ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 800 Mudanza

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8928

Actualizado: 2019-11-30 00:14


Antes de que Arthur trajera a Sheryl a casa desde la estación de policía, Shirley insistió en esperar en la sala de estar en lugar de dormir en su habitación. Sin importar cuánto había tratado Nancy de convencerla, todo el esfuerzo había sido en vano, la pequeña niña estaba tan preocupada por su madre que decidió no dormir.

De repente se escuchó un chasquido desde la entrada, Shirley lo notó e inmediatamente corrió hacia allá. Cuando la puerta se abrió y Sheryl apareció ante Shirley, la pequeña se emocionó, corrió a los brazos de su madre y la abrazó con fuerza.

"¿Shirley? ¿Por qué todavía no te vas a dormir?", sorprendida, Sheryl le preguntó a su hija con una cálida sonrisa en su rostro.

Nancy suspiró y dijo: "¡Es una niña muy obstinada! Ella insistió en que debía esperar hasta que su madre llegara a casa, no pude hacer nada al respecto".

Sheryl se sentía alegre y orgullosa porque Shirley se preocupara tanto por ella a pesar de que solamente era una niña. Siempre se decía que el amor de una hija por su madre era como sentir una cálida cobija en el frío invierno e indudablemente Sheryl se dio cuenta de eso en ese preciso instante.

Sheryl se agachó, le sonrió a su hija con ternura y dijo: "¡Shirley, no te preocupes! Mamá está bien. Ahora deberías dejar que Nancy te lleve a la cama".

Shirley tenía una carita renuente, de hecho ella deseaba acostarse con su madre esta noche, pero aun así decidió hacerles caso a sus indicaciones.

Shirley asintió con una mirada de dulzura y dijo: "Buenas noches, mamá".

"Buenas noches, cariño", respondió Sheryl. Luego, ella observó a su hija entrar a su habitación y se giró hacia Arthur para decirle: "Abuelo, ya es bastante tarde, no deberías quedarte por mucho tiempo, lo que deberías hacer es irte a casa y dormir un poco, debes estar cansado también".

En cuanto a Sheryl, ella no tenía planeado dormir esa noche, la verdad era que había decidido mudarse, así que tenía muchas cosas que empacar. Aunque Sheryl no había encontrado ningún lugar para trasladarse, no estaba dispuesta a quedarse en este lugar por más tiempo, incluso consideró reservar una habitación en un hotel durante varios días antes de poder encontrar un sitio para establecerse.

"Estoy bien", dijo Arthur. Él miró a su nieta y preguntó pensativamente: "¿Estás segura de que quieres mudarte de aquí, Sher?".

"De hecho sí, estoy bastante decidida", respondió Sheryl. Ella asintió y habló con su abuelo: "Estoy muy segura de que ya no quiero estar en este lugar, Sue no se sentirá cómoda si sigo viviendo justo enfrente de su puerta y para ser honesta, yo tampoco".

Después, Sheryl soltó una carcajada irónica y conti

ija lo mejor de todo y mantenerla lejos de la tristeza y el sufrimiento.

"Deberías tener cuidado con Laura, las cosas que sucedieron hoy...", Arthur se detuvo para no lastimar más a Sheryl. Después de un suspiro, continuó: "Afortunadamente, alguien en la estación de policía los reconoció a ti y a Andy, de lo contrario, ni siquiera sabemos cuán peor hubiera sido esto". Arthur sonrió con indiferencia y espetó: "¡Eres mi nieta! Te conozco muy bien, por fuera luces tierna y débil, pero por dentro, eres como un hombre con un temperamento impaciente. Sin embargo, Laura es astuta y elocuente, si intentas discutir con ella siempre perderás".

Él dejó escapar un profundo suspiro y continuó: "Tu abuela y yo somos demasiado viejos para esperar demasiado, sólo queremos que tengas una vida feliz. Ahora que Shirley y tú han sufrido tanto durante todos estos años, es hora de que se estabilicen por un tiempo, al menos... ¿podrías hacerlo por tus abuelos, por favor? Acompaña a este par de ancianos y vive con nosotros".

"O...", Arthur hizo una pausa y luego dijo: "O si no te gusta vivir en mi casa entonces puedes mudarte después, pero por ahora, ustedes dos pueden trasladarse a mi hogar hasta que encuentren un lugar para establecerse, ¿te parece bien?".

Las palabras de Arthur y su buena intención hicieron que Sheryl dejara de rehusarse, ella lo miró y aceptó: "Bueno, creo que tienes razón".

"Bien, ya está decidido", espetó Arthur. Él se alegró mucho y continuó: "Pueden empacar sus cosas esta noche y las recogeré a ambas mañana, ¿de acuerdo?".

"Está bien, abuelo", Sheryl asintió con la cabeza. Después de despedirse de Arthur, ella decidió comenzar a empacar, tan pronto como se dio la vuelta y se dirigió a la entrada, vio a Nancy parada junto a la puerta.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir