ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 839 Él está de vuelta

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11368

Actualizado: 2019-12-09 00:02


Holley se dio cuenta del cambio de Sue, las breves palabras de Sue fueron suficientes para decirle que algo había cambiado entre ellas. 'Algo no está bien', pensó Holley.

Holley sabía que podía hacer un buen uso de Sue e hizo todo lo posible para abrir una brecha entre ella y Sheryl. Entonces había hecho una excelente actuación e hizo un gran esfuerzo para destruir la amistad entre Sue y Sheryl, mientras más lejos pudiera tener a Sheryl, le sería más fácil ganarse la confianza de Sue. Fue una completa sorpresa que su intento de separarlas las hubiera acercado aún más, ¿cómo podían comportarse como si nada hubiera pasado entre ellas?

Holley sintió como si hubiera una bestia en su interior que casi la hacía comportarse de manera atroz. Las preguntas dentro de su cabeza resonaban en sus oídos y cada una esperaba una respuesta que ni siquiera podía encontrar, ¿por qué diablos no logró separarlas? Holley trató de encontrar una explicación de por qué Sue no mostró resentimiento a Sheryl a pesar de todo lo que ella había hecho para arruinar su amistad, la idea de haber fracasado hirió su orgullo, pero tuvo que fingir que eso no le molestaba. Detrás de su apariencia tranquila había una mujer demente y ansiosa por darle la vuelta al mundo para obtener la respuesta sobre cómo Sheryl la venció en esta ocasión.

Holley respiró hondo antes de preguntar: "Sue, ¿hay... algo que te moleste?". Holley fingió su tono de voz como si nada pasara, nadie debería saber que sus intenciones nunca fueron puras, todo lo que necesitaba hacer era mantener la buena impresión que Sue tenía de ella.

No obstante, lo que menos esperaba Holley era el silencio, ella comenzó a sentirse irritada al ver que Sue parecía haber ignorado su pregunta. Todo lo que ella necesitaba era una respuesta de su parte para evaluar la situación, pero Sue parecía dificultarle demasiado obtener una. Holley intentó preguntarle de nuevo: "Sue, ¿no me escuchaste? Lamento molestarte con lo mismo pero estoy realmente preocupada por ti, sabes que puedes decirme cualquier cosa, lo que sea. Estaría más que feliz de sentarme y escucharte si necesitas a alguien con quien hablar, todo lo que tienes que hacer es pedírmelo y aquí estaré".

Sue la miró con calidez y dijo: "Gracias, pero estoy realmente bien, todo está en orden". A Sue le costó trabajo pensar antes de que decidiera mantener la boca cerrada sobre sus problemas familiares, ella se sentía mal de tener que guardar sus preocupaciones para sí misma. "Si no hay nada más, entonces tengo que irme, gracias, señorita Ye", añadió Sue.

Aquello era el colmo, Holley hizo todo lo posible por controlar sus emociones cuando Sue salió y cerró la puerta. Su corazón latía tan fuerte que sintió que estaba a punto de explotar, ella quería arrojar cualquier objeto que pudiera agarrar contra la pared e imaginó si el choque le daría la satisfacción que necesitaba, no había manera de que Sue pudiera dejarla con esta sensación de derrota.

Holley aún tenía una mirada triste cuando George entró en su oficina. "Te ves terrible, ¿de qué me perdí?", él preguntó en un tono preocupado.

"Por alguna razón me sentí muy estresada, no es nada importante", Holley encontró una excusa fácil, George podía ser curioso a veces y lo último que ella necesitaba era explicarse. "¿Qué te trae por aquí? ¿Te diriges a algún lado?", Holley intentó cambiar de tema.

"Oh, tengo una ce

ritarle a alguien por teléfono. ¿Qué pensaría la gente de ella si alguien la escuchara vociferar en este momento? Su imagen definitivamente se arruinaría. Holley decidió bajar la voz pero retuvo la intensidad de sus preguntas: "¿Acaso no temes por tu vida? Después de todo el alboroto que has hecho, ¿crees que Andy y Charles lo dejarán pasar como si nada? ¿Cómo es posible que tengas el descaro de estar paseando por la ciudad? ¿Estás demente?".

"Yvonne, cuida tus palabras, no creo que deba recordarte con quién estás hablando. ¿Crees que ya olvidé cómo tú y Leila echaron todo a perder? ¡No me habría escondido si no fuera por ti!", Ferry gruñó estresado.

"Yo...", Holley quedó sin palabras. Ella acomodó sus ideas y respondió para defenderse: "No creo que debas culparnos por lo que sucedió en el pasado, nosotras hicimos todo lo que pudimos, pero era imposible tener éxito dado que Sheryl tenía demasiadas personas para protegerla en ese momento, dudo si todavía podemos elaborar un plan para atraparla sola ahora, ya que Charles ha organizado un grupo aún más grande de personas para asegurarse de que ella esté bajo su vigilancia todo el tiempo".

"Ya deberías saber cómo jugar a este juego, si la tortura física no funciona, prueba con una mental", respondió Ferry. Después, él se burló, "Piénsalo, eres su jefa ahora, espero que no me digas que ni siquiera puedes hacer algo tan simple".

"No me malinterpretes, no quise decir eso, no me refería a que...", Holley comenzó a hablar. Claramente ella necesitaba explicarle la razón detrás de sus acciones a este hombre, pero ninguno de sus esfuerzos le había dado nada de qué jactarse. De pronto, Ferry la interrumpió abruptamente, "¡Basta! No quiero escuchar tus inútiles excusas, ahora que he vuelto será mejor que no pierdas tu tiempo, al menos quiero verte hacer algo, de lo contrario...".

Ferry la estaba advirtiendo, conociéndolo desde antes, Holley lo entendió tanto que él ni siquiera tuvo que terminar sus palabras para aclarar las consecuencias. Ella no podía imaginar su destino a manos de este hombre cruel y despiadado, el fracaso jamás fue una opción.

Por otro lado, Ferry nunca tomaba nada a la ligera: había más de mil formas que se le ocurrían para torturar a Holley si le fallaba.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir