ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 786 Solo dile la verdad

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8389

Actualizado: 2019-11-27 00:15


Charles tomó un sorbo de cerveza, se volvió hacia Andy y le dijo lentamente: "Rick está a salvo ahora; Sheryl y los niños también están de regreso. Avancemos y dejemos atrás todo el accidente, actuemos como si nunca hubiera sucedido".

"Es más fácil decirlo que hacerlo, me estás pidiendo que me olvide de lo que he hecho. Simplemente no puedo hacerlo; la culpa que siento me está devorando por dentro. Simplemente no puedo perdonarme a mí mismo", sonrió con ironía y continuó: "¿Cómo podría? Ni siquiera puedo dormir, porque sigo pensando en todas las cosas que han sucedido. Está Sheryl, que sufrió tanto por este accidente; y también pensé en ti, y en cómo sufriste durante tanto tiempo cuando ella desapareció. Duele sentir tanto arrepentimiento, siento como que alguien puso una piedra pesada en mi pecho y me pesa cada minuto que pasa".

La parte por la que Andy sentía más culpa era el hecho de que él confió en que Anthony podría hacer feliz a Sheryl. No podía creer lo que Anthony le había hecho a ella.

Charles sonrió con calidez y trató de consolarlo. "Deja de pensar en eso. Escúchame, déjalo ir. Las cosas mejorarán ahora, deja de agobiarte con cosas que ya han sucedido".

Continuaron bebiendo y Andy siguió disculpándose con Charles, quien decidió perdonarlo y ofrecerle consuelo.

Charles se estaba poniendo en los zapatos de Andy; al igual que él, también era padre, por lo que sabía muy bien que es natural ser egoísta con su propio hijo.

Ya era de mañana cuando Charles dejó a Andy. Antes de llegar a casa, Charles recibió una llamada de Hugo, quien le dijo que Leila había sido llevada a la estación de policía; suspiró aliviado al escuchar las buenas noticias.

Llegó a casa antes del amanecer y al echar un vistazo a su casa vacía, Charles se dio cuenta de que su corazón se sentía igual de vacío.

Se acomodó en el sofá y cerró los ojos por un momento. Poco después, entró Nacy, quien al verlo en el sofá le preguntó con tono preocupado: "Señor Lu, ¿acaba de llegar a casa?".

"Sí", murmuró Charles y apretó con suavidad sus nudillos contra la sien, con la esperanza de aliviar su dolor de cabeza. "¿Cómo estuvo Charlie anoche? ¿Pasó algo? ¿Él está bien? ¿Estaba sufriendo? ¿Lloró?", hacía una pregunta tras otra.

"No se preocupe, Charlie está perfectamente bien", respondió Nacy. "Es tan duro como su padre, o sea, usted, incluso si estaba dolorido, nunca se quejó, ni una palabra".

Una fractura tan severa en un niño tan pequeño debía ser muy dolorosa, pero Charlie

favor, déjame hacerlo; estás herido y sería difícil para ti hacerlo solo". Pensando en lo difícil que debía ser para el niño, no pudo contener las lágrimas que corrían por sus mejillas. Charles se sentó a su lado y le dio palmaditas en la espalda suavemente para consolarla. "Muy bien, dejemos de estar tristes, ¿de acuerdo? Solo mira a Charlie; se ve mucho mejor, ¿no?".

"Estoy bien", respondió Shery y se secó las lágrimas con el dorso de la mano.

Después del almuerzo, Shirley y Charlie fueron al patio para jugar. Sheryl los miraba por la ventana, con un montón de pensamientos corriendo por su cabeza.

Charles se paraba a su lado y le entregó una taza de té caliente. "¿Qué estás pensando?", preguntó.

Sheryl sacudió su cabeza. "Nada", dirigiendo su mirada a Charles, agregó: "Bueno, hay una cosa. Estoy pensando en cómo le diré a Charlie que soy su madre".

En el fondo de su mente, sabía que un día la verdad saldría a la luz, pero no tenía idea de cómo decírselo.

Charles se encogió de hombros. "Solo dile la verdad, lo mejor que puedas", sugirió. "No te preocupes por Charlie, él no es como otros niños. Él lo entenderá, créeme".

"Sin embargo...", comenzó Sheryl. No podía admitirlo en voz alta, pero temía lastimar a Charlie una vez que le revelara su verdadera identidad.

Incluso después de pensarlo por un tiempo, todavía no podía decidirse. "Lo siento, todavía necesito más tiempo para pensar en esto, para pensar en lo que debería hacer", dijo.

"No te preocupes", dijo Charles, tratando de tranquilizarla. "Charlie es nuestro hijo, y lo conozco bastante bien; Puede que sea difícil para él al principio, pero sé que podrá aceptarlo".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir