ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 842 Tener un segundo hijo

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8555

Actualizado: 2019-12-09 02:27


Sheryl le sonrió a Isla y le dijo que confiaba demasiado en Charles como para caer presa de sus falsas alarmas y agregó: "Ese día nunca llegará, Isla. Charles no es ese tipo de persona; yo creo en él".

La confianza de Sheryl en Charles tranquilizó a Chris e Isla, que sintieron que, incluso si se estaba tomando tiempo, todavía estaba en el camino correcto.

Sin embargo, estaban un poco desanimadas porque su esfuerzo combinado para hacer que Sheryl volviera con Charles había fallado. Como Sheryl era tan terca, Isla no podía hacer nada, así que cambió el tema de discusión al trabajo. Miró a Sheryl y dijo: "Depende de ti, nadie puede tomar una decisión por ti. Pero Sher, ¿no crees que como jefe, deberías asumir más responsabilidades de tu empresa ahora?".

Isla levantó la voz y continuó: "La compañía está pasando por una buena fase en el último tiempo, todos trabajan sin descanso, incluyéndome. ¡Trabajo horas extras todas las noches para ti, mientras tú trabajas en otra empresa, también como empleada! ¿Por qué lo haces? ¡Esto es tan injusto!".

Isla fingió estar enojada y agregó: "Sheryl, te digo, si no regresas a la compañía lo antes posible, ¡renunciaré! ¡Dejaré todo, como tú! Te he ayudado durante tres años, por lo que incluso he postergado mis planes de tener un segundo hijo".

Isla continuó con el mismo tono enojado: "Eres tan afortunada de tener gemelos, un hijo y una hija, todo de una vez. Realmente te envidio porque aunque ya tengo a Amanda, también quiero tener un hijo varón. Aron también siente que deberíamos tener un hijo y una hija para completar la familia. ¡Queremos tanto tener un segundo hijo! ¡Así que puedes imaginarte cuánto he sacrificado por ti!".

"¡Sí, sí! ¡Lo sé! Has sacrificado y contribuido mucho a la empresa. ¡Muchas gracias! ¿Estás satisfecha ahora?", bromeó Sheryl, pensando que Isla era más elocuente que hacía tres años. Podía conectar diferentes cosas juntas para armar una excusa razonable.

Sheryl tomó las manos de Isla y dijo con sinceridad: "Sé que me ayudaste mucho durante mi ausencia, sin tus esfuerzos, nuestra empresa no podría haberse desarrollado tan rápido, o peor aún, podría haber cerrado. Charles me dijo que la compañía ha crecido y es mucho más grande que antes. Siempre recordaré tu devoción, no puedo negar eso".

"Tus hermosas palabras no funcionan para mí", dijo Isla mirando a Sheryl. "¿Cómo me lo vas a agradecer?".

Sheryl sonrió. "Bueno, ¿qué tal esto? Tú me dices lo que quieres".

Los ojos de Isla brillaron. "A mi hija Amanda le gusta mucho tu hijo Clark. ¡Así

la molestia!", bromeó Isla y fingió estar sorprendida. Su reacción divertida hizo que ambas se rieran a carcajadas. Cuando finalmente se recuperaron, Isla la abrazó y le dijo: "Sher, estoy tan feliz de que hayas vuelto. ¡Te extrañé mucho!".

"Lo sé, de verdad", respondió Sheryl con sinceridad. "Me quedaré aquí para siempre, nunca más en mi vida dejaré a mis seres queridos. ¡Todo quedó en el pasado!".

Sheryl se sintió tan feliz y contenta de tener una amiga como Isla y un amado como Charles, que la amaba y se preocupaba tanto por ella; eran los mejores regalos que Dios le había dado. ¿Qué más podría pedir? Simplemente no podía evitar contar sus bendiciones.

Charles bebió de más durante la fiesta. Era la primera vez que Sheryl lo había visto borracho. Ya no era el destacado señor presidente, que siempre se comportaba imponente. Era como un joven ordinario que hablaba mucho y no se preocupaba por los modales o las etiquetas. Pero este lado de él era lindo y encantador; cuanto más lo veía Sheryl actuar tan casual, más se derretía su corazón por él.

Entonces todos se fueron; Abby volvió a recoger a Andy, mientras que Isla llevó a Aron borracho a casa. Sam llamó a un taxi y se despidió. Sheryl planeaba enviar a Charles a Dream Garden; estaba tan borracho que necesitaba descansar.

Sin embargo, cuando salieron del restaurante, Charles se recuperó como si estuviera totalmente sobrio y le rogó a Sheryl: "No quiero irme a casa ahora. Quédate conmigo, por favor. ¿Qué te parece si damos un paseo?".

"Está bien, si quieres", estuvo de acuerdo Sheryl. Pero seguía mirando a Charles, sin saber si estaba realmente sobrio ahora o si había disimulado estar borracho todo este tiempo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir