ManoBook > Otros > Perdidamente enamorado

   Capítulo 5 Cambios

Perdidamente enamorado Por Lala-Sula Palabras: 9485

Actualizado: 2021-03-05 04:14


Narrador omnipresente

Namjoon se encontraba en estos momentos observando la escena que para él más lo hacía enojarse. Y es que aunque se hacía el indiferente frente a la estadía de Eun-Yeong en Bts, claramente por dentro lo perturbaba. Ya que ¿Cómo puedes olvidar a la mujer que amas, cuando el amor que tienes por ella va más allá de lo corporal?

Y es que el amor que Nam siente por Eun-Yeong está dirigido a ese amor que va más allá de atracción corporal o superficial, ya que no se centra en el físico, si no en la sencilla pero transparente forma de ser de Eun-Yeong, de cada una de las cosas simple o cotidianas que hacía Eun-Yeong que la caracterizaban en el pasado (y sigue haciendo) que ocasionan un revuelo en sus pensamientos y cambios en su actuar que le afirmaban que no era una simple atracción física si no sentimental, se enamoró de su alma, de su esencia, y eso es casi irreparable. Y justamente lo estaba comprobando ahora.

Ya habían pasado 5 días desde la desaparición de Eun-Yeong y Jung Kook, pero Eun-Yeong seguía cuidando de Jung Kook y eso atormentaba a Nam, ya que cada vez que Jung Kook terminaba las secciones fotográficas o simplemente tomaban un descanso, Eun-Yeong salía corriendo hacia Jung Kook con agua, pasabocas o cualquier cosa que necesitará él.

Por ello, desde la perspectiva de Nam, esta escena la veía como una mujer enamorada de Jung Kook, en el que sus pensamientos y cada acción a realizar eran solamente para él, Eun-Yeong realizaba todos sus deberes antes de tiempo para poder pedirle permiso al mánager de estar cerca a Jung Kook y, aunque él se oponía a eso con la excusa de que Eun-Yeong y Jung Kook eran chicos, en el que tanto contacto podría resultar peligroso, el mánager se limitaba a responder en:

—" Eun-Yeong ya cumplió con sus deberes conmigo, así que puede tomar su tiempo libre en lo que desea y si es en cuidar a Jung Kook o cualquiera de los chicos, no tengo ningún problema ya que en vez de afectarme, nos beneficia porque es un chico que estaría bajo el buen cuidado de alguien y Eun-Yeong cumple con es.

>> Además, estén o no tan juntos si algo va a pasar entre ellos no habrá poder humano que lo impida, así que sólo pediría precaución por las fans y que usen condón si eso llegara a pasar, así que tranquilízate, su cercanía por lo pronto no nos va a afectar y ellos ya están grandecitos ya saben lo que hacen y si esto es bueno o malo".

Narra Nam

Y allí estaba nuevamente con la rabia hasta el máximo nivel, y es que la respuesta del mánager no lo ayudaba en nada. Al revés, sentía como lo perturbaba a tal punto de no poder dormir con un pensamiento en mente.

» Jung Kook y Eun-Yeong son chicos que en cualquier momento pueden tener una relación y eso sería normal, a la final ninguno de los dos tienen algún compromiso sentimental y lo peor, de las 24 horas del día estan juntos 18 o más, así que sería normal que suceda algo entre ellos.

En cualquier momento ellos podrían llegar con la noticia de "Chicos, somos novios" y Nam no podría impedirlo.

— Maldición —decía mientras daba vueltas en la cama que comparto con Tae.

Tenía miedo que eso pasará, tenía rabia de cuánto tiempo llevaban ellos dos juntos y tenía celos de cuanto cuidado le prestaba Eun-Yeong a Jung Kook.

Celos es la palabra que me describía perfectamente, pero no estoy dispuesto a aceptar que cai en sus redes.

Con rabia e insomnio que no me dejaba en paz esta noche —y todas las anteriores— me levanté de la cama y se me ocurrio salir un rato a caminar por el lugar.

Poco a poco, ello me sirvió par relajar mis emociones al vaivén de los sonidos nocturnos que producía aquel lugar, y es que aunque tenía mil y un pensamientos, la tranquilidad del lugar me brindaba la calma que tanto necesitaba, pero esa calma sólo duro poco.

Mientras estaba sumergido en los sonidos del lugar, inconscientemente me dirigí al estanque, lugar en el que estaban Eun-Yeong y Jung Kook contemplando la luz de la luna.

Grandioso, salgo para calmar mis emociones e ignorar la cercanía de ellos en estos días y me los encuentro en mi paseo nocturno contemplando la noche, como si de dos enamorados se tratarán. Mi suerte no puede ser peor.

La rabia aumenta en mí y siento como los celos me consumen

»y no le puedes reclamar si tú y ella no son nada. En teoría no te está siendo infiel y a juzgar por tu comportamiento con ella, es normal que te haya olvidado, que ya no te quiera —una voz se hizo presente en su cabeza—«

Aunque me enojara dicho pensamiento, la verdad de este era palpable. Ella tal vez ya no me quería, por lo menos no como antes.

Narra Eun-Yeong

Han pasado 5 días desde que nos perdimos Jung Kook y yo, aunque fui mordida por la serpiente, en mi cuerpo ya no existe molestia alguna, de

finitivamente el antídoto dio respuestas muy positivas en mí. Sin embargo, no puedo decir lo mismo de Jung Kook, aunque han pasado varios días de su caída, su pie sigue doliéndole igual o peor, según lo que me cuenta.

Además, todavía no puede apoyar su pie sin sentir dolor y aunque él se empeñe en decir que no es mi culpa, la culpa no se va de mí, y es que si yo no hubiera sido mordida por la serpiente, él no habría tenido que ir corriendo a buscar ayuda para después caer. Así que en estos días he sido más que la asistente del mánager, ya que aunque no puedo olvidar o descuidar mis responsabilidades, estas no me impiden cuidar de Jung Kook así como él me cuidó, mientras estaba en aquel momento difícil.

Aunque todavía me sonrojo un poco al recordar la escena donde se está desvistiendo, ya que al principio creí que era parte de un delirio causado por el veneno en mi cuerpo y esa teoría fue descartada cuando desperté ese día y lo vi con la misma ropa que esa noche se había puesto.

Tengo que reconocer que aunque al principio comencé a ayudarlo en lo que necesitará por la culpa que estaba en mí, ahora puedo decir que me agrada pasar el tiempo con él.

Muchos dirían, "vaya esos deben de ser unos chicos muy engreídos y superficiales, con altivez y creyéndose lo mejor de lo mejor por ser ídolos" pero la verdad es que son unos chicos muy dulces, divertidos, atentos y demás descripciones que te hacen quererlos no por ser ídolos juveniles si no por lo grandes que son como persona.

Y eso se puede notar en Jung Kook, en estos días se ha convertido en un amigo con el que puedo hablar horas y horas de trivialidades y no me cansaría. Además, compartimos el amor por la fotografía y el caminar juntos por el lugar —claro está, con alguien que conoce este lugar, para no perdernos otra vez — hace que nuestras charlas y momentos juntos duren más, y es que ¿Dónde puedes encontrar a un chico como él? Tan dulce y atento, que te escucha sin juzgar y aunque a veces hace cosas muy inmaduras de su parte al momento de pedirle un consejo o escucharme y si es el caso darme un hombro en que llorar, lo hace de manera desinteresada.

Definitivamente he tenido que hacer algo bueno en mi vida pasada para encontrar un gran amigo en mi primer trabajo —pensé—.

Pero una voz me saca de mis pensamientos

— ¿En qué piensas, mi querida Eun-Yeong?

— Ee-e-ee-e J- Jung Kook ¿Que hac-es aquí? —Tartamudee un poco por la sorpresa—.

Jung Kook coloca una de sus manos en la nuca y puedo notar un leve sonrojo en sus mejillas

— Lo siento Eun-Yeong si te asuste, sólo que no podía dormir y como vi la lámpara de tu habitación encendida pensé que estarías despierta y pues... vine por si querrías ir a tomar un poco de aire conmigo —suspiro— te llame desde el umbral de la puerta para ver si podía ingresar a tu habitación pero estabas un poco perdida.

— Sí —suspire— estaba pensando un poco y me perdí en estos

— ¿Y se puede saber en qué estabas pensando? —Pregunto dando pequeños pasos adentrándose a mi habitación—.

— En lo rápido que se han pasado los días aquí —mentí — creo que extrañaré mucho este lugar tan tranquilo — dije mirando mi habitación—.

— Tranquilo mientras Tae y Hoseok están dormidos —sonrió— porque con esos dos juntos no hay tranquilidad.

— Sí, es cierto —sonreí— sus ocurrencias son inigualables, pero bueno —comenté levantándome de la cama— caminemos un poco a ver si así se nos quita el insomnio.

Jk asintió y salimos de la habitación.

Decidí mentirle a Jung Kook en lo que respecta a mis pensamientos ya que estos podrían malinterpretarse con un pensamiento erróneo de que comenzó a gustarme como hombre, o algo por el estilo y es que sí, Jung Kook es lindo y tiene muchas cualidades que lo hacen único, pero en mi corazón sólo está una persona y es Namjoon, lo cual no lo puedo cambiar.

Además disfruto mucho de la amistad que en estos días he tenido con Jung Kook, a tal punto que lo veo como mi mejor amigo y es que sí, es verdad que llevamos pocos días juntos pero nos acoplamos tanto que lo siento como si nos conociéramos de toda la vida.

Minutos después...

Nos encontramos en el medio de un pequeño puente contemplando el reflejo de la luna en el pequeño estanque, ya que la serenidad que refleja este y el silencio del lugar en un acople perfecto que transmite tranquilidad.

Jung Kook y yo contemplamos lo linda que se ve la noche al igual que la luna. Momentos que dan ganas de tener una buena cámara nocturna para plasmar esta escena en este momento.

— Quisiera tener una súper cámara con todos los implementos para dar una buena foto nocturna en estos momentos —dijo Jung Kook colocando ambas manos en el barandal del puente—.

— Pensamos igual mi querido Jung Kook, la nochees muy hermosa

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir