ManoBook > Romances > Deseos cumplidos

   Capítulo 598 Estoy embarazada (segunda parte)

Deseos cumplidos Por Chu Se Palabras: 6087

Actualizado: 2020-09-17 10:06


Rufus frunció el ceño, pero se le ocurrió una idea, por lo que caminó hacia la chica que estaba en el suelo, se quitó el abrigo y le cubrió la cabeza, lo que tranquilizó a Cassandra. Sin embargo, ella se dio cuenta de que no solo había lluvia, sino que el pavimento también estaba muy frío, lo que debía de ser muy incómodo.

Hertha era demasiado terca para seguir su consejo y ponerse de pie, así que mientras pensaba en las posibles formas de resolverlo, de repente se escuchó el sonido de motores de auto. Rufus giró la cabeza hacia donde provenían los ruidos y vio que se acercaban varios coches. Algunas personas se bajaron y caminaron rápido hacia ellos, cada uno con un paraguas en la mano.

La persona que lideraba el grupo era un hombre de mediana edad, quien caminó directamente hacia ellos sin detenerse hasta llegar al lado de Hertha.

Al observar a Rufus, que estaba protegiéndola de la lluvia, el hombre murmuró en un tono monótono: "Gracias".

Al sentir la posición delicada en la que se encontraba, Rufus se hizo a un lado, y como Cassandra también estaba siendo mojada por la lluvia, se preocupó por su salud.

"Hertha, ¿no ha sido suficiente? Es hora de que regreses a casa", dijo el hombre conteniendo la furia, con un paraguas en la mano.

"Mira, papá. Jarrod está justo frente a ti", dijo la muchacha levantando la cabeza para mirar a su padre. Mojada por la lluvia, su rostro se veía puro e inocentemente hermoso, muy diferente de la imagen sensual que proyectaba al mundo.

Cuando sopló una ráfaga de viento frío, Cassandra estornudó, por lo que Rufus se alarmó. "¿Te resfriaste?", le preguntó. Si no hubiera sido por el temor de un posible conflicto entre Hertha y el hombre, ya se habría llevado a Cassandra.

Después de todo, estaban parados frente a la tumba de Jarrod, y si ellos se

er. Mientras buscaba una excusa para evitar que se la llevaran, Hertha habló de repente. "Estoy embarazada de Jarrod", confesó, enfatizando cada palabra:

Tan pronto como escuchó eso, su padre perdió toda la compostura que le quedaba. "¿De cuántos meses? ¡Te haremos un aborto lo antes posible!", exclamó.

Por su parte, la joven esbozó una sonrisa forzada en su rostro puro y pálido. "Nunca me desharé de este bebé a menos que muera", declaró desafiante, lo que le dio a Rufus una excusa perfecta, quien dijo: "Ahora que está embarazada del hijo de mi hermano menor, forma parte de la familia, y yo no puedo permitir que se lleven a uno de los míos".

Tras hacer una pausa para causar un efecto dramático, agregó: "Si se atreve a tocar al bebé, no lo dejaré ir tan fácilmente".

A pesar de estar acompañado de sus guardaespaldas, el hombre quedó muy mal parado, por lo que se puso furioso. De golpe, llegó otro grupo de gente, lo que confundió a Cassandra, ya que no tenía idea de lo que estaba pasando.

Todos los recién llegados eran gente local y compartían una característica: ninguno se veía amistoso.

La superioridad numérica de la que se jactaba el padre de Hertha desapareció en un instante.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir