ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 849 Estás equivocada

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 8467

Actualizado: 2019-12-11 00:02


La recepcionista lanzó un suspiro de alivio en cuanto vio a Isla. Corrió inmediatamente hacia ella como si fuera su salvadora en esta situación y dijo: "Isla, acabo de seguir sus instrucciones. Me dijo que no debería permitir a nadie aparte de los empleados entrar en nuestra empresa. Eso es exactamente lo que hice, pero mire cómo la señorita Shi me está culpando. ¿Realmente no entiendo. ¿Qué error he cometido?".

"¿De verdad?", se burló Isla, estaba sorprendida por la estupidez de la joven. Siempre había sabido qué tipo de persona era la recepcionista y no había encontrado la manera de tratar con ella. Pero ahora era lo suficientemente estúpida como para darle a Isla la excusa para despedirla.

"Sí", la recepcionista suspiró impotente y dijo mientras se volvía hacia Sheryl: "Sé que las personas sin importancia como nosotros no significan nada para ustedes, pero incluso nosotros tenemos autoestima. No hice nada malo, incluso si fueran el rey del cielo, no pueden hacerme nada. Estoy segura de que Isla me dará una oportunidad justa".

"¿Qué está pasando aquí?", Isla miró a Sheryl, que estaba parada a un lado con una mirada de completa exasperación.

Antes de que pudiera hablar, la recepcionista del costado la interrumpió. "Isla, ella es amiga de la señorita Shi", dijo, "Definitivamente la ayudará".

"¡Cállate!", soltó Isla en voz alta, y le echó una mirada llena de odio a la recepcionista. Se sentía bastante impaciente, y todo lo que podía hacer era desairarla para que se callara en ese momento. Le dijo: "Creo que eres realmente tan ciega como un murciélago".

"Yo...", tartamudeó la recepcionista mientras miraba a Isla, atónita por su comentario.

"Olvídalo, Isla", Sheryl le hizo un gesto a Isla para que lo dejara pasar y dijo: "La recepcionista es la primera imagen de una empresa. Si los clientes entran y ven a una persona como ella, su primera impresión será muy mala, así que solo despídela. No hay necesidad de enojarse con ella".

"Bueno, haré lo que me digas", se rio Isla y dijo: "Vamos, vamos adentro".

"¡Deténganse!", gritó la recepcionista fuerte y claro mientras Isla y Sheryl se daban la vuelta para entrar a la oficina. Evidentemente, ella se resistía a aceptar ser despedida tan fácilmente. Detuvo a las tres y le dijo a Isla: "¿Qué quiere decir?".

"¿Qué quiero decir?", Isla, sorprendida por la audacia de la recepcionista, la miró a los ojos y le preguntó: "¿No entiendes lo que quiero decir?".

Mirando su aspecto desconforme, Isla se burló de ella y dijo: "Entonces déj

ue si supiera que me despidieron, no lo dejaría pasar. Por lo tanto, te aconsejo que seas amable conmigo. Además, estás ausente durante unos buenos tres años, por lo tanto, es difícil para ti ponerte al día con la situación actual de la empresa. Créeme, ya no podrás manejarla".

"¿De verdad?", se burló Sheryl. Ella simplemente ignoró la amenaza de esa chica. Después de tres años, por fin volvió a este mundo del trabajo, un mundo que estaba marcado por las intrigas y los trucos. Se sintió viva al recordar la época en que ella e Isla habían trabajado juntas para fundar esta compañía y una sonrisa de satisfacción se dibujó en su rostro.

Era un entorno tan familiar, el ambiente de adulación, creatividad y sofisticación.

Estos sentimientos surgieron y comenzó a sentir que el lapso de tiempo transcurrido ya no era gran cosa; sintió como si nunca hubiera dejado este lugar. Como si hubiera vuelto para convertirse en la mujer llamada Autumn, que había hecho las cosas con determinación.

"Chica, dado el carácter del señor Bian, no podría ser más clara", se burló Sheryl. "Sí, él puede protegerte por un tiempo, pero no olvides que el señor Bian tiene una esposa de carácter fuerte. ¿Crees que te perdonaría con facilidad si supiera que estás aquí?".

Sheryl sonrió y continuó: "Olvida a tu señor Bian, ni siquiera el rey del cielo puede protegerte ahora".

La cara de la recepcionista se puso blanca como el papel. Finalmente se dio cuenta de que se estaba metiendo con la persona equivocada.

La razón por la cual el señor Bian la había acomodado aquí era porque temía que su familia lo descubriera. Entonces, aunque no le gustaba, no tuvo más remedio que aceptarlo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir