ManoBook > Urban romance > Amanecer Junto a Ti

   Capítulo 1486 La saga de Addison 89 Confusión

Amanecer Junto a Ti Por Changdu Palabras: 10351

Actualizado: 2020-09-27 16:37


Después de colgar el teléfono, Addison se dirigió al estudio y encendió su computadora para revisar las noticias en línea. Cuando vio los titulares sus ojos se nublaron con ira y odio, y en ese momento su celular volvió a sonar haciendo que retirara la vista de la computadora para revisar quién estaba llamando. Al ver que era Eric respondió a la llamada y de inmediato se puso el teléfono junto a la oreja. "Hola tío Eric, sí, lo he visto".

Al otro lado de la línea Eric acariciaba su frente con impotencia y luego de una pausa, preguntó: "¿Con cuál problema quieres lidiar?".

El chico guardó silencio durante un rato porque sabía que tanto la Isla la Luna como el Proyecto Cristal eran de gran importancia para la Familia Long y por ende, para él mismo. La primera era la ciudad natal de Shirley, su abuela y Richie, su abuelo, había renunciado al segundo por el bien de su esposa, por lo que ahora Brian y Eric estaban haciendo todo lo posible para reanudar el proyecto. Por supuesto, Addison no podía permitir que nada saliera mal con ninguno de los dos asuntos.

"Me voy a la Isla la Luna", dijo el chico después de tomar la decisión a regañadientes.

Ahora su tío se estaba tomando una pausa en silencio para tomar su decisión. Con una magnitud de 6 grados, el terremoto que acababa de golpear a la isla seguramente traería más réplicas que sus habitantes temerosos esperaban. Por consiguiente, era demasiado peligroso en ese momento para que el chico fuera.

"Tú te encargas del Proyecto Cristal, así que alístate, el avión privado despegará en cuarenta minutos", le ordenó con voz indiferente.

"¿Tío Eric?", dijo el chico frunciendo el ceño y preguntándose para qué su tío se molestaba en pedirle su opinión respecto al lugar que preferiría ir, si al final no iba a aceptar su decisión.

"¡Te estoy dando una orden como gobernante de la Isla Dragón!", Eric exclamó fríamente, confirmando su decisión.

Las cejas del chico se levantaron con sorpresa, por lo que no tuvo más remedio que obedecer la orden del gobernante. "¡Sí, su Majestad!", dijo apretando los dientes. Tan pronto como sus palabras se desvanecieron, la llamada se cortó desde el otro extremo de la línea.

Poco después, Addison escuchó un ruido proveniente del exterior del estudio, y tan pronto como se puso de pie, vio a Sally parada en la puerta con el pelo empapado y pegado a sus mejillas. Mirándolo con ojos confusos, la chica le preguntó: "¿Pasó algo?".

El hombre simplemente asintió con la cabeza queriendo ocultarle la urgencia de la situación y con la intención de no darle ningún detalle, por lo que jalándola hacia su pecho, la abrazo amorosamente y dijo: "Tengo que lidiar con algo, así que saldré de la Isla Dragón en un avión dentro de media hora. Por favor, no vayas a ningún lado, quédate aquí y espérame, ¿de acuerdo?".

La desesperación en su voz sonaba como si estuviera casi suplicando. Mientras hablaba, le vinieron a la mente las historias de Brian y Molly en su juventud, las cuales hicieron que se diera cuenta, en ese momento, del temor que se sentía al ver que alguien que signi

lo.

Tomada por la angustia y la ansiedad, la chica se mordió el labio inferior mientras miraba constantemente las noticias que, por fortuna, llegaban por satélite. Con buenas razones para estar preocupada, no se había dado cuenta de lo fuerte que se había mordido los labios hasta que pudo saborear el sabor metálico de la sangre en su boca.

Sin embargo, ella seguía tratando de comunicarse con él aunque la señal no era lo suficientemente fuerte. Como candidato a gobernador de la Isla Dragón, el hombre tenía más probabilidades de convertirse en el próximo gobernante, por lo que nunca apagaría su teléfono celular a menos que fuera absolutamente necesario. Habían pasado quince horas desde que partió y la chica todavía no podía comunicarse con él.

Por lo general, solo tomaba unas cinco horas volar desde la Isla Dragón a la Isla La Luna, lo que significaba que había perdido contacto con él durante diez horas.

Cuanto más veía Sally las noticias en la televisión, más se le hundía el conrazón. La isla afectada era el hogar de las mundialmente famosas flores púrpuras, pero ahora todo se había reducido a una enorme pila de escombros. Luego de que el fuerte terremoto causara estragos y dejara muchas víctimas, en las que se encontraban sus habitantes y turistas de varias partes del mundo. La integridad de la vida humana se volvía frágil y delicada especialmente en tiempos como estos, haciendo que la línea que separaba a los humanos de las pequeñas e insignificantes hormigas, se hiciera cada vez más difícil de distinguir.

De repente, el teléfono celular de la chica sonó, interrumpiendo su hilo de pensamientos y haciendo que se sorprendiera al principio para luego dejar que la emoción corriera por sus venas. Sin darse cuenta quién era la persona que llamaba, afanadamente respondió. "¡Addison! ¿Hola? ¿Dónde estás? ¿Cómo estás?", exclamó.

La persona al otro lado de la línea permaneció callada durante unos segundos antes de que finalmente rompiera el angustioso silencio. "Lamento decepcionarte, peor no soy Addison, ¡soy Leonardo!".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir