ManoBook > Romances > Momentos Inolvidables

   Capítulo 2 La señorita Linda

Momentos Inolvidables Por Sunshine Palabras: 8039

Actualizado: 2019-11-23 00:02


Un hombre con experiencia sexual como él seguramente no es un tipo decente. ¡Es un mujeriego!

Con este pensamiento, Linda Xia decidió hacerse la dócil y abandonó su lucha como si hubiera sido sometida. Y mientras la guardia del hombre estaba baja, ella levantó la pierna para tratar de patear su entrepierna.

Charles Mu tenía presentimiento de que tramaba algo cuando esta dejó de luchar. ¿Cómo una chica intransigente como ella se rendiría tan fácilmente? Recobró el sentido inmediatamente cuando Linda Xia empezó a apuntar a su entrepierna.

"¡Estúpido!".

Su pequeño plan fracasó cuando Charles Mu se apartó a un lado.

"Eres todo un personaje", le contestó él. Sin más preámbulos, Charles Mu agarró a Linda Xia por la muñeca, lo que causó en ella un fuerte dolor.

"¿Qué estás haciendo? ¡Suéltame!".

"¿Soltarte? ¿No es este tu show para seducirme?".

Charles Mu la llevó contra la pared y sostuvo con fuerza la barbilla delicada y suave de Linda usando la otra mano.

"Déjame...".

¡Zas!

Antes de que Linda Xia pudiera terminar la frase, sintió un frío repentino en su pecho. Mirando hacia abajo, vio que Charles Mu le rompió la parte superior del uniforme y que su sostén blanco estaba completamente expuesto.

Dejando escapar un grito, Linda se cubrió el pecho rápidamente. Sin embargo, la idea del contrato metido alrededor de su cintura la hizo redirigir sus manos para poder cubrirla. Mientras Charles Mu observaba su movimiento con ojos fríos, se convenció cada vez más de su intención y procedió a rasgar lo que quedaba de ropa.

"El uniforme del Crown Club es muy bonito, realmente seductor".

"¡Idiota!".

Charles Mu hizo una mueca de desprecio, y tirando sin mucho esfuerzo, el desgarro en la ropa de ella siguió ensanchándose. Linda Xia se cubrió el cuerpo rápidamente.

Con un movimiento de su mano, el rasgón llegaba ahora hasta la cintura. No había podido hacer nada para impedírselo.

Al ver eso, Linda Xia no pudo evitar llorar de ansiedad.

'¡Este tipo está loco! ¿Cómo me topé con este demonio? ¿Voy a perder mi virginidad aquí?'.

Cuanto más Linda intentaba cubrir su cuerpo, más fuerte Charles Mu seguía constriñéndole las manos, inmovilizándola.

Al ver esa cara sonrojada de la ansiosa Linda Xia, los ojos oscuros de Charles Mu reflejaban un destello de emoción inefable.

"Quítate de encima de mí. ¿Qué sucede contigo? ¿Cogiéndote a cualquier mujer que veas? ¿Qué es lo que quieres? ¡Si no te detienes, comenzaré a gritar!".

Charles Mu se divirtió con lo que dijo Linda: "¿Que qué es lo que quiero? ¡Quiero follarte!".

Una gran mano siguió acariciando desde la suave y blanca espalda de Linda hasta... el trasero... Esa sensación de adormecimiento hizo que Linda se pusiera blanda y rara.

'¿Qué debería hacer? No me voy a meter en la cama con este completo extraño. No puede ser...'.

Todavía era una virgen, por el amor de Dios.

¡Pum!

"Señorita Xia".

Cuando Linda entró en pánico, escuchó que se abría la puerta, y tras ella, una voz resonante y firme.

"¿Señorita Xia?".

Charles Mu se detuvo y miró a Linda Xia, que estaba inmovilizada contra la pared.

Linda se sorprendió al principio por la presencia de los que entraban, y luego sus ojos recobraron la calma habitual. Esa calma pronto fue reemplazada por la desesperación... Como un cielo centelleante que de repente se nublaba.

Charles Mu sintió curiosidad.

'¿Por qué reaccionaría así cuando la llaman 'señorita', y quién es este tipo?'.

El hombre de traje llevaba un par de gafas doradas. Su rostro estaba un poco nervioso cuando vio a Linda con la ropa desgarrada. Pero al reconocer a Charles Mu, reprimió su ira a regañadientes.

"Hola, Sr. Mu. ¿Qué está sucediendo? ¿Hay algún tipo de malentendido entre usted y nuestra señorita?".

"Ninguno en absoluto". Charles Mu retiró sus manos y soltó a Linda Xia.

Linda le puso los ojos en blanco a Charles, lo apartó y luego se mantuvo alejada de él. Señaló a uno de los guardaespaldas que estaba detr

ás del hombre con gafas doradas y gritó:

"¡Quítatela!".

El hombre de las gafas doradas comprendió al instante y le pidió al guardaespaldas que se quitara la chaqueta y se la entregara a Linda.

Después de ponerse la chaqueta, ella estaba a punto de irse cuando el hombre con gafas la detuvo.

"Mi señorita, por favor vuelve a casa con nosotros".

"¿A casa?". Linda Xia estaba a punto de hacer un berrinche, pero en cambio bajó la voz cuando vio a Charles Mu, quien claramente estaba disfrutando de lo que veía. "No voy a volver".

Linda Xia comenzó a salir mientras hablaba. Charles Mu se puso a un lado y escuchó al hombre de las gafas doradas hablar con la chica. "El auto de la familia estaba estacionado en la puerta trasera. Su padre me dio la orden explícita de pedirle que venga a casa con nosotros".

Linda Xia estaba en medio de los dos guardaespaldas antes de que pudiera responder. Miró al hombre con gafas y se fue.

La mención de la familia Xia le dio una respuesta a Charles Mu.

Linda Xia fue llevada por la puerta trasera hasta el auto. El hombre de las gafas doradas se sentó a su lado por si se escapaba.

El auto se puso en marcha. Linda Xia puso una cara larga y se quedó callada.

"Usted desapareció nada más al nacer. Ha sido duro para su padre durante todos estos años".

"Llevamos años buscándole. Ahora que la hemos encontrado, es una pena que se resista a volver a casa con nosotros".

"Los sirvientes hemos estado hablando por usted. La señora ya no le pondrá ningún problema. No tiene nada de qué preocuparse".

Linda Xia curvó torció la boca y sacó su cuello dentro de la chaqueta de gran tamaño.

Pasó su infancia con su madre Donna Xie y su hermana Cindy, y su madre la quería mucho.

Poco sabía ella que hace un par de días, un grupo de hombres de traje se le acercaron y le dijeron que ella era la hija perdida de la familia Xia.

¿La familia Xia? Es una de las más influyentes y ricas de la Ciudad SH. Si uno se metiera con ellos, te engulliría como si nunca hubieras nacido.

Hacía poco, Linda casi muere en un accidente automovilístico en un puente. Eso fue la obra de la madrastra, la señora Xia, para evitar que volviese a la familia Xia.

Linda estaba irritada por todo ese acontecimiento y se dio vuelta para mirar afuera del auto, que se movía rápidamente y en poco tiempo habían llegado a la puerta de la residencia Xia.

Antes de que Linda saliera del auto, vio a un grupo de personas de pie en la reluciente entrada de esa lujosa villa.

"La señorita ha vuelto".

Con un anuncio solemne, el hombre de gafas doradas se bajó primero del coche, seguido de Linda con la cara fruncida, que sintió que algo estaba mal en el momento en que sus pies tocaron el suelo.

Por el amor de Dios, solo llevaba un traje de hombre, el vestido debajo de la chaqueta estaba destrozado por culpa de ese hombre llamado Charles Mu. Ahora todo el mundo puede ver su miseria y sensualidad incluso con la chaqueta.

'¡Mierda! Ese hombre de gafas doradas, Vincent Zhou, el hijo del mayordomo de la familia Xia, ¡cómo pudo forzarme a venir en estas condiciones y a la vista de todos los presentes! ¡Estos bastardos, no hay nadie decente en esta familia! Y ese Charles, todo es por su culpa. Sin vergüenza hijo de perra, ¡cómo pudo dejarme así! Estos desgraciados ya me han hecho pasar vergüenza incluso antes de entrar a la familia Xia'.

En ese momento, la madrastra, May Shen estaba en la entrada con su hija Lisa. Se quedaron mirando la ropa de Linda sin disimular la burla en sus ojos.

Linda, por su parte, se mofó y se acercó a esas dos con una falsa mirada escalofriante.

"Dios mío, ¿quién es esta? Si no lo supiera, pensaría que es una prostituta de club". Lisa se cruzó de brazos y miró a su hermanastra Linda con una risa.

"Su padre dio orden de traer a la señorita Linda a casa hoy", respondió Vincent por Linda.

"Jaja... ¿Esta? ¿Señorita?", preguntó Lisa intencionadamente y la burla en sus ojos se hizo cada vez más obvia.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir