ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 780 Confesarlo a Sheryl

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11839

Actualizado: 2019-11-26 00:18


Tener a toda la familia junta era algo en lo que Charles ni siquiera podía pensar hacía unas horas. Solo podía estar agradecido por este momento. Miraba a Shirley mientras ella sostenía sus manos, esbozó una amable sonrisa y le dijo suavemente a la niña: "¿Qué pasa?". Luego se agachó y le dio una palmadita en la cabeza. "Acabas de decir que quieres ver a tu madre, ¿no? Mira, tu mamá está allá", le dijo señalando a Sheryl.

Fue entonces cuando Shirley se armó de valor y caminó hacia la cama. Una tímida voz se escapó de su boca cuando dijo: "Mamá".

Al escuchar la voz de Shirley, Sheryl no pudo contener sus lágrimas. Tocó las mejillas de su hija, y sentía las lágrimas que corrían.

Luego la cogió y la abrazó como si estuviera sosteniendo un tesoro que hubiera recuperado.

Al ver la feliz escena, Isla salió a escondidas de la habitación, sentía que lo mejor sería dejar a Charles y a Sheryl solos. Le dio una palmadita en el hombro a Charles antes de irse.

Después de ver la actitud de Sheryl, se dio cuenta de que Charles todavía tenía un largo camino por recorrer. Todo lo que podía hacer en ese momento era rezar por ellos para que pudieran ser como antes muy pronto.

Charles caminó hacia la cama y mantuvo su mano sobre la cabeza de Shirley. Él acarició su suave cabello y dijo: "Sher, te prometí que te devolvería a Shirley completamente sana y salva. Ves, cumplí mi palabra".

Shirley se aferró al pecho de su madre mientras le limpiaba las lágrimas de la cara. Sheryl sintió tal consuelo que nunca podría expresar con palabras. Tener a Shirley cerca de ella se sentía como un bálsamo relajante para su mente. Miró a Charles y dijo con voz suave pero sincera: "Muchas gracias".

Charles se sorprendió cuando ella le expresó su gratitud de esa manera. Frunció el ceño y le respondió: "Sher, no tienes que agradecerme".

"Pero, sí debería darte las gracias", respondió Sheryl nuevamente con gratitud. Luego levantó la cabeza y miró a Charles. Todos estos días había estado ansiosa por Shirley. Ahora que la niña estaba frente a ella, se preocupó por Charles, que se mantuvo firme en un momento de desesperación. Entonces le dijo con voz preocupada: "Sé que no has dormido bien en estos últimos días. Has dedicado cada minuto a buscar a Shirley. Debes estar exhausto. ¿Verdad?".

"Estoy bien", Charles movió levemente la cabeza y habló con una sonrisa. Se veía cansado, pero feliz. Tenía ojeras, pero la amplia sonrisa en su rostro hizo que su estado de ánimo fuera bastante claro. En el fondo trataba de mantenerse firme. Estaba más feliz que cualquiera porque sus dos hijos estaban sanos y salvos. Así que todos sus esfuerzos valieron la pena.

"Oh, ¿dónde está Charlie?", dijo Sheryl mirando a su alrededor tratando de encontrarlo. De repente se le ocurrió que no vio a Charlie en ninguna parte alrededor y eso la puso más ansiosa. No verlo frente a ella la hizo estremecer su corazón. Lo habían secuestrado junto con Shirley, y ella ya había vuelto; pero Charlie no estaba por ninguna parte. ¿Cómo podría ser que él hubiera regresado y no hubiera ido a su encuentro? ¿Dónde estaba?

"Está justo aquí. Se lastimó y el médico lo está atendiendo ahora", dijo Charles con voz tranquila.

En el momento en que la noticia de que Charlie estaba herido llegó a los oídos de Sheryl, ella casi se levantaba de la cama. Preguntó con ansiedad agarrando la mano de Charles: "¿Qué le pasa a Charlie? ¿Cómo se lesionó? ¿Es algo serio?".

Tantas preguntas de una sola vez dejaron a Charles sin tiempo para responderle. Per

ealmente preocupada por dejar a Shirley y a Charlie solos en casa. Por favor, dame de alta. Solo quiero estar con los niños".

Sheryl siguió razonando con Arthur hasta que él cedió y dio su consentimiento para que le dieran de alta. "Pero tienes que prometer que vendrás al hospital para chequeos regulares", le advirtió con preocupación.

Cuando salió del hospital, Abby ya la estaba esperando afuera. Recibió a Sheryl con una sonrisa y le dijo: "Sube al auto, te llevaré a Dream Garden".

Sheryl no quería molestarla y declinó educadamente: "No te preocupes, Abby. Puedo ir yo sola".

Pero Abby apoyó su mano sobre su hombro y le insistió: "No importa. Y además, quiero hablar contigo". Diciendo esto, hizo un gesto hacia el auto y suavemente condujo a Sheryl hacia él.

Sheryl no pudo ignorar las palabras de Abby. Sentía curiosidad por lo que Abby tenía que decirle, de manera que no tuvo más remedio que aceptar su oferta. Entró al auto y se sentó en el asiento delantero cuando Abby comenzó a conducir. Sheryl esperó a que Abby hablara, pero seguía conduciendo en silencio con una expresión muy seria en su rostro. Sheryl se puso cada vez más ansiosa y rompió el silencio. "Abby, ¿acabas de decir que quieres hablar conmigo? ¿Qué pasa?".

"Sí", dijo Abby torciendo sus labios, pero ella no sabía cómo decirlo. Sheryl pudo notar que estaba en un dilema, así que decidió esperar a que se abriera.

Después de un largo rato de vacilación, finalmente le dijo a Sheryl: "Hoy quería verte porque yo... quiero disculparme contigo".

"¿Disculparte?", Sheryl repitió la palabra con sorpresa. Esa era la última palabra que podía esperar que Abby pronunciara. La miró sorprendida y se detuvo por un segundo antes de hablar: "¿Qué quieres decir con eso? ¿Por qué necesitas disculparte conmigo?".

"Yo...", Abby recordó lo que Andy le había hecho a Sheryl y su rostro se llenó de remordimiento. Le resultaba difícil hacer contacto visual con ella. Pero tenía que hacerlo sin importar lo difícil que fuera. Ella pensó que sería mejor que ella se lo confesara a Sheryl en lugar de que lo descubriera un día.

"Sher, sabemos que hemos hecho algo terriblemente malo. Puedo entender si nos culpas. Pero...", Abby continuó con una sonrisa irónica en su rostro: "Mamá y papá ya son viejos, y no tienen idea de lo que Andy ha hecho. Espero que no los culpes".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir