MoboReader> Fantasía > Apoteosis

   Capítulo 1 Pagando crueldad con bondad (Primera parte)

Apoteosis By En Ci Jie Tuo Palabras: 9129

Updated: 2019-06-07 00:03


Era una mañana de otoño. Mientras el amanecer perseguía las sombras oscuras, el sol añadía algo de calor al aire frío.

Una lámpara de aceite se encendió en el sótano de la Casa de Luo. Un joven llamado Zen Luo estaba sentado frente a una mesa, tapando la mayor parte de la luz de la lámpara. En silencio sacó un desgastado libro encuadernado con hilos.

Zen Luo era un joven delgado y de aspecto normal que acababa de cumplir 17 años. Sin embargo, tenía un aire un poco delicado que contrastaba con sus ojos tan radiantes que, incluso en la tenue luz proyectada por la lámpara de aceite, brillaban con encanto.

"Me ha llevado un mes terminar de leer los Principios Celestiales. Sus argumentos están muy bien, pero lo que me parece repugnante son esas cuatro palabras, pagando crueldad con bondad", susurró Zen Luo mientras observaba la llama del tamaño de un frijol. La melancolía estaba escrita en su rostro. "Si mi padre no hubiera sido tan bondadoso como para creer en esas cuatro palabras, yo, el descendiente directo de mi clan, no hubiera terminado así y mi padre seguiría vivo..."

El repentino ruido de la puerta del sótano abriéndose interrumpió sus pensamientos. Zen Luo cambió la melancolía que sentía por una expresión seria. Rápidamente apagó la lámpara de aceite y se cubrió con el edredón de algodón.

La puerta del sótano se abrió de golpe y los pasos comenzaron a acercarse. El hombre a cargo dio un paso adelante y pisó fuerte la cama de Zen Luo antes de gritarle: "¿Todavía en la cama? ¿Soñando con ser el joven patrón del Clan Luo? ¡Levántate, carajo!"

El hombre era un mayordomo del Clan Luo. Tenía un aspecto penoso, con una verruga en la frente que a menudo le provocaba asco a la gente.

Zen Luo se incorporó y se frotó los ojos. Tiró el edredón antes de girarse y poner sus pies en el suelo. En silencio se puso la ropa, los calcetines y los zapatos. Aunque su ropa era vieja, Zen Luo la mantenía limpia. Era muy meticuloso por naturaleza.

El mayordomo desvió la mirada, analizó a Zen y luego agitó la mano. Varios hombres rodearon a Zen y le pusieron a la fuerza una gruesa armadura de cuero y grilletes.

Cuando terminaron, Zen Luo los siguió mientras salían del sótano y se dirigían a la Sala de Artes Marciales.

El Clan Luo poseía cientos de minas y millones de acres de tierra fértil. Eran conocidos en el Condado C como un clan grande y poderoso.

No obstante, toda la Región Este tenía miles de ciudades de condado, incluidas innumerables familias ricas, pero el Clan Luo era casi insignificante en esa región.

Zen Luo fue escoltado por algunos hombres mientras salía del sombrío sótano. Este era un ritual diario con el que Zen estaba bastante familiarizado. El paseo hasta la Sala de Artes Marciales significaba navegar a través de numerosos pabellones, puentes y galerías.

La Sala de Artes Marciales era un espacio abierto, un lugar donde los niños del Clan Luo iban a entrenar. La entrada estaba decorada con esculturas de mármol blanco de un león y una leona. El suelo era una gran losa basáltica de color negro. De pie en la entrada del edificio, uno podía sentir el poder que emanaba de la Sala.

En medio de la Sala, docenas de niños del Clan Luo practicaban bajo las indicaciones de un maestro. Todos vestían igual con túnicas grises, dando golpes de boxeo y sus gritos retumbaban una y otra vez.

Para ganarse un lugar en la familia, todos los niños tenían que estudiar con esmero y entrenar mucho. Estos niños parecían tener más de 10 años.

En este último día de otoño el viento comenzó a aullar alrededor de los niños que entrenaban, pero aun así, el sudor caía de sus frentes. El contraste del calor y el frío llenaron la sala de vaho blanco y humeante.

Al otro lado de la Sala había más de una docena de hombres vestidos como Zen Luo, con armaduras de cuero y grilletes. Estos hombres estaban abatidos, sangrando y con heridas por todo el cuerpo.

Zen Luo fue acompañado a la Sala y el guardia lo colocó entre los heridos.

Como la mayoría de estos hombres habían sido comprados por el Clan Luo en las cárceles locales, ahora eran esclavos del clan. Estos desempeñaban el papel de blancos para los niños con el propósito de que entrenaran y probaran su fuerza. Estos niños podían agredir a los esclavos arbitrariamente. Varios de estos blancos fueron asesinados o quedaron discapacitados después de ser agredidos. Con el tiempo, el número fue aumentando y fue difícil calcular cuántos habían perdido la vida en la Sala.

Zen Luo no estaba condenado a muerte y, por lo t

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

anto, no fue comprado por el clan. Era el hijo mayor de la rama principal del Clan Luo. El resto del clan solía llamarlo el joven patrón. Una vez perteneció a la nobleza y sus compañeros se inclinaban y lo saludaban con respeto, incluso los ancianos de la familia eran educados con él.

Sin embargo, algo desafortunado sucedió en el Condado C hace dos años. El padre de Zen Luo, el jefe del Clan Luo, fue envenenado por su hermano y murió en el acto.

Inmediatamente después, la rama principal del Clan Luo fue sustituida por las siguientes tres ramas. Incriminaron al padre de Zen Luo que, según las acusaciones, era un rebelde. La familia no sobrevivió a las acusaciones y la rama principal del clan perdió el poder.

Zen Luo, el antiguo joven patrón, también fue etiquetado como rebelde y se convirtió en esclavo del Clan Luo, en una herramienta que era golpeada por capricho de los otros niños del Clan Luo como parte de su entrenamiento de artes marciales.

Zen Luo llevaba viviendo así dos años y había perdido la cuenta de cuántos puñetazos e insultos había soportado durante ese tiempo.

"La práctica de boxeo de hoy ha terminado. ¡Pueden escoger a un esclavo para el siguiente ejercicio! ¡Golpear un cuerpo humano te permite entender completamente las habilidades de combate reales, familiarizarte con las debilidades del cuerpo y con su estructura!"

Cuando el profesor terminó de hablar, los niños comenzaron a elegir a sus esclavos. Pronto se empezaban a escuchar en la Sala a los esclavos rogando y suplicando piedad. Los niños Luo no los trataban como seres humanos, ellos eran entrenados para golpearlos sin compasión.

Muchos de ellos trataron de encontrar a Zen Luo. ¡El hecho de golpear a un antiguo joven patrón con toda la agresividad podían les daba un mayor sentido de éxito!

Cuando lo usaban como saco de arena, Zen Luo protegía las partes vitales de su cuerpo con calma. Con el paso de los años ya se había acostumbrado.

En poco tiempo, habían pasado algunas personas por la entrada de la Sala de Artes Marciales. Un joven muy bien vestido dirigía a este grupo de recién llegados.

"¡El joven patrón ha llegado!"

"Joven patrón, su entrenamiento terminó al fin. Parece que se siente renovado en espíritu. ¡Debe haber progresado mucho en habilidad y fuerza!"

"Nuestro joven patrón es inteligente. Él es el talento de nuestro Clan Luo. Debe estar más fuerte y seguramente ha entrado en el nivel más alto de refino de huesos".

Los niños que vieron al joven patrón entrar dejaron de entrenar y empezaron a mostrarle apoyo. Algunos incluso se acercaron a él mientras lo alababan. Era obvio que todos querían adular al joven patrón.

Los ojos de Zen Luo se posaron en el joven y su imperceptible ira apareció en silencio. Ese adolescente al que los niños Luo llamaban el joven patrón era Perrin Luo, el hijo mayor de la segunda rama del Clan Luo. Tenía la misma edad que Zen Luo.

Zen Luo fue relegado a ser esclavo y Perrin Luo lo reemplazó como el joven patrón del clan.

Zen Luo había oído hacía algún tiempo que Perrin Luo se había estado quedando en un lugar apartado para entrenar. Estuvo desaparecido durante mucho tiempo y parecía ser que había mejorado bastante después del entrenamiento.

Perrin Luo era muy sensible y se volvió para mirar a Zen Luo cuando se percató de la mirada llena de odio de su primo. Sonrió mientras caminaba hacia él y le dijo: "Zen Luo, entrené durante mucho tiempo. No esperaba verte vivo cuando volviera".

"Gracias por preocuparte por mí. Estoy jodidamente vivo", respondió Zen Luo con voz apagada.

"¡Cómo te atreves! ¿Qué tipo de tono es ese? ¿Cómo osas hablarle así al joven patrón?"

"¡Aquí solo eres un esclavo, arrodíllate! Tírate al suelo rápidamente y pide disculpas a nuestro joven patrón o te arrepentirás de estar vivo", le gritaron varios niños del Clan Luo como si Zen Luo hubiera hecho algo imperdonable.

Zen Luo miró a su alrededor con indiferencia. En el pasado esas personas solían comportarse como pequeños perros delante de él. Estaban demasiado asustados incluso para respirar en su presencia cuando él era el joven patrón. Una vez que perdió el poder, la actitud de ellos hacia él cambió. Había sucedido de forma muy repentina. Ahora eran los perros de Perrin Luo.

Perrin Luo hizo un gesto con la mano para evitar que los alterados niños de Luo lo defendieran y se dirigió a Zen Luo con una sonrisa triunfante: "Zen Luo, ¿sabes por qué me fui a entrenar?"

Zen Luo no respondió, se limitó a mirar a Perrin Luo sin expresión alguna.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top