ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 791 ¿Quién se convertirá en el papá de Shirley

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8841

Actualizado: 2019-11-28 01:04


Charlie fulminó con la mirada a Leila y habló con una voz fría: "Tú sabes mejor que nadie quién es el que miente y quien no, ¿verdad?".

El chico era demasiado inteligente para su edad, por lo que Leila sabía muy bien que no podía engañarlo. Aun así, trató de convencerlo y le explicó con preocupación: "Charlie, escúchame... Sheryl es una mentirosa. Ella es una tramposa. No confíes en esa mujer. Tú nunca le vas a importar".

Al escuchar esto, Charlie se burló: "Me imaginé que eso sería lo que hoy me dirías. En verdad esperaba que hubieras cambiado y te arrepintieras de lo que hiciste. Pensé que te disculparías por tus actos, pero veo que estaba equivocado. Las personas como tú deberían quedarse toda la vida encerradas en la cárcel". Cuando Leila intentó difamar a Shery frente a él, Charlie ya no pudo seguir tolerándolo.

Puso una sonrisa sarcástica en su rostro, mientras miraba a Leila, le confesó: "Ahora no te sorprendas cuando te diga que siempre supe que no eras mi madre biológica, pero me guardé la verdad y nunca se lo dije a nadie".

Leila nunca había esperado que Charlie dijera algo como eso y dijo de improvisto: "¿Qué... qué quieres decir?".

Leila quedó completamente atónita por el comentario. Se quedó boquiabierta y lo miraba fijamente, mientras tanto, Charlie siguió hablando con una sonrisa engreída: "¿Recuerdas el chequeo físico que hace tiempo te realizaste?", Charlie continuó: "Desde ese momento supe que era imposible que tú pudieras ser mi madre biológica. Y también debes tener en cuenta que incluso nuestros tipos de sangre no son compatibles. Entonces, como puedes ver, todo este tiempo supe la verdad, solo que no te lo dije". Charlie miró a Leila directo a los ojos y continuó: "¿Sabes por qué hoy estoy aquí? Porque esperaba que cambiaras. Si lo hubieras hecho, yo le habría suplicado a mi padre que te ayudara. Después de todo, fuiste tú quien me crio, pero lo que acabas de decir me hizo cambiar de opinión. Creo que sería mucho mejor dejarte aquí".

Leila se sobresaltó. Sabía que Charlie era diferente, que era más independiente e inteligente que otros niños, pero nunca esperó que guardara tantos secretos. Nunca pudo ejercer control sobre él, y ahora parecía que en realidad nunca podría haberlo hecho.

Durante todos estos años, Leila pensó que había mantenido la verdad en secreto, pero ahora era tan clara como la luz del día y ni siquiera tuvo que revelarla. Se dio cuenta de que era ella quien estaba en la oscuridad. ¡Este pequeño diablillo sabía la verdad! Por eso siempre la había tratado con tanta indiferencia.

"Si ya lo sabías...", preguntó Leila, obligándose a recuperarse d

asiado joven para comprender todo esto y ni siquiera era tan sofisticada como Charlie. Sheryl sabía que Shirley debía estar preparada para esto.

Necesitaba saber lo que pensaba porque temía que Shirley no pudiera aceptarlo.

"Bueno... él me agrada", antes de contestar, Shirley había estado callada, pensando en su respuesta con la cabeza inclinada hacia un lado. "Charles es amable y Charlie también".

"Entonces... ¿te gustaría que él se convirtiera en tu papá?", preguntó Sheryl con nerviosismo.

Desde que Sheryl recuperó su memoria, estaba pensando en restaurar su relación con Charles. Y esta fue una oportunidad para conocer lo que Charlie y Shirley opinaban.

"Pero... ¿y qué hay de Tony? ¿Él también estará con nosotros?", preguntó Shirley con la misma inocencia. Pero el nombre golpeó a Sheryl como un látigo, el cual provocó que su médula se irguiera de un solo golpe.

Shirley casi se había vuelto autista por culpa de Anthony. Aunque su hija ahora se encontraba bien, Sheryl nunca podría perdonarlo por lo que había hecho.

"¿Por qué mencionas a Anthony?", preguntó Sheryl.

Shirley se veía confundida y respondió: "Tony también me preguntó si podía ser mi padre. Pero él ya no me agrada", luego continuó: "En los programas de televisión, cuando un hombre y una mujer se quieren, ellos se toman de las manos. Tú nunca lo tomaste de la mano, así que ni siquiera te gusta, ¿verdad?". Después de escuchar a Shirley, Sheryl lanzó un suspiro profundo. Tenía que manejar esta situación con sumo cuidado. Shirley era una niña muy sensible. Si en la pequeña mente de su hija había el más mínimo rastro de arrepentimiento o pesar, Sheryl no podría tomar una decisión. Tenía que preparar a Shirley antes de optar por volver a estar con Charles.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir