ManoBook > Otros > Perdidamente enamorado

   Capítulo 3 Perdidos

Perdidamente enamorado Por Lala-Sula Palabras: 9534

Actualizado: 2021-03-04 19:13


Narra Nam

Estaba preocupado, es la primera vez que venimos a este lugar, y no tiene señal de teléfono, lo que complica la búsqueda.

— Manager, aanager — llama la atención del manager— Eun-Yeong y Jung Kook están perdidos.

Manager toca su frente con la palma de su mano.

— No hay una vez que Jung Kook se separe del grupo, definitivamente tendré que ponerle un rastreador —suspiro— busquemos ayuda con las personas que viven aquí, para encontrarlos rápidamente e irnos a descansar ya que mañana será un día muy duro.

Asentí y fuimos ambos a buscar ayuda

Los habitantes nos comentaron que teníamos que encontrarlos rápidamente ya que eran las 6 p.m. y si se hacía de noche iba a ser más difícil encontrarlos.

— ¿Y si se los comió un león? —dijo Tae mordiéndose las uñas—.

— Tonto—dijo golpeando la cabeza de Tae— aquí no hay leones ni nada que se le parezca.

— Pero si hay serpientes, ranas y arañas venenosas así que tenemos que darnos prisa ya que una picadura o mordida de algún animal venenoso estando ellos perdidos y sin conocer que planta medicinal tomar sería grave— dice el señor haciendo que mi preocupación aumente.

Todos palidecen.

— Hagamos grupos de 3 —dijo el dueño de la granja— así podremos rendir más, cada persona tendrá una bengala por si los encuentran la lanzarán al aire avisando a los demás de su encuentro.

Todos asintieron.

— Tae con Hoseok y el señor Park (dueño de la granja) —los nombrados asintieron—, Nam, Jimin y Seun (hijo de Park) son el segundo grupo —los nombrados asintieron—, Jin, Suga y Joong (persona que vive en la granja) y yo me iré (manager) con Suk y Min Ah. Ahora todos a la marcha.

~~~~~~Una hora después~~~~~

Ya ha pasado una hora y nada que encontramos a Eun-Yeong y y ya me estoy preocupado, mi pequeña Eun-Yeong que siempre ha sido miedosa y frágil en estos momentos está vulnerable muy vulnerable, en un lugar que no conoce y sin cómo comunicarse.

De repente comienza a llover.

— ¡Ahora no! —Exclamó Namjoon—.

Tendremos que apresurarnos o tendremos graves problemas para encontrarlos.

Narra Eun-Yeong

Ya llevamos más de una hora perdidos y la verdad es que me estoy preocupando al nivel Dios, somos dos niños miedosos en medido de la naturaleza, que de día es hermosa pero de noche da mucho miedo. Sobre todo en Jung Kook que escucho anoche de parte de Hoseok una historia de miedo, donde un grupo de amigos se pierden en un bosque y un hombre loco los va asesinando uno por uno sin dejar rastro.

Sonó una rama

— Llego, llegó —gritó— vino por mí Eun-Yeong, vino por mí —dijo sollozando— yo le dije a Hoseok que ese hombre loco si existía y ahora esta es la prueba.

Sonaron varias ramas más, ocasionando que Jung Kook tomará fotos a todo lo que se movía, lo cual no detenía ya que la luz que emitía la cámara al momento de tomar las fotos podría ayudar como señal.

— Auch—dije al sentir que algo me pico— Me picó algo en mi pie.

Inmediatamente Jung Kook tomó una foto a lo que se movía cerca de mi pie.

— U-u-u-una se-e-e-e-erpiente —exclamó Jung Kook pálido—.

Esto no puede ser.

~~~~una hora después~~~~~

Estaba mal, mi temperatura subía cada minuto y para mi desgracia estaba lloviendo, sin tomar en cuenta de que a mi lado yacía un Jung Kook llorando por la muerte que no me ha llegado todavía.

— Estas muy pálida Eun-Yeong —dijo entre lágrimas — y muy caliente, ¿Que hago? ¿Que hago? — dijo colocándose las manos en la cabeza en señal de desesperación — no te mueras Eun-Yeong por favor, resiste. ¡Ayuda! —Gritaba— ¡Ayuda!

Mis ojos pesaban y aunque no quería cerrarlos ellos no me obedecían, mi cuerpo ya no lo hacía.

— No, no, no —decía Jung Kook mientras me tocaba las mejillas con sus suaves manos— no te duermas por favor, no lo hagas mantente despierta.

Pero no podía mis ojos se cerraron sin previo aviso.

Narra Jung Kook

No sabía qué hacer, a Eun-Yeong la había picado una serpiente y no sabía qué hacer, estaba muy pálida y caliente, estaba lloviendo y eso no ayudaba, tenía miedo de llevarme la cargada bajo la lluvia ya que con su temperatura y esta noche tan fría sumándole la lluvia aumentaría el riesgo de su salud, pero ¿Qué hago? ¿Qué puedo hacer por ella? —Lágrimas salieron y mojaron aun más mis mejillas—.

— ¡Que alguien me ayude, por favor!—grito sollozando—.

No sé qué hacer, si me quedo y sigo gritando tal vez no obtenga respuesta alguna, pero si me voy a buscar ayuda y no doy para llegar ¿Que voy a hacer?

— Estoy entre la espada y la pared —digo con las manos en la cabeza—.

— No, no, no piensa rápido Jung Kook, Eun-Yeong está mal y sólo tú puedes ayudarla — me digo a mí mismo, para finalmente tomar una decisión—.

Narradora

Jung Kook observó detenidamente el lugar donde se encontraba, recordó cada detalle como si de buscar un lugar perfecto pa

ra una foto se tratara y comenzó a buscar ayuda, aunque no tenía como marcar el camino con algún objeto, buscaba por este detalles que lo ayudarán a encontrar el camino correcto hacia Eun-Yeong, corrió y corrió gritando ayuda y mirando a todas partes que no se dio cuenta que delante de él había un hueco hasta que cayó en él.

— Maldición —Grito al caer al hueco—.

El hueco no era muy profundo, pero con un pie lastimado y sin poder apoyarse del suelo (ya que este estaba muy resbaladizo por la lluvia) no podía salir del hueco. Como este no era tan profundo él podía visualizar a su alrededor, pero sólo veía agua entrando en el hueco y árboles en los alrededores.

Jung Kook se sentía mal, no había podido buscar ayuda parte Eun-Yeong y ahora él estaba lastimado, se sentía inútil e impotente pero no podía dejar a la pobre Eun-Yeong sola y enferma, así que comenzó a gritar y a la vez intentando salir del hueco, ocasionando que por el suelo resbaloso volviera al mismo.

De repente sintió como momentos antes de caer nuevamente en el hueco una mano lo ayuda a salir, siendo está su apoyo. Cansado de tanto luchar, tomó aire rápidamente e intento levantarse, pero el dolor en su pie izquierdo no se lo permitía.

— ¿Que haces a estas horas por aquí muchacho y en estas condiciones? —dijo el señor de avanzada edad—.

— Yo-o necesito que me ayude con Eun-Yeong —dije agotado— a ella la mordió una serpiente.

— Está bien, vamos, dime ¿Donde está la muchacha? Y Jong llévalo a mi casa —dijo el anciano a su acompañante el cual solo asintió—.

— No, no, no yo lo llevaré a Eun-Yeong —dije intentando levantarme pero el dolor me regresó a mi sitio—.

— Muchacho, me conozco este bosque como la palma de mi mano, sólo dime que camino tomaste y sabré llegar.

— No, sólo estaré tranquilo si llego donde está Eun-Yeong.

Y sin más con ayuda del muchacho que acompañaba al anciano los dirigí hacía Eun-Yeong.

Intente cargar a Eun-Yeong pero el pie no me dejaba, lo cual cedi al chico más o menos de mi edad, que la cargará mientras yo apoyado en el anciano caminaba hacia su casa.

Ya en casa del anciano.

— Ahora si dime ¿Que fue lo que pasó con la muchacha? —decía mientras la acomodaba junto con el muchacho en una cama—.

— A ella la mordió una serpiente

—Bien, ¿Cual serpiente?

— Una, una —recordó y sacó su cámara mostrándole una foto—.

— uhm ya veo, Jong tráeme aquellas hierbas y eso y eso —decía mientras señalaba los objetos—.

Me ordenó machacar las hierbas mientras él pienso yo, sacaba el veneno de Eun-Yeong y Jong colocaba paños de agua en la cabeza de Eun-Yeong.

— Jong busca ropa para ellos, necesitarán cambiarse, sobretodo lo muchacha.

El nombrado asintió y se fue en busca de lo ordenado regresando con estos.

— Ahora cámbiala —me dijo el anciano—.

Palidecí

— ¿Qu-qu-e-e yo que? —tartamudeo—.

— Sí, cámbiala o ¿Dejaras que se ponga peor con esa ropa toda mojada? —Negué— ¿O pretendes que yo la cambie? ¿O que lo haga Jong? —ambos me quedaron mirando—.

— Pe-pe-ro Y-y-y-y-o-oo no creo que le vaya a gustar.

— Olvídate de eso y cámbiala ya, hasta la ropa interior.

— ¡¿La ropa interior?! No sé porque, pero creo que Eun-Yeong me matara después.

— Deja el drama y has lo que te digo —se marchó dejándolo sólo con Eun-Yeong —. Y apresúrate que tienes que atenderte también —dijo mientras se iba—.

Y aquí vamos —pensó— comenzó a acercar su mano temblorosa hacia la blusa de Eun-Yeong, no temblaba por el frío que hacia, si no por lo que iba a hacer, nunca había desnudado a una mujer y menos estando ella inconsciente, pero tenía que hacerlo aunque después se avergonzara al ver a Eun-Yeong después.

Narra Namjoon

Ya no sabía dónde más buscar, no la encontrábamos y ya teníamos que regresar, tenía miedo, miedo de lo que estuviera pasando Eun-Yeong en estos momentos, miedo de que estuviera sola, si me preocupaba Jung Kook, pero Jung Kook es un chico, él sabrá cómo defenderse, en cambio Eun-Yeong es muy frágil, risueña, tímida e inocente y a la vez muy frágil tanto como la cerámica, el cual debes cuidar para que no se rompa y yo no lo había hecho, en este momento esa cerámica valiosa para mi podría estar rota.

— Bien chicos, por esta noche se cancela la búsqueda.

Todos suspiraron, estaban muy agotados, desde llegaron no habían descansado y aunque estaban preocupados, la lluvia había aumento obstruyendo la búsqueda por ahora.

— Vamos a descansar un poco y a primera hora seguimos buscándolos, ojalá los encontremos antes del rodaje —exclamó el mánager—.

— Ojalá los encontremos —respondí rabioso— en este momento es importante que los encontremos, no el rodaje.

— Sí, ahora sí me disculpas, vamos a dormir por ahora.

Narradora

Pero él no podía dormir, a decir verdad no durmió en toda la noche, por su preocupación.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir