ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 862 Cuidándola

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 12779

Actualizado: 2019-12-13 00:48


Anthony miró a Sheryl con las cejas ligeramente arrugadas y pronunció: "Sher, yo...".

Pero ella lo interrumpió antes de que pudiera continuar, "Está bien, probablemente deberías volver a casa". Sheryl respiró profundamente al sentirse aliviada, si no fuera por Anthony, ese extraño hubiera podido llevarse a Sue, ¿quién podría saber lo que ese sujeto planeaba hacerle? Después de todo, Anthony todavía ayudó a Sue y Sheryl también.

A pesar de la ansiedad que hervía en su interior, Sheryl dijo tranquilamente: "Yo llevaré a Sue a casa, ya puedes irte".

"No", Anthony se resistió, sacudiendo la cabeza. "Sher, ya sabes las consecuencias de llevarla a casa en la condición en que se encuentra, si alguien se entera seguro tendrá problemas. Además, no es muy apropiado para ella irse a casa contigo ahora que está tan ebria e inconsciente, ¿por qué no dejas que se vaya conmigo, así puedo llevarla a un hotel para pasar la noche? Podemos arreglar todo lo demás tan pronto como Sue esté sobria por la mañana", añadió él.

"¿Por qué debería permitir eso?", preguntó Sheryl. Ella se negó con el ceño fruncido y agregó sin dudar: "No olvides que tú y Sue no tienen ninguna relación ahora, además, ¿cómo puedo confiar en ti?".

"¿De qué estás hablando?", Anthony miró a Sheryl sin poder hacer nada y suspiró. Él la contempló con una expresión seria en su rostro y explicó: "Sólo digo que no es un buen plan que la lleves a tu casa, así que te ofrezco llevarla a un hotel, además, como está borracha, necesitará a alguien que la cuide y yo puedo estar allí para ayudarla".

"Pero...", frunciendo el ceño, Sheryl comenzó, abriendo y cerrando la boca como si tratara de encontrar las palabras correctas. Cuando no pudo encontrar ninguna, hizo una pausa y pensó en la situación por un momento, ahora que Sue vivía con su familia, probablemente ellos estarían muy preocupados si ella no volviera a casa durante toda la noche.

Sin embargo, si Sheryl se llevara a su hogar a Sue en estado de ebriedad, probablemente Amy se angustiaría más.

Al ver la reticencia en el rostro de Sheryl, Anthony continuó insistiendo, asegurándole que no tenía nada de qué preocuparse: "Está bien, puedes estar tranquila, Sue estará en buenas manos, déjame cuidarla".

Sheryl miró a Anthony y sopesó sus opciones, después de un rato suspiró como si no le quedara otra opción y dijo: "Bien, puedes llevártela". Anthony asintió y cargó suavemente a Sue con sus fuertes brazos. Sheryl todavía estaba preocupada a pesar de la tranquilidad de Anthony, así que lo siguió al hotel, ella los ayudó a registrarse en el hotel y abrir la puerta de su habitación para que él pudiera entrar convenientemente sin tener que colocar a Sue en otro lado. Tan pronto como Sheryl cerró la puerta a sus espaldas vio a Sue vomitando en el suelo, por fortuna ella no salpicó su ropa ni la de Anthony pero aun así hizo un desastre en el piso. Sheryl le pidió al servicio de limpieza que vinieran a la habitación mientras Anthony colocaba a Sue en la silla y procedía a ir al baño a remojar una toalla con agua tibia, luego limpió cuidadosamente las manchas en el rostro de Sue. Sheryl observó a Anthony encargarse de Sue con gentileza, sintiendo que sus preocupaciones se desvanecían.

Luego de unos minutos la mucama llegó y limpió el desastre en la alcoba. Una vez que Sue estuvo limpia, Anthony la cargó y la acostó en la cama. Sheryl suspiró visiblemente más tranquila y asintió con la cabeza a Anthony, quien le devolvió el gesto con gentileza, luego, ella salió en silencio del hotel y regresó a la casa de la familia Zhao.

Tan pronto como Anthony arropó a Sue, preparó un vaso de agua con miel y los puso en la mesita de noche, él se sentó en el sofá y estuvo al pendiente de ella todo el tiempo en caso de que volviera a vomitar. Fue sólo cuando el sol casi

olvió a sus sentidos y miró a Sheryl. "Sher... lamento haberte preocupado", declaró ella con una mirada triste y arrepentida.

Sheryl suspiró también y dijo: "No te preocupes, lo bueno es que estás bien, pero el hecho de que acepto tu disculpa no significa que esté bien que lo vuelvas a hacer. Nunca más te atrevas a beber tanto, ¿me oyes? Anoche, casi te...".

"Lo sé", una triste sonrisa se formó en el rostro de Sue. Después de una pausa, ella agregó: "Anthony fue ayer a mi casa, yo estaba realmente preocupada, probablemente por eso bebí tanto".

Sue volvió a suspirar y miró a Sheryl antes de decir con seriedad: "Puedes estar tranquila, nunca lo volveré a hacer".

Sheryl se sintió aliviada por sus palabras, pero entonces recordó lo que ella había dicho antes, lo que hizo que frunciera el ceño confundida, "¿Anthony? ¿Por qué fue repentinamente a tu casa? ¿Estás diciendo que ahora Peggy sabe de su existencia?".

"Así es", Sue respondió asintiendo. De repente su sonrisa se hizo más triste, ella se movió para sentarse a los pies de la cama y continuó: "Esta situación realmente me está causando un terrible dolor de cabeza en este momento, para serte sincera, ya no sé qué hacer".

Los ojos de Sheryl también se pusieron tristes, ella sabía que Sue estaba muy preocupada y molesta por todo lo que estaba pasando con su familia. Sheryl no quería hacerla sentir peor, por lo que decidió cambiar de tema de inmediato, se acercó a Sue y se sentó a su lado. "Muy bien, deja de preocuparte, ¿de acuerdo? Desayuna primero, más tarde podemos resolver todo lo demás", entonces ella se dirigió hacia el sofá donde estaba Sue con una mesita de café y sacó la comida que le había comprado.

Sheryl trajo palitos de masa frita y una caja de leche de soya, Sue se sentó junto a ella y agarró los palitos de masa. Después de unos cuantos mordiscos, Sue sintió náuseas arañando su garganta, rápidamente corrió hacia el baño y vomitó lo poco que quedaba en su estómago en la taza del inodoro. Sheryl corrió tras Sue y levantó su cabello para evitar que se ensuciara, tan pronto como ella terminó, tiró del excusado y miró a Sheryl, quien ahora estaba realmente preocupada. "Sue, ¿qué está pasando? Ya ha sido una noche, así que, ¿por qué sigues vomitando así?", preguntó ella, totalmente desconcertada.

Sue se enjuagó la boca en el lavabo y sacudió la cabeza ante la pregunta de Sheryl, luego se giró hacia ella y respondió: "No sé, quizás... probablemente estoy así porque realmente bebí demasiado anoche y de verdad me dolió el estómago".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir