ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 834 Un amable recordatorio

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 10775

Actualizado: 2019-12-08 00:02


Cuando Sheryl se quedó en silencio, Peggy se apresuró a explicar más, mientras tanto, ella seguía mirando su rostro tratando de leer su expresión. Cuando Peggy notó que Sheryl se puso pensativa, inmediatamente comenzó a hablar para evitar que ella profundizara más en el asunto, "Sue te devolverá el dinero, te lo prometo, deberías confiar en ella, eres su mejor amiga, ¿no?".

Los labios de Sheryl de repente se curvaron en una sonrisa sin alegría, ella no tardó mucho en darse cuenta de las verdaderas intenciones de Peggy. Esta anciana se estaba aprovechando de la amabilidad de Sheryl y quería engañarla con sus despreciables artimañas, ¡ella era tan ambiciosa! Lo único que quería esta mujer era quitarle su dinero.

Peggy continuó tratando de poner una expresión genuina y veraz en su rostro mientras hablaba, "No tengo nadie más a quien recurrir, esa es la razón por la que comparto mi preocupación contigo. Siendo la mejor amiga de Sue, eres como mi propia hija, realmente no quiero molestarte o agobiarte, es sólo que me siento indefensa, ¿podrías...?". Peggy estaba perturbada, pero la realidad era dura y ella estaba bastante molesta. No había otra forma alternativa para Peggy más que tratar de explotar a quien pudiera, ella tenía que hacerlo.

Peggy también tenía que asegurarse de que Sue no se enterara de esto, porque si ella llegara a saber que le había pedido prestado algo de dinero a Sheryl, se enfurecería y lo rechazaría de inmediato. Dada la reciente condición de su relación, Sue no querría un solo centavo de Sheryl, así que Peggy sabía que tenía que idear la manera de extorsionar a Sheryl sin que su hija lo supiera.

"¿Podrías ayudarme con eso, Sher?", suplicó Peggy. Ella preguntó nuevamente mientras rogaba: "Sé que eres una chica de buen corazón, mi hija presta tanta atención a su propio orgullo que no puede hablar contigo sobre el dinero, sin importar lo agobiada que esté por este asunto. Por eso pensé en hablar contigo en su nombre, si puedes ayudarme con el dinero, será un gran alivio para ella también". Sheryl ya estaba completamente tranquila, cuando Peggy le habló, Sheryl le dirigió una mirada significativa y preguntó: "Bueno, tía Peggy, estaba pensando, ¿esta idea es tuya o de Sue? Es sólo una duda".

"Es mía", dijo Peggy con una expresión solemne en su rostro. Ella lanzó un suspiro de la manera más angustiosa, como si estuviera bajo mucha presión y resentida por su hija, "Como eres amiga de Sue, no tengo nada nuevo que contarte sobre su temperamento, mi hija es ese tipo de persona que nunca te pedirá ayuda, incluso si va a morir, es una mujer muy terca. Pero como su madre, simplemente no puedo tolerar el hecho de que Sue estará bajo la presión de reunir los quinientos mil dólares, si ella llega a saber algo acerca de que te pedí prestado dinero, se enojará mucho conmigo".

"Sí, lo sé, es verdad, ella es así", Sheryl estuvo ampliamente de acuerdo con el comentario de Peggy sobre la personalidad de Sue. "Hasta donde yo sé, a Sue no le gusta molestar a nadie más que a sí misma, ella sólo quiere superar todas las cosas, no importa cuán difícil sea su vida, lo puedo decir porque la conozco", agregó Sheryl.

"¡Sí, sí, exactamente! Tienes razón", Peggy susp

lía de la otra habitación. Mientras ellas hablaban, Sue terminó de recoger todas sus pertenencias, aunque ella era realmente renuente y no estaba dispuesta a mudarse, no tenía otra opción.

"Entonces nos vamos ahora", Sheryl sonrió y se levantó mientras se preparaba para irse. "Tía Peggy, espero que pienses en lo que te dije", añadió ella.

"De acuerdo, entendido", Peggy respondió con un semblante indiferente y las acompañó afuera. La mujer que nunca se preocupó por Sue en toda su vida, ahora fingió ser la madre más cariñosa que podría tener. "Sue, cuídate, sé que no es fácil para ti", Peggy fingió preocupación por su hija.

"Muy bien, tía Peggy, por favor quédate aquí, no hay necesidad de venir tras nosotras, ya es muy tarde, espero que descanses bien esta noche", dijo Sheryl con una gran sonrisa.

Cuando ellas salieron de la casa, Sue no quiso molestar a Sheryl y dijo: "Sher, es tarde y deberías volver a casa ahora, no te preocupes por mí, encontraré un hotel para dormir esta noche y pensaré a dónde ir mañana".

Sue quería ser considerada con Sheryl, pero ella no estaba dispuesta a dejarla sola a medianoche.

"Sue, ¿qué quieres decir con eso?", preguntó Sheryl con desconcierto. Ella mostró su descontento con el ceño fruncido y exclamó: "No seas ridícula, ¿por qué quieres alojarte en un hotel? Ven conmigo a mi casa".

"Sher, no quise rechazar tu ayuda", espetó Sue. Luego, ella trató de explicar: "Simplemente no... quiero causarte más problemas".

Sue soltó un suspiro y continuó: "Debido a Anthony y a mí, incluso tuviste que mudarte, tú misma no tienes un lugar a donde ir, ¿cómo puedo darte más problemas?".

"No es para tanto", comentó Sheryl. Sosteniendo la mano de Sue, ella ofreció: "Ahora estoy viviendo con mis abuelos, tienen una casa enorme, no te preocupes, puedes vivir allí y dormir en mi habitación".

"Pero...", Sue titubeó un par de segundos. Ella parecía avergonzada y dijo con preocupación: "Sé que a tus abuelos no les agrado, ellos...".

"No tienes que preocuparte por eso", aseguró Sheryl. "Es fácil llevarse bien con mis abuelos, créeme, no habrá problema", añadió ella con certeza.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir