ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 778 Tomando las riendas de la situación

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9259

Actualizado: 2019-11-26 00:12


Holley no tenía idea de por qué mencionó lo de la boda tan de repente. Quizás su llamada telefónica con Leila la había dejado un poco preocupada. Cuanto más pensaba en ello, más preocupada se sentía.

A este paso, cualquier cosa podría pasar. Realmente no podía predecir el próximo movimiento de Donna, por lo que quería casarse lo antes posible con George.

"¿Por qué sacas a relucir ahora el tema de la boda?", preguntó George, quien no pudo ocultar su confusión. El comentario de Holley había salido de la nada.

"¿No quieres casarte conmigo?", respondió ella. Antes de que él tuviera la oportunidad de responderle, Holley continuó: "George, ya no soy una niña. Quiero sentar cabeza y tener una familia. ¿O qué? ¿No quieres hacer eso conmigo?".

"No seas tonta", dijo George mientras agarraba su mano. "Desde que te conocí, siempre he soñado con casarme contigo. ¿Por qué dudaría en hacerlo?".

Con los ojos llenos de emoción, Holley comenzó a decir con recelo: "Bueno, ¿qué tal si vamos mañana al registro civil para tramitar nuestro matrimonio?", mirando a George directo a los ojos, le suplicó: "Querido, no puedo esperar más. Ya no me importa si tu madre está o no de acuerdo. Estar contigo es todo lo que quiero".

"¿Mañana?", preguntó George, quien retrocedió ante la prisa que ella tenía por casarse. Sin embargo, tenía que darle una respuesta, así que se le ocurrió una excusa: "Querida, mañana tengo que salir a un viaje de negocios. ¿Podemos hacer eso una vez que regrese de mi viaje?".

Al escuchar que George estaba de acuerdo con casarse dentro de poco, Holley se sintió aliviada. Luego apoyó la cabeza sobre su hombro y expresó sus sentimientos en voz alta: "Eso era todo lo que necesitaba escuchar".

George sonrió y plantó un largo beso sobre su frente.

Holley no podía dejar de preocuparse ante la posibilidad de que Donna intentara estropear su plan, por lo que tenía que encontrar la manera de casarse con George lo antes posible.

Leila comenzó a preparar la cena para Shirley y Charlie después de que terminó su llamada con Holley. En realidad, nunca tuvo la intención de hacerles daño a los niños, solo quería poner nerviosa a Sheryl.

Muchos pensamientos cruzaban por su mente, pero uno en particular lograba destacarse. Ella comenzó a darse cuenta que desde el principio, Holley era quien la alentaba y presionaba para que hiciera cosas malas. Había permitido que ella la influenciara hasta tal punto, que ya no podía decir 'no' a todo lo que le pedía hacer.

Sin embargo, siempre terminaba perdiendo y lamentando haberle hecho caso.

Leila llevó la cena a la habitación de los niños y decidió quedarse un rato. Los vio jugar y notó lo paciente y amable que Charlie era con Shirley. La niña se sentía segura y cómoda cuando

Hizo una pausa para ordenar sus ideas y continuó: "Si de verdad amaras a tu hijo, deberías haberme elegido a mí en lugar de Sheryl. No puedes estar con ella y esperar que yo simplemente renuncie a mi hijo. ¿Y yo con qué me

quedo? No puedes tenerlo todo, ¿lo sabes? ¿Quieres a tu hijo? Está bien, entonces cásate conmigo. Esa es tu solución". A pesar de sus sentimientos, el tono de Leila era frío y despreocupado.

Cuando la escuchó, Charles frunció el ceño. "A pesar de todo lo que ha pasado, sigues soñando despierta, ¡te lo digo de una vez por todas, nunca me casaré contigo! Tienes que olvidarte de eso".

Sin embargo, su respuesta era exactamente lo que Leila esperaba escuchar. Entonces, en lugar de enojarse, ella le mostró una sonrisa afectuosa y continuó diciendo: "No te preocupes. Ya me cansé de esperarte, lo pensé y decidí darte otra opción". Leila hizo una pausa antes de explicar: "Hoy en día, nada es más útil y confiable que el dinero. La gente te fallará, pero el dinero puede hacer cualquier cosa. Así que si quieres a tu hijo, la próxima vez que vuelvas, asegúrate de tener una buena oferta", concluyó ella diciendo lo que pensaba al tiempo que se levantaba. "Creo que hoy ya no tenemos más de qué hablar, así que es hora de terminar esta reunión. Tómate un tiempo y piensa cuánto vale tener a tu hijo contigo, entonces solo así podremos seguir hablando".

"¡Espera!", gritó Charles enojado cuando ella estaba a punto de irse. Él también se puso de pie, luciendo furioso.

Al principio, Leila solo se volteó a medias, pero al percatarse de la postura de Charles, lo encaró de frente y le preguntó con sarcasmo: "¿Qué? ¿Qué vas a hacer? ¿Golpearme aquí mismo?".

Con una sonrisa insolente, ella reiteró: "No lo olvides. Tus hijos todavía están en mis manos. Si te atreves a lastimarme, nunca los volverás a ver".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir