ManoBook > Urban romance > Amanecer Junto a Ti

   Capítulo 3 Un juego más desafiante

Amanecer Junto a Ti Por Yue Xia Xiao Hun Palabras: 7164

Actualizado: 2019-10-12 00:02


Molly Xia se apresuró al camerino para cambiarse de ropa con la respiración entrecortada por el susto que acababa de pasar y lo que había tenido que correr. Si el auto no hubiera frenado a tiempo, podría haber sucedido lo peor. Su corazón todavía latía a mil por hora y sus rodillas temblaban mientras se cambiaba de ropa rápidamente. Intentó tranquilizarse respirando hondo, inhalaba y exhalaba despacio.

Molly, con el cabello recogido en un moño, llevaba una blusa blanca y una pajarita roja que combinaba con la falda roja acampanada. Su apariencia juvenil quedaba ligeramente oculta por el uniforme de camarera y el peinado formal. El aspecto que tenía aportaba confianza y profesionalidad en su trabajo, pero nada podía ocultar la inocencia de su mirada. Antes de salir del camerino, se detuvo un momento y se miró al espejo.

"¡Vamos, Molly! ¡Eres la mejor!", se dijo a sí misma levantando el puño para animarse. Echó un último vistazo a cómo se veía, salió y comenzó su turno de noche. Al verla salir, Lily Song, una de sus compañeras de trabajo, se acercó a ella inmediatamente.

"¡Hola, Molly! ¿Te has enterado?", preguntó Lily entusiasmada. Sin esperar que le respondiera, Lily Song se acercó a ella y le susurró con voz misteriosa: "La habitación Súper VIP está reservada para esta noche".

"Ah, qué bien...", respondió Molly sin mostrar ni un ápice de emoción. Luego bajó la cabeza para anotar algo en el libro de registro. Para decepción de Lily su noticia no despertó ningún interés en su compañera, se sintió impotente y desvió la mirada resignada. Entonces hizo una mueca y se quejó: "Molly, ¿podrías, por favor, actuar como una chica a veces? ¿Podrías al menos mostrar un poco de interés por los chismes? ¿No estás emocionada? ¡No es cualquier habitación, es la sala Súper VIP!", le explicó animadamente a Molly, dándole más énfasis al decirlo palabra por palabra. "Y solo los clientes con más de diez millones pueden acceder a ella", agregó.

Molly levantó la cabeza y miró a Lily, cuyos ojos brillaban de admiración e imaginación esperanzada. Entonces dejó escapar un suspiro y contestó: "Lily... Tengo unos cinco trabajos a tiempo parcial todos los días. Dime en qué momento voy a tener tiempo de preocuparme por los chismes. Además, es una habitación para multimillonarios famosos... No podemos colarnos allí sin más, así que... será mejor que vuelvas a casa ahora. Yo tengo que trabajar", dijo Molly volviendo a colocar el libro de registro en el casillero. Lily hizo un puchero después de escucharla. Una mirada de desilusión apareció en su rostro. Molly sonrió a su compañera enérgicamente y finalmente salió del camerino.

El Casino Gran Noche era el casino más grande y lujoso de la Ciudad A, un lugar donde las personas podían hacerse millonarias o incluso multimillonarias al instante y ganar una fortuna con la que solo hasta ese momento habían soñado. Sin embargo, para otros era un lugar donde desafortunadamente podían perder todo lo que tenían en un abrir y cerrar de ojos.

En su mayor parte, el Casino Gran Noche, era un lugar donde la lujuria, la codicia y el lado oscuro de la naturaleza humana se revelaban con sinceridad. Detrás del falso lujo y la prosperidad había un abismo oscuro y profundo. Una vez que las personas quedaban atrapadas en él, la desesperanza se apoderaba de ellas para siempre.

Molly acomodó una bandeja en sus manos y comenzó a servir en las mesas de juego. Siempre con una sonrisa cortés en su hermoso rostro. Moviéndose de una mesa a otra, rellenaba cada copa de vino vacía con rapidez. Con su

erte recibiría una ficha como propina cuando un jugador se emocionaba después de ganar una ronda.

Ella guardaba feliz las fichas azules en su bolsillo y luego continuaba dando vueltas por las mesas, sirviendo a los jugadores y asegurándose de que estuvieran bien atendidos. Molly se mostraba dinámica y enérgica durante toda la noche, no había rastro de cansancio en su rostro.

En comparación con el ruido que había en la sala principal, la sala Súper VIP, situada en el piso superior, tenía de un ambiente tranquilo y reservado. La enorme puerta tenía un diseño confuso y la habitación, aunque estaba pintada con colores oscuros, gozaba de buena iluminación gracias a las lujosas lámparas. La elegancia se percibía en los muebles y en cada rincón de la habitación.

Un hombre de unos veintitrés años estaba sentado de forma informal al final de una gran mesa de juego, luciendo un aspecto impresionante con un traje hecho a medida. Cerraba los ojos perezosamente mientras golpeaba con sus dedos largos y delgados la franela verde de la mesa. Su cabello corto y despeinado caía sobre sus cejas, tapando la mirada aburrida y malvada de sus ojos.

"¡Pum!". La gran puerta de madera emitió un sonido cuando alguien la abrió de repente desde fuera. Al escucharlo, el hombre sonrió con malicia y levantó lentamente la cabeza, revelando la astuta mirada de sus ojos. La profunda y misteriosa expresión de su hermoso rostro le hacía aparentar más edad de la que tenía.

Brian Long apareció por la puerta justo en ese momento. Sus ojos se dirigieron directamente al hombre que estaba dentro de la habitación. Entonces hizo una pausa y sonrió de manera traviesa antes de caminar hacia la mesa. Brian irradiaba un aura imperiosa y arrogante, con cada uno de sus movimientos, que no tenía nada que ver con el hombre sentado dentro de aquella habitación.

Se quitó el abrigo con descuido y se lo arrojó inesperadamente al camarero que tenía al lado. Luego ocupó el asiento que estaba al otro extremo de la mesa, frente al hombre que había llegado antes. Se puso cómodo, cruzó las piernas con indiferencia, encendió un cigarrillo y dijo: "Deberías venir conmigo mañana para conocer a la gente de la Isla QY".

"¡OK!", respondió con desinterés sin levantar la vista de la mesa mientras jugaba con las fichas.

Brian apoyó con calma la espalda contra la silla mirándolo fijamente con los ojos entrecerrados. Su rostro mostraba curiosidad cuando levantó las cejas y preguntó: "Eric, ¿de verdad quieres apostar por ella conmigo?".

"¿Tú qué crees?", respondió Eric Long con una sonrisa encontrándose con los ojos de Brian. Entonces se encogió de hombros, estiró sus brazos y sonrió con frialdad.

Brian bajó la mirada pensativo y apagó el cigarrillo en el cenicero. Al darse cuenta de la determinación de su rival, se dispuso a decir lentamente: "Bueno, si ese es el caso, entonces... ¿Por qué no jugamos a algo más desafiante? ¿Qué te parece?".

Cuando terminó de hablar, levantó ligeramente la cabeza mientras la inclinaba y una pizca de intimidación y confianza brilló en sus ojos.

Eric, todavía con cara de póker, arrojó las fichas sobre la mesa y contestó: "Bueno, dime, ¿cuáles son las reglas?".

"Si pierdes, tendrás que renunciar a Becky y...", respondió Brian mientras inclinaba su cuerpo hacia adelante y entrecruzaba sus manos. Reteniendo el resto de las palabras, la tensión comenzó a palparse en el ambiente. Con una sonrisa y una expresión arrogante reflejada en su perfecto rostro, Brian continuó: "¡Y entregarme el Grupo Imperio de Dragón!".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir