ManoBook > Romances > Momentos Inolvidables

   Capítulo 5 Enfrentamiento

Momentos Inolvidables Por Sunshine Palabras: 7863

Actualizado: 2019-11-26 00:02


Johnson Xia mandó preparar un copioso banquete de bienvenida para Linda, reconociendo oficialmente su pertenencia a la familia.

"A partir de ahora Linda será reconocida como la hija mayor de nuestra familia", proclamó él, orgulloso.

Con una sonrisa radiante, Linda guardó en su retina, y en su corazón, las expresiones de todos los allí presentes.

Pasó mucho tiempo antes de que la familia Xia se decidiera finalmente a buscarla. Antes de eso, Lisa Xia había enviado a sus secuaces para burlarse de ella y acusarla de oportunista, y May Shen había llegado a mandar sicarios.

Cuando finalmente estuvo allí, trataron de intimidarla incluso antes de llegar a poner un pie en la casa.

Ella quería que estas personas pagaran por lo que hicieron, ya que parecía haber algo oculto detrás de la muerte de su madre, por lo que al regresar, y ya como la hija mayor de la familia Xia, les haría responder por sus acciones.

Todo esto era un mundo nuevo para ella, de manera que Linda tuvo dificultades para adaptarse a la vida de una princesa, despertándose a la mañana siguiente inquieta y con dolor de cabeza.

"¿Durmió bien anoche, señorita Linda?", preguntó con amabilidad la sirvienta que revisaba la ropa.

"No estuvo tan mal. Podría haber sido peor", respondió Linda.

"Hoy limpiaremos su habitación para que descanse como es debido", replicó la atenta sirvienta.

Ella asintió al tiempo que caía en la cuenta de que la criada estaba hurgando en el gran armario.

"¿Para qué necesito ropa nueva?".

"Hoy tendremos un invitado de la familia Mu. Su padre dijo que debería vestirse apropiadamente para la ocasión ".

'¿La familia Mu?', Linda se frotó el entrecejo y reflexionó: 'Mierda, sigo metida en un lío. En fin, da igual. No importa si es la familia Mu o Lu o Ruo'.

"Linda, hermana mía. ¿Puedo pasar?".

Justo se estaba probando nuevos vestidos cuando Lisa entró con su falsa sonrisa.

"¿Para qué preguntas si ya estás dentro?".

Tras ese frío recibimiento se congeló por un momento la cara de Lisa, pero al momento volvió a lucir su forzada sonrisa.

"Déjame ayudarte".

Tomando los cordones de la mano de la criada, Lisa los ató suavemente a la espalda de Linda, quien pensaba:

'No hay necesidad de fingir ya que he venido a apoderarme de tu padre y he matado a tu perro'.

De repente, Lisa se detuvo a pensar en lo que estaba haciendo, y prosiguió:

"He llegado a la conclusión de que somos familia y no debería haber odio entre nosotras", aplaudió y continuó: "Verás como todo irá bien a partir de ahora".

Linda no se creyó ni por un segundo esa falsa amabilidad, sin embargo, al no notar nada extraño, se dirigió a las escaleras junto a ella.

Al llegar allí, Lisa dio unos pasos rápidos hacia adelante mientras gritaba: "¡Papá!". En ese momento, Linda levantó el dobladillo de su vestido con la cabeza gacha y, al alzar la vista, pudo ver al hombre de anoche.

'¡Ese diablo otra vez!', pensó.

De mala gana continuó bajando las escaleras con el vestido levantado mientras Johnson conducía a Charles Mu hacia arriba.

"Señorita, mucho gusto en saludarla de nuevo", se presentó Charles sonriente. Con los labios temblorosos, Linda solo pudo mascullar.

"Linda, no seas grosera con el señor Mu".

Todavía moviendo sus labios, ella forzó una falsa sonrisa de cortesía:

"Hola, señor Mu".

"Prefiero el nombre que me diste anoche", contestó él.

Al instante, se evaporó la sonrisa de la cara de Linda y lo miró furiosa.

Mientras continuaban la marcha hacia el segundo piso, Lisa sostenía tímidamente el brazo de su padre y miraba sonrojada a Charles.

Linda sintió vergüenza ajena por la obsesión de Lisa y se adelantó lo suficiente para distanciarse de Charles Mu.

"El señor Mu es nuestro invitado, él es...", dijo Johnson Xia girándose para informar a Linda tras mirar a Lisa cariñosamente.

Linda estaba escuchando cuando sintió que le pisaban el

dobladillo de su vestido y, con un tirón repentino, la parte de abajo se desprendió.

De repente, se quedó muda al sentir el frío entre sus piernas.

'¡Paf!', se oyó el sonido de una fuerte bofetada. Lisa estaba pasmada y tapándose la boca, mientras Johnson parecía desconcertado.

Después de recoger el vestido del suelo y envolverlo en su cintura, Linda miró a Charles Mu con la cola del vestido en sus manos.

Una marca roja aparecieron en la cara de Charles Mu, pero su rostro no perdió belleza por ello.

'¡Quién diría que esta chica tiene tanta fuerza!', pensó el joven.

"¡Debería darte vergüenza!", dijo Linda.

Tras lo que había pasado la noche anterior, no podía entender que viniese precisamente aquí a incordiar.

"Ve a ayudar a la señorita Linda a cambiarse", dijo Johnson, tratando de mediar después de darse cuenta de lo que había sucedido. Fingiendo sorpresa, Lisa también corrió a abrazar a Linda, pero ella la apartó, mirándola duramente. "Lisa, ¿viniste a mi habitación para esto?".

Lisa se tocó el brazo, al ser empujada había chocado contra el pilar de piedra.

"Lisa... Linda...". En ese momento, Johnson no estaba seguro de cuál de sus dos hijas necesitaba más ayuda.

"¡Papá!", gritó Lisa mostrando la sangre en su brazo y mirando acusatoriamente a Linda.

"Solo trataba de ser amable con ella y ayudarla a cambiarse de vestido...", dijo sollozando.

"¡Seguro que sí!", contestó rápidamente Linda. Después de ver la angustia y el reproche en la mirada de su padre, estaba más convencida del verdadero lugar que ocupaba en esta casa.

'La simpatía de mi padre hacia mí es simplemente por mi difunta madre, además Lisa ha estado a su lado durante los últimos veinte años. Para él, ella es claramente mucho más importante que yo', reflexionó Linda, resignada.

"Linda, ¿cómo has podido...? ¡Tu hermana simplemente trataba de ayudar!", preguntó Johnson, visiblemente enfadado.

"Sí, desde luego que iba a ayudarme. Me iba a ayudar... ¡y a cortarme los cordones del vestido!", dijo Linda extendiendo la prenda para que su padre la viera. Los cortes en la parte posterior del vestido eran claros, seguían un orden, y solo el que estaba en el costado era algo irregular.

Era una clara indicación de que alguien había cortado la mayoría de los cordones a propósito, dejando solo los suficientes para que el vestido no se cayera, de tal manera que con un ligero tirón o pisotón el vestido se rompiese al instante.

Desviando su mirada de los cortes, Charles quedó momentáneamente hechizado al ver la blanca pierna que estaba a la vista, esbelta y suave.

Johnson Xia no era un hombre tonto y, tras ver las pruebas, su mirada hacia Lisa cambió.

"¡No fui yo!", dijo ella apresuradamente, agitando sus manos y con claros gestos de pánico en su rostro.

"¿Quién más podría haber sido? ¿Acaso no has sido tú quien, esta mañana, viniste a mi habitación a atarme esos cordones?".

"Sí, yo fui a ayudarte, pero...".

"¡Lisa!", vociferó Johnson Xia enojado, pero al momento bajó la voz al darse cuenta de la cercanía del invitado. "¡Cómo pudiste!".

"Déjalo, papá", dijo Linda fríamente. Antes de ir a cambiarse con los sirvientes, sostuvo el vestido en la mano y dijo, "No le guardo rencor".

"Lisa, tu hermana te ha perdonado. Lo menos que debes hacer es disculparte", manifestó su padre.

"No fui yo. ¿Por qué debería disculparme?", contestó Lisa.

"No te culpo", dijo Linda con elegancia. Sin embargo, después de dar unos pasos, continuó: "Sé que no le caigo bien a mi hermana, pero eso no es excusa para avergonzar a la familia en presencia de un invitado. Sobre todo ahora que he caído en desgracia...".

Tras este comentario, cualquier simpatía que Johnson tuviera hacia Lisa se desvaneció.

En efecto así era la familia Xia, tratando siempre de mantener su prestigio y, evidentemente, no podía permitirse el lujo de avergonzarse delante de su invitado.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir