ya que no eres nadie para mí. ¿Por qué no dejas de pretender que eres una anciana honorable? A decir verdad, para mí, tú no mereces el respeto".

Al escuchar eso, Laura se quedó completamente paralizada.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir