ManoBook > Urban romance > Amanecer Junto a Ti

   Capítulo 7 El día después (primera parte)

Amanecer Junto a Ti Por Belén Palabras: 4996

Actualizado: 2019-10-16 00:10


La cabeza le dolía a Molly como si le estuviesen dando golpes con un martillo, y sentía como si su cerebro fuese a explotar en cualquier momento. Al mismo tiempo, una oleada de calor recorría su cuerpo desde el estómago pasando por el cuello y la cara. Frotándose contra las sábanas, Molly se estremecía cada vez que la sensación suave y sedosa del satén tocaba su piel desnuda. A la vez, sentía como si un enjambre de hormigas se arrastrase sobre ella, dándole una sensación de hormigueo y picazón.

"Mmm...". Molly movió ligeramente sus labios secos y gimió. Su boca y su garganta se habían secado terriblemente y su cuerpo estaba febril; se sentía tan sedienta como si no hubiera tomado agua durante días.

"Mmm...".

Comenzó a jadear ligeramente. Quería abrir los ojos, pero, además del dolor, su cabeza era también golpeada por todo tipo de pensamientos dispersos. Ininteligibles fantasías inundaban su mente, a la vez que sentía que era incapaz de mover su cuerpo por el peso de una roca sobre él.

Un momento después, logró tragar un poco de su saliva que ya se había espesado debido a la sed; y apenas consciente, luchó por levantar un poco los párpados. Aturdida, miró a su alrededor.

La tenue luz, la habitación lujosa, la sábana sedosa... Todo le parecía desconocido. Cada objeto sobre el que posaba la mirada parecía advertirle que estaba en un lugar extraño.

Débilmente, agitó los ojos e intentó recordar lo que había sucedido. Su mente buscó los recuerdos más recientes, y de repente recordó lo último que sucedió antes de que perdiera la consciencia. Al pensar en ello, su pecho se agitó violentamente y su respiración se hizo más profunda. Estaba absolutamente furiosa, y sus ojos reflejaron lo que sentía. En ese estado de ánimo, intentó mover las mantas y levantarse de la cama, pero debido a los efectos del vino y la droga, su cuerpo estaba demasiado débil; ni siquiera pudo moverse un milímetro. ¡Muy consciente del peligro de quedarse allí, sabía que tenía que irse lo antes posible!

Al instante, apretó los dientes con fuerza y se levantó apoyando su cuerpo contra la cabecera de la cama; y jadeando intensamente, escaneó con cuidado las cuatro esquinas de la habitación. Después de confirmar que no había nadie más allí, arrastró su débil y tambaleante cuerpo hacia la puerta.

Cuando pisó la gruesa alfombra del pasillo de afuera, sus rodillas temblaron, y en menos de un segundo ya estaba en el piso, puesto que sus piernas estaban demasiado déb

iles para sostener su peso.

Por otro lado, el calor que sentía dentro de sí parecía intensificarse cada segundo, lo cual la debilitaba aún más. Por otro lado, tenía la vista borrosa, y miró de izquierda a derecha y notó un pasillo largo en forma de arco a ambos lados.

Enseguida, reunió toda la fuerza que pudo y lentamente se levantó del suelo; y apoyándose contra la pared, se movió hacia el lado izquierdo y caminó aun tambaleándose. Sin embargo, después de moverse unos pasos, escuchó indistintamente a alguien que hablaba.

"¿Una muchacha? ¿Una virgen?".

"En serio...".

"Jajaja... Me encanta este tipo de muchacha inocente, que luce como un lindo conejito...".

Molly se puso más ansiosa cuando la voz sonó cada vez más cerca de ella; sus ojos se abrieron y gotas de sudor cayeron por su frente mientras la voz continuaba hablando:

"Me encargaré de esto... No te preocupes... Nadie lo descubriría...".

La voz se hizo más y más fuerte, y esta vez resonaba en el pasillo vacío.

Molly no tuvo más remedio que darse la vuelta y caminar hacia la dirección opuesta, puesto que sabía que no podía dejar que el hombre la encontrara y que tenía que escapar lo antes posible. A juzgar por sus palabras, comprendió que había sido drogada y llevada a una habitación de hotel como un regalo para un huésped de alto perfil.

Mientras se arrastraba hacia adelante, la cara de Molly se retorcía de ansiedad; se movía muy lentamente, centímetro a centímetro, debido al efecto de la droga en su cuerpo.

Sin embargo, escuchó que se acercaban unos pasos, e inmediatamente contuvo el aliento y buscó un lugar para esconderse. Giró la cabeza y miró la habitación más cercana a ella con una pizca de esperanza en sus ojos, y usando toda su fuerza, logró llegar hasta la puerta. Pero, justo cuando estuvo a punto de tocar, notó que estaba ligeramente abierta, y ahora sin tiempo para dudar, apretó los dientes, la empujó y entró en la habitación en silencio. Tan pronto como estuvo adentro, oyó que la voz del hombre se desvanecía lentamente mientras caminaba hacia el extremo curvo del pasillo.

Molly lanzó un suspiro de alivio y se apoyó contra la pared, todavía jadeando. De repente, sintió una fuerte presión, el aire se hizo más delgado y le era más dificultad respirar.

Instintivamente, giró la cabeza, y se encontró con un par de ojos profundos como campos magnéticos, los cuales la hacían sentir que iban a atraer y tragar cualquier cosa que cayera sobre ellos.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir