ManoBook > Urban romance > La Novia Sustituta

   Capítulo 878 Por favor, asegúrate de que no haya moros en la costa

La Novia Sustituta Por Mi Lu Palabras: 11021

Actualizado: 2019-12-16 07:25


"¿Qué... qué intentas hacer?", de repente, las mejillas de Sheryl se ruborizaron y sus ojos se pusieron más brillantes. No podía sostener la intensa mirada de Charles, así que bajó los ojos, sintiéndose tímida y nerviosa al mismo tiempo. Luego le dio un ligero empujón y le susurró en voz muy baja, "Será mejor que te detengas ahora y te pongas de pie, ¿de acuerdo?".

"Sher, eres tan hermosa", Charles ignoró sus palabras y le habló con voz ronca mientras la tomaba de las manos. Trataba de seducirla rozando suavemente la palma de la mano de ella con sus dedos y comunicándole con la mirada todo el amor que sentía por ella.

Sheryl se sonrojó de nuevo y bajó los ojos a toda prisa, pero se forzó a mirar a Charles de nuevo y susurró suavemente: "Ya basta, abuela puede venir en cualquier momento".

"¿Y qué importa..?", respondió Charles encogiéndose de hombros mientras la miraba fijamente a los ojos. Sheryl trató de empujar a Charles para alejarlo, pero el chico no se movió. Todo el cuerpo de él estaba presionado contra el de ella, como si una gran montaña la hubiera atrapado. La verdad era que, en secreto, Sheryl disfrutaba la sensación de tener su cuerpo contra el de ella, así que toda su resistencia se desvaneció rápidamente y pronto se dio por vencida ante Charles.

El chico colocó una mano sobre la cabeza de Sheryl y acarició su cabello, llevándolo hacia atrás mientras le hablaba con voz suave: "Somos una pareja legalmente casada. ¿Por qué no podemos disfrutar de unos besos?".

"¿Quién es tu esposa legal? No creo que sea yo", respondió Sheryl con voz amarga. "Creo que tu esposa legal es Autumn. Por favor, no olvides que yo soy Sheryl", dijo Sheryl desafiando a Charles, luego bajó la mirada y sonrió de forma pícara, pero sus palabras molestaron a Charles. El hombre entrecerró los ojos con ira y miraba a Sheryl fijamente, "Sher, ¿acaso intentas provocarme?".

Pero Sheryl guardó silencio y solo siguió sonriendo de forma pícara mientras bajaba un poco la cabeza.

Charles no pudo contenerse más y de improviso sujetó las manos de ella por encima de su cabeza, mientras con su cuerpo la mantenía inmóvil debajo de él. En ese momento, Sheryl se dio cuenta de que lo había hecho enojar. Pero antes de que ella pudiera abrir la boca para pedirle disculpas, él bajó la cabeza y se adueñó de sus labios en un beso apasionado, impidiéndole hablar.

Luego levantó suavemente su hermoso rostro y empezó a plantar lentos besos en su cabello, sobre sus ojos cerrados y en la punta de su nariz, hasta que finalmente ya no pudo seguir conteniendo sus emociones y volvió a besarla profundamente en la boca. Había soñado tanto con este momento y ahora se sentía muy satisfecho de poder demostrarle su amor como siempre había querido.

"Mmm...", Sheryl quiso hablar, pero su suave gemido fue ahogado por su beso. Al principio, la mente de Sheryl trató de advertirle que no era el momento ni el lugar adecuado, pero las emociones y los sentimientos provocados por el beso fueron tan abrumadores que no pudo evitar echarle los brazos al cuello.

Al notarlo, Charles abrazó a Sheryl con más fuerza aún, ignorando su ligera resistencia. Sus brazos la mantenían apretada con fuerza contra su cuerpo mientras la besaba apasionada y cariñosamente. Poco a poco, ella dejó de luchar y

n ella para que se sintiera más cómoda, pero en el momento en que Sheryl puso la manta sobre Sue, ella se despertó.

"¿Te quedaste dormida?", preguntó Sheryl en voz baja.

"Sí", dijo Sue con voz somnolienta y asintió levemente con la cabeza. Sue se volvió hacia Sheryl y le comentó: "No sé por qué, pero en estos días siempre me siento muy cansada y me quedo dormida fácilmente". Luego se sentó en la cama y se frotó los ojos con las manos.

Sheryl colocó una mano sobre su hombro y respondió sonriendo: "Es normal durante los primeros meses del embarazo. Yo me sentía igual cuando estaba embarazada. Ven, vamos a cenar, todos nos están esperando".

"No, gracias", negó Sue sacudiendo la cabeza. "No tengo ganas de comer nada. Déjame aquí tranquila, tú ve y disfruta de la cena", continuó Sue.

"Sue..." dijo Sheryl con el ceño fruncido y con voz severa esta vez. Hizo una pausa por un momento y volvió a hablar con voz comprensiva, "Entiendo que los últimos días han sido muy turbulentos para ti, pero no puedes permitir que eso te afecte. Aún necesitas cuidarte, así que no te esfuerces tanto. Pase lo que pase, tu única prioridad en este momento es tu hijo".

Tocó el vientre de Sue suavemente y continuó: "Debes renunciar a tus hábitos alimenticios anteriores, tienes que trabajar y descansar de manera saludable y en las horas adecuadas. Si pasas hambre, también estarías obligando a tu hijo a hacerlo".

Sheryl sonrió y siguió tratando de convencerla. "¿Qué tal si bajas conmigo y comemos algo? Incluso si no tienes apetito, debes comer adecuadamente por el bien de tu hijo. ¿Qué te parece?".

"Está bien", dijo Sue finalmente asintiendo con la cabeza y aceptando la sugerencia de Sheryl.

Cuando Sheryl y Sue bajaron, Shirley y Clark ya estaban sentados a la mesa del comedor. Charles le había guardado a Sheryl el asiento a su lado, pero su amada estaba muy ocupada cuidando a Sue. Toda su atención estaba dedicada a Sue, de hecho, ella misma comió muy poco.

Abby sabía lo que Sue le había hecho a Sheryl antes, y aunque las acciones de Sue no le causaron demasiado daño a Sheryl, Abby todavía se sentía un poco incómoda al ver a Sheryl tratar a Sue con tanta amabilidad.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir