ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 832 Deberías mudarte lo antes posible

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11217

Actualizado: 2019-12-07 11:15


Sheryl tomó la mano de Peggy y le dijo dulcemente: "Tía Peggy, solo llámame Sher". Aunque ella y Sue tuvieron conflictos antes, no podía soportar ver a su amiga ser intimidada por su codiciosa y desvergonzada familia. Quería ponerse del lado de Peggy para encontrar su debilidad y ayudar a Sue a deshacerse de ellos.

Mientras tanto, Allen ayudaba tiernamente a Doris a sentarse en una silla. Tan pronto como se sentó, ella miró a Sue y le ordenó: "¡Eh! ¡Tráeme un vaso de agua!", su tono era grosero y arrogante, como si Sue fuera su sirvienta en lugar de la anfitriona. En su casa nunca hizo ninguna tarea doméstica, y allí en la casa de Sue, actuaba exactamente de la misma manera, aunque solo fuera una invitada.

Al escuchar las palabras de Doris, Sheryl no pudo evitar fruncir el ceño. 'Esta mujer realmente no sé quién se cree', pensó. 'Nunca he conocido a alguien tan irrespetuosa con sus futuros suegros, ¡y ella ni siquiera se había casado con Allen aún!'.

"Sher, ¿por qué no vienes y te sientas?", dijo Peggy calurosamente, mientras extendía la mano y llevaba a Sheryl al asiento de al lado. Sheryl miró a Doris y preguntó casualmente: "Estás embarazada, ¿no?". La gran barriga de Doris hacía evidente su condición.

"¡Sí, tiene cuatro meses de embarazo! Por eso quiero que se casen lo antes posible, antes de que su estómago crezca demasiado para esconderse". La cara de Peggy se iluminaba de alegría mientras hablaba. Ella trataba a Doris mucho mejor que a su propia hija porque estaba embarazada del linaje Wang.

"¿Cuatro meses? ¡Pensé que era mucho más que eso!", dijo Sheryl, mirando la barriga de Doris. Luego, rápidamente se llevó la mano a la boca al darse cuenta de lo que acababa de decir.

La cara de Doris se puso pálida, sus manos temblaban mientras golpeaba los palillos sobre la mesa y preguntó: "¿Qué estás tratando de decir? ¿Estás insinuando que el bebé no es de Allen?". Estaba aterrorizada de que descubrieran la verdad y automáticamente se puso a la defensiva antes de que esa extraña mujer terminara descubriendo su secreto.

"Cálmate, Doris. Eso no fue lo que Sher quiso decir", Sue inmediatamente fue al rescate. Podía sufrir el mal trato de Doris en silencio, pero no iba a permitir que también maltratara a Sheryl.

Peggy frunció el ceño confundida y preguntó: "¿Por qué estás tan preocupada?". Se dio cuenta de que la cara de Doris se había puesto roja en ese momento, lo que la hizo preguntarse si Sheryl había encontrado accidentalmente la verdad.

Doris finalmente se dio cuenta de que estaba actuando de manera extraña y que posiblemente podría delatarse. Rápidamente volvió a su asiento avergonzada y sonrió tímidamente. Como buen prometido, Allen sostuvo su mano para apoyarla, pero sus esfuerzos parecían inútiles. La cara de Doris todavía tenía la expresión de amargura escrita por todas partes.

Sheryl observaba la mirada de Doris y pensó que era un fuerte indicador de su culpabilidad.

Fue solo una afirmación imprudente, pero produjo una reacción muy fuerte. '¿Es posible que el bebé no sea de Allen?', pensó.

'Si no lo es, entonces las cosas se van a poner interesantes'.

"Sue, ¡ven y únete a nosotros! Aquí, siéntate", Sheryl tomó la mano de Sue y la llevó hasta el asiento que estaba a su lado. Era insoportable ver a Sue corriendo de aquí para allá sirviendo a todos mientras el r

mo te atreves?", le gritó Sue. Parecía que lo iba a atacar, pero Peggy intervino rápidamente. "Doris, debes estar cansada. ¿Por qué no dejas que Allen te lleve a la cama para que ambos puedan descansar? Deja que yo me encargue de esto", ella conocía bien a su hija. La presencia de Doris y sus palabras provocadoras solo harían las cosas más difíciles.

"Muy bien", Doris asintió con la cabeza y respondió. No le importaba cómo lo haría, siempre y cuando consiguiera lo que quería. Todo lo que importaba era el resultado, y si ella no tenía que ser parte del proceso, mejor aún.

Ya que la anciana dijo que se encargaría de Sue, que así sea. No era asunto suyo ahora, todo lo que tenía que hacer era seguir a Allen hasta su habitación.

Una vez que se fueron, Sue se dio la vuelta para mirar a Peggy. "¡Peggy Li! ¿Qué quieres decir con eso? ¿Fue esa tu intención todo el tiempo? ¡Para ganarte mi compasión y luego echarme de mi propia casa!".

"Sue, por supuesto que no quiero echarte, pero tienes que entender que estoy atrapada entre la espada y la pared. Por un lado, no puedo dejar que mi nieto crezca sin un hogar adecuado. Por otro lado, tampoco quiero que mi propia hija se quede sin hogar", dijo en un tono melancólico que no engañaba a nadie. Sheryl estaba allí, así que pretendía parecer jugando limpio. Esperaba que su acto hiciera más fácil pedirle dinero prestado a Sheryl cuando llegara el momento. Ella se rio con tristeza y dijo: "Ninguna madre puede soportar ver sufrir a su hijo, Sue. Debes entender que esta es una decisión muy difícil para mí".

Sue se rio fríamente. "¿De verdad crees que soy tonta? Puedes dejar de fingir. Las dos sabemos que la verdad es que quieres que me mude y deje este apartamento para tu hijo. De hecho, no puedes esperar a que yo también me vaya, ¿estoy en lo cierto?". Se estaba cansando de los juegos de Peggy. Ya era bastante malo que intentaran echarla, pero la falsa actuación de Peggy estaba empeorando las cosas.

"¿Realmente piensas que tu madre es una persona tan maliciosa?", Peggy puso una expresión de dolor y replicó en voz baja. Soltó un profundo suspiro y dijo: "Sue, Doris es tu futura cuñada, y además está embarazada. No discutas con ella sobre esto, por favor".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir