ManoBook > Romances > Deseos cumplidos

   Capítulo 506 Por favor no te enojes (Primera parte)

Deseos cumplidos Por Chu Se Palabras: 8016

Actualizado: 2020-08-03 00:02


Las cejas perfectamente esculpidas de la mujercita se crisparon instantáneamente y de manera inconsciente, ella hizo un mohín con sus pequeños labios, mostrando su mal humor. Era divertido que Rufus se sintiera atraído por sus adorables acciones en lugar de cansarse de ellas como cualquier otro hombre haría. 'No puedo creer que me guste tanto esta mujer. ¿He perdido la cordura?', se preguntó tontamente.

Riéndose en su mente debido a la actitud infantil de Cassandra, él tocó las cejas de la chica, las cuales casi habían formado una sola línea, y después las masajeó suavemente para separarlas. De hecho, eso hizo que el humor de ella mejorara, y cuando él vio cómo la cara de Cassandra se iluminaba, sus dedos se deslizaron hacia sus delicadas mejillas y comenzaron a acariciarlas. 'Qué inteligente, ¿cómo ha logrado aliviar mi estado de ánimo de inmediato?', se preguntó la mujercita mientras lo miraba fijamente a los ojos, como si estos pudieran hablar telepáticamente.

Su mirada firme le provocó escalofríos que Rufus definitivamente pudo sentir, por lo que inmediatamente miró hacia otro lado al recordar lo que tenía que decirle. Entonces dejó escapar un fuerte suspiro junto con una débil sonrisa. "Esos momentos fueron mis miserias ocultas. La enfermedad de mi madre la superó, y por lo tanto nuestro último recurso fue abandonar la Ciudad G para buscar el mejor tratamiento médico. Manteniendo los ojos en mi madre, ni siquiera se me ocurrió por la cabeza que hubiera una chica esperándome aquí, pues de haberlo sabido, habría intentado volver tan pronto como pudiera. Qué tonto, ¿verdad?", se rio el hombre entre dientes.

La risa suave pero masculina de ese hombre era tan conmovedora como el amanecer y el atardecer para Cassandra. Ese encanto siempre había sido su mayor atractivo en contraste con la agresividad de otros hombres, y su singularidad en el manejo de los conflictos debía provenir de sus propias experiencias. El hombre que tenía frente a ella se había vuelto humilde, gentil y afectuoso, y ella no podía compararlo con aquel que siempre mostraba un poder repelente frente a los demás.

Habiendo arrancado con un estado de ánimo estruendosamente hirviente, Cassandra lentamente se calmó, pues la confesión de Rufus redujo la tormenta creciente, aunque trajo una inminente reminiscencia sombría y muchas lágrimas.

"¿No es más importante que después de una proce

opuestos a medida que surgía la tensión. Los sonidos excitantes rebotaron en cada centímetro de la habitación mientras sus sentimientos ardientes se sincronizaban.

El paisaje silencioso e impresionante a la mañana siguiente reemplazó al pandemonium de la noche anterior. La pareja se despertó justo a tiempo, como si fuera el mejor día de sus vidas, ya que cuando abrieron las cortinas, fueron recibidos por la intensa nevada de la larga noche que trajo blancura pura y una gran frialdad sobre una vasta extensión, haciendo que los dos dudaran en salir. ¡Era de hecho un paisaje septentrional!

"¡Ay! No creo que sea una buena idea salir hoy. El auto no pasará fácilmente", espetó Cassandra.

Entonces un pensamiento tonto cruzó la mente de Rufus para calmar su molestia. "¡Te amo, Cassandra!", gritó, lo cual hizo que la dama se volviera hacia él con una dulce sonrisa.

"¿Te sientes mejor ahora?", preguntó Rufus mientras le rodeaba la cintura con los brazos y le mordisqueaba el cuello. "¿No sería mejor tomarte el día libre, cariño? Hace mucho frío, deberíamos hacer algo para calentarnos", bromeó él, pues al parecer, el espectáculo de la noche anterior aún no había terminado.

"¿No oliste algo? Creo que el desayuno está casi listo. ¡Oh! ¡Es omelette! Me encanta", dijo Cassandra rápidamente mientras se zafaba del abrazo de Rufus e iba hacia la puerta.

Un pensamiento amargo prevaleció en la mente del hombre, lo que lo llevó a respirar profundamente para calmarse.

La alegre anciana estaba ocupada poniendo la mesa y apenas se dio cuenta de que los dos entraban al comedor.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir