MoboReader> Fantasía > Apoteosis

   Capítulo 5 Un cuerpo sorprendente (Primera parte)

Apoteosis By En Ci Jie Tuo Palabras: 8584

Updated: 2019-06-11 00:02


Dado que Zen le había dado una lección a Darren la noche anterior, el mayordomo no se presentó por la mañana. Sin embargo, varios de sus colaboradores fueron a ponerle a Zen la habitual armadura de cuero antes de acompañarlo a la Sala de Artes Marciales, donde, como de costumbre, practicaba un grupo de niños del Clan Luo. A pesar de la niebla y el frío de la mañana, estaban concentrados en su clase en la Sala.

No llevaban ningún tipo de protección en los brazos mientras golpeaban con sus puños a una fila de hombres de piedra que estaba en la esquina. A pesar de lo duros que estaban, los niños rompieron sus objetivos con fuerza y precisión.

Los esclavos estaban al otro lado de la Sala. La tristeza y la desesperanza se reflejaban en sus expresiones mientras observaban la fuerza que estaban empleando los niños.

El ciclo interminable de ser golpeado y pateado día y noche hacía que sus vidas fueran realmente insoportables. La mayoría de las noches no paraban de dar vueltas cuando se acostaban en la cama. El sueño se les iba mientras se retorcían de dolor. Desgraciadamente no tenían para nada libertad. Habían sido comprados por el Clan Luo y no tenían más remedio que soportar los golpes.

"¡Todos los esclavos se preparan!", gritó Corey, el entrenador.

Los esclavos dejaron sus reflexiones cuando escucharon a Corey. Era un entrenador cruel. Si se daba cuenta de que alguno de los esclavos cometía el más mínimo error, perdía la calma y los azotaba. El látigo de Corey no era un látigo cualquiera, y una persona de piel delgada podía ser despellejada de un solo golpe.

Los niños Luo estaban familiarizados con esta parte de su rutina. En silencio, se dirigieron a los esclavos y comenzaron a elegir. Un adolescente fuerte llamado Melvin Luo eligió a Zen.

Otros esclavos miraron a Zen con ojos llenos de simpatía.

El talento de Melvin Luo era normal ya que todavía estaba en el nivel de refino de piel. Sin embargo, su fuerza divina interna era poderosa e igual a cualquiera de los que estaban en el nivel de refino de carne. Era feroz y despiadado; había matado a varios esclavos y a otros los había herido de gravedad. Ser elegido como el saco de boxeo de Melvin era, de hecho, una desgracia.

Melvin Luo agitó su puño y movió su cuerpo un poco antes de mirar a Zen. Sus ojos brillaban de emoción. Los reclusos condenados a muerte eran difíciles de conseguir en los últimos tiempos. El número disminuyó aún más cuando otras familias competían por comprarlos. Los sacos de boxeo humanos utilizados por el Clan Luo estaban privados de complementos adecuados, así que los esclavos eran un recurso escaso en el Clan Luo.

Golpear a un esclavo no solo ejercitaba sus cuerpos sino que también ayudaba a los niños a expresar sus sentimientos. Otro motivo por el que Melvin Luo se sintió emocionado fue porque su saco de boxeo era el joven patrón del Clan Luo.

El joven patrón estaba en un nivel mucho más alto que Melvin y ahora estaría pidiendo misericordia bajo sus puños. Ese pensamiento agradaba a Melvin.

Zen frunció el ceño. Melvin era conocido por su fuerza y Zen había sufrido gravemente por los golpes que le había propinado la última vez. Había tardado medio mes en recuperarse de las lesiones internas que le había provocado.

Sin embargo, haber pasado dos años de su vida como saco de boxeo humano le había enseñado a mantener la calma en cualquier situación. Respiró profundamente y luego se acomodó su armadura de cuero antes de enfrentarse a Melvin Luo.

Este se acercó a él con todas sus fuerzas. Había estado practicando un golpe muy violento de boxeo llamado 'Golpe Gigantesco' y estaba ansioso por probarlo en su saco de boxeo humano.

Melvin Luo se dirigió a Zen como un toro furioso. Su primer golpe aterrizó directamente en el pecho de Zen. Todo el mundo miraba con los ojos abiertos cómo una ráfaga de viento envolvía a Zen.

Ante esa potencia, Zen respiró hondo y puso rígido el pecho para poder usar la protección de la armadura de cuero y así contrarrestar la fuerza del puñetazo.

"¡Puf!"

Aunque la gruesa armadura de cuero ayudó a frenar el impacto del puño de Melvin, Zen todavía sentía que el dolor recorría todo su cuerpo. La fuerza con la que Melvin había golpeado a Zen lo hizo sentir como si le hubieran g

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

olpeado el pecho con un martillo enorme. En ese momento exhaló rápidamente y dejó que su pecho se aplanara tanto como fuera posible.

"¡Potencia de descarga!"

Después de haber expulsado el aire se formó una zona de amortiguamiento que compensó la fuerza del oponente. Este era el secreto de supervivencia de Zen durante sus dos años como saco de boxeo humano.

Sin embargo, la fuerza del puño de Melvin Luo fue demasiado intensa y, después del segundo golpe, Zen sintió que el dolor era insoportable. Forzó una sonrisa amarga mientras todo su cuerpo temblaba por el impacto. Como una cometa con cuerda rota, Zen se cayó repentinamente.

Cuando se tumbó en el suelo, dejó que los mareos que sentía lo alcanzaran. Pensó que todo había terminado. Tenía miedo de que ese puñetazo le hubiera causado lesiones internas graves. Sin embargo, se sorprendió cuando poco después se percató de que no sentía ningún dolor.

De hecho, no sintió nada. Entonces un extraño calor emergió de su pecho. Tan pronto como esas corrientes cálidas fluyeron a través de él, el cuerpo de Zen reaccionó. Sintió como si su cuerpo fuera un lobo hambriento que se tragaba ese calor con avidez.

Luego el calor se extendió por todo su cuerpo llegando hasta la célula más pequeña. Envuelto en ese calor, Zen se sintió cómodo.

'¿Qué está pasando? ¡Estas corrientes están refrescando mi cuerpo!', pensó Zen mientras sentía las cálidas corrientes sobre su cuerpo

Aunque Zen era un esclavo, una vez fue joven patrón del Clan Luo. El conocimiento que había adquirido durante ese tiempo había sido incalculable. Sabía que no era una reacción normal.

Las píldoras que podían refrescar el cuerpo eran muy raras, al igual que las Píldoras Mágicas que tenía el Clan Luo. Se decía que podían causar varios efectos en el cuerpo. Sin embargo, los ingredientes de las Píldoras Mágicas eran difíciles de encontrar. Eso explicaba por qué una familia tan rica como el Clan Luo había tardado cientos de años en adquirir solo dos de estas píldoras. Eran preciosas, por cierto.

El efecto que producía en el cuerpo también era un fenómeno extraño. Zen se quedó en el suelo pensando por un rato. Pronto relacionó su reacción con la extraña experiencia que había vivido la noche anterior.

'Usa la carne como arma. Utiliza tu cuerpo como alma, templa y practica a fondo, limpia el organismo para obtener una gran vitalidad...', Zen recordaba parte de lo que había aprendido la pasada noche.

¿Era esto lo que quería decir con 'templa'? ¿Necesitaba ser golpeado?

Tal y como estaba registrado en la lámina de oro, su cuerpo se había convertido en un arma misteriosa. La refinación de un dispositivo fue quizá parte del proceso. ¿Acaso 'temple' era un proceso para refinar las armas más misteriosas?

¡A través de los golpes que había aguantado, el cuerpo de Zen había producido la corriente cálida necesaria para lavar la carne de su cuerpo! Parecía que ser golpeado era igual a estar tomando constantemente las Píldoras Mágicas.

Pensando en eso, la mente de Zen se convirtió en un caos. Se emocionó y su corazón latía más rápido como consecuencia.

Se puso de pie para confirmar su teoría.

Aunque no estaba herido y el puñetazo de Melvin Luo lo había ayudado, seguía fingiendo que le dolía. Parecía que Zen estaba luchando por levantarse e incluso temblaba para evitar que otras personas se preguntaran por qué no lo habían lastimado.

Cuando Melvin Luo lo vio de pie, su rostro mostró sorpresa porque pensó que su golpe lo mataría o lo mutilaría. Sin embargo, Zen todavía podía ponerse de pie y eso avergonzó a Melvin Luo.

"¡Oye, no es de extrañar que estés en la cima del nivel de refino de carne! ¡Eres resistente a los ataques! Eso es genial. ¡Ahora te vuelvo a golpear!" Melvin Luo se apresuró a golpear Zen.

"¡Bum!"

Zen fue golpeado duro y esta vez voló hacia atrás y rodó por el suelo como si fuera una bolsa de arena con forma de hombre. Zen estaba secretamente impresionado cuando, en vez de sentir dolor, sintió las cálidas corrientes nuevamente. El calor se extendió por todo su cuerpo revitalizando sus órganos. Las cálidas corrientes se convirtieron en pequeñas serpientes que se arrastraban hacia sus órganos internos y sus venas, refinando el cuerpo y refrescando sus órganos.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top