ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 828 Doris

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 9891

Actualizado: 2019-12-06 00:12


"Por favor no me malinterpreten, estaba preocupada por mi querida hija, Sue. No quise decir nada más". Peggy suspiró y le explicó a Sheryl: "Creo que puedes pensar que no he sido una buena madre todos estos años. Yo no tenía idea de cómo estaba; sé que he descuidado sus sentimientos, pero espero compensarla ahora. Por eso quería hablar contigo, solo quería saber más sobre su vida".

Peggy incluso logró exprimir algunas lágrimas de cocodrilo, como si cuidara a su hija hasta el punto de no poder evitar llorar. El acto parecía genuino y podría haber engañado fácilmente a cualquier espectador. ¿Quién dudaría del profundo amor y la preocupación de una madre que llora? Afortunadamente, Sue ya le había explicado a Sheryl durante sus conversaciones anteriores qué clase de mujer era Peggy.

Al darse cuenta de que Sheryl no estaba para nada conmovida, Peggy comenzó a actuar más. "Sue siempre ha sido una hija considerada, solo nos decía lo bueno pero ocultaba lo malo. Me dijo que compró la casa sola y que le ha ido bien, pero a mí me da la impresión de que no es cierto. ¿Cómo es posible que obtenga el dinero suficiente para comprar una casa tan grande como esta a una edad tan joven? ¿Sabes si ella está involucrada en algún negocio sucio?".

"Tía...", las palabras de Peggy confirmaron la sospecha de Sheryl de que estaba mintiendo; todo ese tiempo solo estuvo intentando engañar a Sheryl para que le contara sobre el dinero de Sue. Sheryl se había sentido bastante miserable por todo lo que había sufrido, hasta que conoció a Peggy. Ahora sentía más lástima por Sue, cuya madre no escatimaba esfuerzos para explotar a su propia hija.

'Al menos mi familia me trata bien; afortunadamente, no tengo que tomar precauciones adicionales cuando estoy con mi familia', pensó.

"Tienes razón, tía, Sue es tan amable y considerada que te mintió sobre su verdadera situación financiera. Esta casa no le pertenece. ¿Cómo podría siquiera permitírselo?". Sheryl le sonrió a Peggy con cortesía, estaba tanteando el terreno.

Estaban tan ocupadas que ni siquiera se dieron cuenta de que otra persona había entrado en la habitación. Allen acababa de regresar y luego de escuchar la confirmación de Sheryl de que la casa no era de Sue, no pudo evitar tener pensamientos desagradables. "Entonces, ¿podría ser que su amante se la compró?".

Mientras hablaba, apenas podía ocultar la emoción, claramente visible en su rostro. Era como si estuviera ansioso por escuchar la confirmación de Sheryl.

"¿De qué estás hablando?", Sheryl estaba obviamente molesta y defendió firmemente a Sue, "¿Crees que Sue es esa clase de persona?".

"¡Deja de decir tonterías!", gritó Peggy y empujó a Allen lejos. Estaba tan cerca de lograr que Sheryl contara todo, sin embargo, su querido hijo la interrumpiera. Le dio algunos empujones para asegurarse de que Allen no la molestara nuevamente; luego se volvió hacia Sue y le explicó: "Sheryl, por favor, no tomes sus palabras en

no cenamos juntos con esta chica tan cariñosa?".

Peggy sonrió a Sheryl, tratando de persuadirla también, "Chica, no te importa, ¿verdad? No tan elegante como un festín, solo una comida casera casual".

"No es necesario...", Sue frunció mucho el ceño; ella solo quería cumplir su propósito: sacar a Sheryl fuera de la casa lo antes posible para evitar que hablara de más con su madre. Respondió en nombre de Sheryl: "Está bastante ocupada, no tendrá tiempo de quedarse aquí a comer".

"Sí, estoy desocupada; puedo hacer tiempo para la comida", replicó Sheryl. "Gracias por la invitación", aceptó Sheryl. Hasta ahora, ya había detectado algo: Peggy estaba tramando algo. Ella no le daría nada sin un motivo oculto, y ahora, Sheryl quería averiguar cuál era ese motivo.

La cara de Peggy se iluminó con una señal de satisfacción; tenía la intención de dar vuelta la tibia respuesta de Sue a la visita de Sheryl. "Necesitas aprender a tratar bien a las personas, hija mía. Ahora, ve y cocina la comida, por favor; voy a hablar un poco con ella".

"Oh, está bien, tía Peggy", Sheryl sonrió con gran cortesía. "Recuerdo que Sue no es muy buena en la cocina. Puedo ayudarla con eso; por cierto, puedo cocinar platos muy deliciosos".

Así que Sheryl y Sue se fueron juntas a la cocina. Allen estaba en la luna debido a la presencia de Doris; simplemente no podía reprimir su entusiasmo por ella. "¿Te sientes cansada, Doris? ¿Puedo lavarte una manzana?".

"No, gracias. No tengo apetito de eso en este momento". A diferencia de la mayoría de las niñas del campo, Doris había sido bendecida con una piel suave y tierna como la de los recién nacidos. Miró a Allen molesta y su voz era hostil cuando dijo: "Mantengamos una distancia segura; estoy embarazada y me temo que asustarás a mi bebé".

"Oh, no estés tan nerviosa; de ninguna manera voy a hacer eso". Y Allen inmediatamente explicó: "¿Cómo puedo asustar a mi propio bebé? No tengo ninguna razón para hacerlo".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir